publicidad

Pareja de inmigrantes encontró en el reciclaje un gran negocio

Pareja de inmigrantes encontró en el reciclaje un gran negocio

Un matrimono mexicano encontró en el reciclaje de espuma de poliuretano una forma de ganarse la vida.

Ayudan al planeta

DENVER, Colorado - Los mexicanos Aureliano Suárez y su esposa, María, han encontrado una manera dura pero constante de ganarse la vida: comprar, empaquetar y vender cada mes cientos de kilos de espuma de poliuretano, conocida como "bajo-alfombras" o "gomaespuma".

"Algunos creen que compramos desperdicios o residuos, pero en realidad estamos reciclando material y, al hacerlo, ayudamos a conservar el planeta", dijo María Suárez, dueña, junto con su esposo, de Suárez Carpet Pad Recycling, una empresa ubicada en el norte de Aurora, un suburbio al este de Denver.

Aureliano, 50, y María, 48, que llegaron a EU hace 30 años, comenzaron a reunir y vender la espuma de poliuretano hace 12 años, en el momento de mayor auge de la construcción en Denver y en ciudades vecinas, cuando las empresas constructoras no tenían para negociar o reciclar ellas mismas ese material.

Luego, en el 2005, los Suárez abrieron su propia empresa, compraron una balanza electrónica de hasta mil libras (unos 500 kilos), una máquina empaquetadora y un par de camionetas usadas, y desde entonces recolectan y venden hasta 40 paquetes (o fardos) de espuma por mes.

Recorren la ciudad buscando espuma

"Lo hacemos para salir adelante. Me gusta mi trabajo, pero últimamente el bajo-alfombra ha perdido mucho valor. Ahora se paga muy poco, pero nos alcanza para pagar el alquiler y a un empleado", comentó María.

publicidad

Hace tres años, las empresas recicladoras pagaban 21 centavos de dólar por cada libra (454 gramos) de espuma de poliuretano. En la actualidad, esas empresas solamente ofrecen entre 5 y 9 centavos por esa misma cantidad.

Cada mañana, los Suárez recorren las áreas de nueva construcción en los alrededores de Denver y hablan con las compañías instaladoras de alfombras para tener la oportunidad de comprar (a no más de 4 centavos por libra) la espuma que esas compañías descartan, una actividad técnicamente conocida como "extracción".

El material es luego acarreado hasta un depósito, donde los Suárez lo compactan, lo pesan y lo arreglan en paquetes de cerca de 900 libras (400 kilos) cada uno. Cuando tienen suficientes paquetes (generalmente entre 30 y 40), llaman a una de las empresas recicladoras para que envíen un camión y se lleven la espuma.

También sufren la crisis

Esas compañías reenvían la espuma a plantas de reciclado en California, Texas o Misisipi, donde el material se tritura y reconfigura para ser nuevamente usado debajo de las alfombras.

En buenas épocas, los Suárez generaban entre $6 mil a $8 mil al mes, aunque en la actualidad sus ingresos oscilan entre los $2 mil y los $3 mil.

"Hay mucha oferta y más competencia, por eso el material ahora está muy barato. Pero la gente nos sigue entregando el bajo-alfombra y no puedo quedar mal con ellos ni con las empresas que nos compran la espuma. Es nuestra responsabilidad seguir trabajando y esperar que el precio suba", comentó María.

publicidad

Confían en la recuperación económica

En Colorado existen actualmente 24 empresas de reciclado que aceptan espuma de poliuretano. Los Suárez firman que su compañía es la única totalmente operada por hispanos.

Esta pareja confía en que las medidas adoptadas por el gobierno federal lleven a una pronta recuperación de la economía, especialmente en la construcción y remodelación de viviendas, que a su vez les permita a ellos aumentar su propio negocio.

"Nuestra meta es tener una empresa sólida dentro de dos años para darle trabajo a otros. Yo digo que nosotros trabajamos con 'basura', y la 'basura' abunda. Sólo hace falta alguien que la recoja, empaquete y recicle", sostuvo Aureliano.

"Me siento triste porque en este momento no podemos ayudar a más gente, porque los hispanos siempre nos ayudamos unos a otros. Este es un momento en el que todos tenemos necesidad, pero el ánimo es lo último que se pierde", dijo María.

Además de la caída en el precio de la espuma, los Suárez enfrentan otro problema, que, según ellos, es más difícil de superar: el desconocimiento por parte del público en general que la espuma de poliuretano puede ser reciclada y que, por eso mismo, tiene un cierto valor monetario.

"La gente no piensa que éste es un material que puede reciclarse y simplemente lo descarta. Siempre digo que los jóvenes, cuando quieren reunir dinero para su escuela o iglesia, podrían hacerlo más fácilmente juntando espuma que juntando latas de aluminio", aseveró María.

publicidad

"Mientras tanto, contribuimos a mantener la buena ecología del planeta reciclando lo que otros descartan", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
publicidad