publicidad

La eliminación de tatuajes

La eliminación de tatuajes

El tratamiento para eliminar los tatuajes se ha convertido en negocio muy rentable en Estados Unidos.

Adiós a la rebeldía

WASHINGTON, D.C. - La eliminación o modificación de tatuajes, una intervención que puede costar entre $1,250 y $12 mil dólares dependiendo del tamaño del grabado, ya es una actividad "común" en Estados Unidos.Jóvenes que dejan atrás su etapa rebelde y afrontan sus primeros cargos de responsabilidad, relaciones afectivas rotas, militares que sirven en el extranjero o simples arrepentimientos son algunas de las principales razones por las que se toma esta decisión.

Un estudio publicado en junio de 2006 por la revista mensual del American Academy of Dermatology, sostuvo que casi uno de cada cuatro adultos, de entre 18 y 50 años de Estados Unidos tenía al menos un tatuaje en su cuerpo.

Y casi un 20 por ciento de ellos admitió haber considerado eliminarlo en algún momento.

No todos los que deciden emprender este camino conocen que el proceso para suprimir estos rastros es caro, doloroso, largo y en la mayoría de las ocasiones, deja pequeñas cicatrices.

El tamaño sí importa

"Los precios van desde los $250 hasta los mil dólares por sesión, todo depende del tamaño del tatuaje", dijo Amanda Hodgdon, enfermera del Centro de Cirugía Láser de Washington.

Actualmente se paga por hacer pequeños dibujos (los tribales son de los más demandados) entre $60 y $70 respectivamente por grabados permanentes o semipermanentes, aunque los precios pueden subir dependiendo del diseño y pueden alcanzar los $100 por hora de trabajo.

publicidad

Hodgdon explicó que la manera tradicional de eliminar un tatuaje es con dos tipos de láser: el de rubí, que emite una luz roja de 694 nanómetros, o el láser 'Q-switched ND', que posee dos longitudes de onda, apropiado para distintos colores de piel.

Y, siempre dependiendo del tamaño de los grabados en tinta, el tratamiento puede extenderse durante mucho más tiempo de lo que cuesta originalmente hacerse un tatuaje.

"Definitivamente, es un proceso arduo. Un tatuaje pequeño puede suprimirse en cinco sesiones, incluso los hay que con dos visitas es suficiente, pero otros requieren un tratamiento que se puede extender durante varias semanas e incluso meses", dijo la enfermera.

Doloroso adiós

Al costo y a la necesidad de varias sesiones hay que añadir el gran dolor que sufren quienes se someten a esta intervención, una sensación que la gran mayoría señala como "más dolorosa" que la que se experimenta cuando se hicieron el dibujo.

"Nuestros pacientes nos comentan que el procedimiento duele más que cuando se hicieron el diseño, pero hay técnicas para suavizarlo a través de cremas e inyecciones locales que deben usarse una hora antes de la sesión", relató Hodgdon.

No obstante y a pesar de todo ello, el número de personas que decide retocar sus diseños o erradicarlos por completo va en aumento.

"Estamos haciendo muchas más operaciones ahora que hace diez años", dijo la integrante del centro quirúrgico.

publicidad

"Hay quien se da cuenta de que no quiere tener el dibujo más, supongo que sienten remordimientos", agregó.

La tecnología en acción

"Siempre han sido muy populares, sobre todo cuando tienes 20 años, pero luego la gente crece, logra su primer trabajo y quieren ocultarlos; creen que es la mejor opción", indicó.

Hodgdon subrayó que gran parte de los tatuajes que debe eliminar en su clínica, entre 40 y 100 cada mes, tienen que ver con motivos afectivos, aunque en los últimos tiempos son también muy populares las modificaciones en los grabados que portan los militares.

"Un poco de dolor te hace olvidar lo mucho que se sufre allí", dijo al rotativo The Washington Post, Joe Robbins, propietario de la empresa de tatuajes Empire.

Una tinta para futuros arrepentidos

Para mitigar ese sufrimiento, el otoño deparará el lanzamiento de una nueva tinta que permitirá eliminar los grabados de forma indolora, en una sola sesión y sin rastro de cicatrices, según la revista Fortune Small Business.

La empresa estadounidense Freedom-2 lanzará al mercado una gama de tinta que permitirá que los tatuajes sean eliminados con un tratamiento láser sencillo que envía la tinta desde la epidermis hacia adentro del cuerpo, donde puede ser reabsorbida de manera segura.

Pero el método seguirá siendo sólo apto para bolsillos que puedan pagar mínimo mil dólares.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad