publicidad

Penelope Soto es sentenciada a 30 días en la cárcel por enseñarle el dedo a un juez

Penelope Soto es sentenciada a 30 días en la cárcel por enseñarle el dedo a un juez

Una ex estudiante de la secundaria Sunset High en Miami se está destacando en las noticias, pero no por sus méritos académicos, sino

MIAMI, Florida -  Una ex estudiante de la secundaria Sunset High en Miami se está destacando en las noticias, pero no por sus méritos académicos, sino por el saludo que le dio a un juez durante una audiencia esta semana.

Penelope Soto, 18, enfrenta 26 cargos de posesión de una substancia controlada, en este caso Xanax, cuando la policía la halló caída en la Calle 96 y la 142 Avenida del suroeste del condado Miami-Dade. La policía fue alertada por alguien en la zona que había reportado una mujer caída en esa zona.

Cuando la policía se le acercó ella supuestamente le confesó en inglés que “He tomado xany bars y tengo más en mi cartera”. El término xany bar es el nombre usado en el argot popular entre personas que usan el medicamento ansiolítico ilegalmente con propósito recreacional.

Durante su audiencia de fianza el lunes Soto comenzó a reírse del juez cuando le preguntó si estaba bajo la influencia de narcóticos. Mientras jugaba con su pelo le dijo, “En verdad, no”.

El juez Jorge Rodriguez-Chomat le impuso una fianza de $5000, pero mientras que Soto iba saliendo de la corte le dijo al juez “Adiós” en español de forma burlona.

Rodriguez-Chomat le pidió que volviera al estrado, aumentándole la fianza a $10,000 por contestarle.

Video inédito: Mujer le muestra el dedo a juez de Miami

Ahí fue cuando el acto de comediante se le acabó a Soto.

publicidad

Ahí la joven le grita “¿Pero en serio?”

“¿Tienes dinero para la fianza?” le pregunta Rodriguez-Chomat.

Soto riéndose y a la vez anonadada le contesta, “Yo tengo dinero como Rick Ross”, refiriéndose al controversial y famoso rapero.

Ahí ocurrió el enfrentamiento final, ella le alza el dedo del medio, obviamente descontenta con lo que decidió el juez.

Ahí el juez se enfureció y le ordenó inmediatamente un castigo de 30 días en corte por desacato criminal en un tribunal.

El miércoles Soto regresó a otra audiencia en corte, pero esta vez parecía que se había tomado un Xanax, porque estaba muy tranquilita.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad