publicidad

100 años de flores a domicilio

100 años de flores a domicilio

Fleurop-Interflora, una multinacional más de 50 mil floristerías asociadas en 150 países, celebra su centenario.

Un ramo cada 8 segundos

Regalar una rosa a la persona querida en el otro lado del planeta sin que se marchite en el camino no es sólo posible, sino común, gracias a la idea del florista berlinés Max Hübner, hace ahora un siglo, que se convertiría en el germen de una de las empresas de envío de flores más grandes del mundo.

"Fleurop-Interflora", una multinacional que en la actualidad cuenta con más de 50 mil floristerías asociadas de 150 países, celebra el centenario de la genial idea de Hübner, cuyo lema inicial para su propio negocio en Berlín rezaba: "Viaja el pedido; las flores no".

Según los datos de la compañía, cada año, un pequeño gesto como regalar una flor recién cortada a algún familiar o amigo que está lejos permite dibujar sonrisas en más de 25 millones de personas en todo el mundo.

Por ejemplo, de media, sólo en Alemania se envía un ramo de flores cada ocho segundos.

Aunque la idea original fue de Hübner, pronto muchas otros floristas de Norteamérica y Europa pondrían en funcionamiento este sistema y hoy en día decenas de grandes empresas compiten por la hegemonía del mercado.

Una red mundial

No obstante, Fleurop-Interflora, cuya sede está localizada en Michigan (Estados Unidos) puede presumir de ser la compañía de envío de flores más grande del mundo, con mas de 50 mil floristas asociados.

publicidad

Hübner decidió que, en lugar de enviar personalmente el ramo encargado, contactaría con algún florista del lugar al que se enviaba el pedido, de manera que el destinatario recibiera las flores más frescas y en tan sólo unas horas.

Así, desde Berlín se iría creando una red de floristerías en Europa, que se extendió por todo el mundo, y que son las encargadas de elaborar el ramo deseado para entregarlo en el tiempo adecuado en el lugar indicado.

Mercurio, el dios del comercio

El logotipo de la firma representa a Mercurio, que en la mitología romana era el dios del comercio, hijo de Júpiter, y cuyo nombre deriva de la palabra latina "merx" o mercancía.

Trinidad, Seychelles, Omán, Martinica, Kirguizistán, Guam o Groenlandia son algunos de los exóticos terrenos en los que opera Fleurop, que durante este año conmemora sus "cien años de emociones".

Gracias a esta nueva forma empresarial las distancias en el amor se reducen, ya que sólo es necesario que haya un florista 'compinchado' en la ciudad en la que se ha de hacer la entrega.

Pedidos por fax

No importa si uno está en casa o trabajando, o incluso de vacaciones en el mar o en la montaña; a través de sus extensas redes, estas compañías le acercarán sus halagos en forma de flores.

Además, haciendo uso de las nuevas tecnologías, los pedidos se realizan también por fax o internet, en donde las compañías presentan su completa oferta de adornos florales.

publicidad

Después de cien años, el amor está de enhorabuena. Las distancias y los tiempos se acortan, de ahí que la veterana Fleurop-Interflora haya reemplazado su lema "flores a todo el mundo" por el de "flores en pocas horas a todo el mundo", mucho más adaptado al siglo XXI.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad