publicidad
El negocio del Arte

El gran negocio del arte

El gran negocio del arte

En estos últimos días, las casas de subastas Christie's y Sotheby's han vendido obras de arte por cifras apabullantes.

El negocio del Arte
El negocio del Arte

La economía y su influencia

En estos últimos días, las casas de subastas Christie's y Sotheby's han vendido obras de arte por cifras apabullantes, pero el mercado muestra tímidamente síntomas de fatiga, debido a la crisis financiera en Estados Unidos.

El arte constituye un excelente negocio que mueve grandes sumas de dinero. Sin embargo, al mercado del arte, como cualquier otro negocio, también le afectan las crisis financieras internaciones, además de estar influenciado por lo que ocurre en la política internacional. Los compradores adquieren obras con la finalidad de poseer una gran colección, de disfrutar con las obras o de invertir en ellas.

En las subastas se venden obras de autores conocidos, por millones de dólares. En estos últimos días se han vendido en las subastas de Christie's y de Sotheby's una obra de Henri Matisse por $30 millones y otra de Paul Gauguin por $39.24 millones.

publicidad

El mercado del arte tiene su propia lógica, sin embargo, su funcionamiento está influenciado por lo que pasa en el mundo. Los compradores adquieren obras con el fin de coleccionar, de deleitarse con las obras o de invertir.

El deleite de ricos

En estos últimos días, las casas de subastas Christie's y Sotheby's han realizado, como es habitual, ventas multimillonarias de obras de arte realizadas por artistas de diversas corrientes, aunque pertenecientes, en su mayoría, al siglo pasado.

El arte constituye un negocio que mueve grandes sumas de dinero. Este dato lo conoce todo el mundo.

En las subastas se venden obras de autores conocidos, por millones de dólares o de euros y no extraña a nadie. Este mercado es un ámbito accesible sólo para un grupo inmensamente reducido de individuos, que coleccionan arte por razones diversas: para deleitarse con sus adquisiciones, por el mero hecho de coleccionar o con el fin de invertir.

Subastas recientes

El 6 de noviembre, la casa de subastas Christie's, en Nueva York, logró vender "Odalisca", una obra del pintor francés y creador del fauvismo Henri Matisse, por la cifra de $30 millones.

También se vendieron por altas sumas de dinero obras del italiano Amedeo Modigliani, del español Pablo Picasso, del suizo Alberto Giacometti y de los franceses Paul Cézanne, Henri Toulouse-Lautrec, Camille Pissarro, Paul Gauguin y Paul Signac, entre otros.

Al día siguiente, la firma de subastas británica consiguió de nuevo que la pieza de mayor valor en la subasta de la jornada fuese una obra de Henri Matisse, "Figure assise, tapis rayé".

publicidad

Esta obra se vendió finalmente por $3.2 millones. Las obras del francés André Lhote y de la polaca Tamara de Lempicka, de la misma manera que ocurrió con la de Matisse, lograron superar con creces sus precios estimados antes de efectuarse la puja.   

Precios astronómicos

Este mismo día, otra casa de subastas, Sotheby's, vendía "La mañana" (Te Poipoi), en la que se representa un paisaje de Tahiti. Esta obra, pintada por el post-impresionista francés Paul Gauguin, alcanzó los $39.24 millones. Igualmente, se vendieron obras de Picasso, Matisse y del expresionista alemán Franz Marc.

Hace pocos meses, a mediados de mayo de este año, se vendieron dos obras por precios astronómicos. Por un lado, "Choque de automóvil verde", del estadounidense y creador del pop-art, Andy Warhol, por $71.7 millones.

Por otro, "Centro Blanco (Amarillo, Rosa y Lavanda sobre Rosa)" del estadounidense, aunque nacido en Rusia, y representante del expresionismo abstracto, Mark Rothko, por $72.8 millones, que se convirtió en la obra de arte contemporáneo más cara que se hubiese vendido en una subasta.

Razones de semejantes precios

Las razones de la magnitud de los precios en las subasta de arte contemporáneo son de diversos géneros.

El negocio del arte internacional depende de múltiples factores, entre los que destaca el aumento o la disminución de la cotización de las obras de arte e, incluso, el de sus creadores que, por lo general, dependen de las volubles tendencias del gusto de los compradores.

publicidad

Las obras de algunos pintores o escultores que cotizan alto hoy pueden bajar mañana del mismo modo que subieron.

Sin embargo, como cualquier tipo de mercado, lo que ocurre en otros ámbitos que guardan poca o ninguna relación con el arte, afectan al transcurso de este negocio. De esta manera, el negocio del arte flaquea en las épocas caracterizadas por crisis políticas y económicas y, sin embargo, florece en momentos de prosperidad y de estabilidad política.

Coleccionistas de historia

La finalidad con la que los coleccionistas compran determinadas obras responde a múltiples causas. Hay compradores que disponen de un desmesurado afán por completar su colección privada, y otros coleccionistas adquieren obras por su valor artístico, social o histórico.

No hay que olvidar a aquellos compradores que invierten su capital con el fin de especular y generar plusvalías con las obras de arte adquiridas.

Sea de un modo o de otro, los compradores continúan adquiriendo obras de arte, con las que pueden adornar la estancia de un palacio o de una mansión, mientras que el resto de la población sólo posee la oportunidad de disfrutar de estas obras en reproducciones que aparecen en las páginas de un libro de arte o en forma de litografías.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad