publicidad

Comerciantes de Los Ángeles sufren la crisis sin vencerse

Comerciantes de Los Ángeles sufren la crisis sin vencerse

Los comerciantes de la Central de Abastos de Los Ángeles sufren los embates de la crisis, pero no se vencen.

Una cadena de consumo

LOS ÁNGELES - Los comerciantes de la Central de Abastos de la Calle 7, en Los Ángeles, que abastece a miles de hoteles, supermercados y restaurantes en varios estados, sufre los embates de la crisis, pero lejos de amilanarse, luchan cada día para mantenerse a flote.

"Desde hace dos años para acá hemos visto como las cosas se están poniendo cada vez más difíciles, por eso nos hemos tenido que ajustar el cinturón y así como nosotros cada eslabón de esta cadena: los productores, distribuidores, los comerciantes y los clientes en general", dijo Pedro Astorga, presidente de la Asociación.

La Central de Abastos de la Calle 7 ocupa 10 acres de terreno en el "Produce District" del centro de Los Ángeles y reúne a los distribuidores de frutas, verduras y hortalizas más grandes del oeste del país.

Abastece diariamente a miles de hoteles, supermercados, restaurantes y bodegas en California, Nevada, Utah, Colorado, Oregon, Washington, Idaho y Arizona, y también a otros ubicados más allá de las fronteras de los Estados Unidos.

La mercancía que venden proviene de diferentes regiones del país, así como de México, Canadá, China, Armenia, Perú y Ecuador, entre otros países.

"Nosotros somos importadores y exportadores de alimentos. El impacto de la crisis desata una reacción en cadena, al cerrar un restaurante o un hotel aquí, un distribuidor pierde a su cliente, por lo que ya no le compra al productor y en ese proceso todos vamos perdiendo algo", refirió Astorga.

publicidad

Agregó que han visto una disminución de un 35 por ciento en las ventas, en un periodo de un año y un cambio significativo en el tipo de productos que comercializan.

"La gente no puede dejar de comer, pero definitivamente si están cambiando el menú. Ya no vendemos especialidades o productos exóticos, la gente simplemente, no los compra", aseguró.

Soluciones creativas a la crisis

Para mantenerse competitivos en tiempos difíciles los comerciantes han tomado medidas como disminuir inventario, hacer recortes de personal, evitar trabajar tiempo extra, unirse en una sola voz para solicitar a los dueños de los locales una disminución en la renta.

Además, se han aliado con los productores para buscar formas de abaratar el costo final de los alimentos y hacen compras en conjunto de todos los materiales y suministros necesarios para el trabajo de cada bodega tales como bolsas, plásticos o artículos de limpieza.

"Todos los días buscamos alternativas y soluciones creativas a una situación que nos desespera a veces, pero que estamos convencidos vamos a superar", dijo el comerciante quien es de origen mexicano y tiene 16 años dedicado a este negocio.

Esas mismas alternativas las sugiere Astorga para las familias en general.

"Nosotros vendemos al por mayor, por eso creemos que seria muy positivo que varias familias se pongan de acuerdo y hagan su mercado de manera conjunta y distribuyan luego según cada quien aporta a la compra", sugirió.

publicidad

"El ahorro que pueden obtener aquí es de hasta un 250 por ciento comparado con un supermercado. Mientras una lechuga le sale a $1.29 en esos sitios, aquí la pueden obtener por solamente 30 centavos y además mucho más fresca, yo creo que vale la pena organizarse", resaltó.

La Central de Abastos de la Calle 7 está abierta de lunes a viernes de 2:00 de la madrugada a 12:00 del mediodía y los sábados de 3:00 de la madrugada a 1:00 de la tarde.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad