publicidad
El condenado a muerte J.W. Ledford Jr. en una foto de la policía sin fecha, en Georgia, EE.UU.

Niegan el último deseo de un condenado a muerte por asesinato

Niegan el último deseo de un condenado a muerte por asesinato

J.W. Ledford estuvo en el corredor de la muerte en Georgia un cuarto de siglo. Su caso acaparó la atención de varios medios por la singular solicitud que hizo: morir en un pelotón de fusilamiento y no por inyección letal.

El condenado a muerte J.W. Ledford Jr. en una foto de la policía sin fec...
El condenado a muerte J.W. Ledford Jr. en una foto de la policía sin fecha, en Georgia, EE.UU.

El caso de la condena a muerte de J.W. Ledford en el estado de Georgia acaparó la atención de varios medios por la singular solicitud que hizo el hombre a la Justicia para el día de su muerte.

Ledford pidió la suspensión de su ejecución al estado y solicitó que lo mataran en un pelotón de fusilamiento en lugar de que le aplicaran la inyección letal. El hombre argumentó que la muerte por fusilamiento sería una forma "más humana" de morir. La petición fue negada este martes en el tribunal federal de apelaciones.

Ledford, de 45 años, fue condenado a muerte por matar en 1992 a su vecino, un médico de 73 años que lo había traído al mundo.

El Tribunal Supremo de Georgia rechazó este martes la apelación a la negativa de un tribunal de primera instancia a detener la ejecución, que fue la primera en este año en el estado, que en 2016 ajustició a nueve prisioneros.

El reo fue el onceavo ejecutado en Estados Unidos este año y la número 70 en ese estado desde que el Tribunal Supremo de EEUU restableció la pena de muerte en 1976, según detalla Reuters.

El debate sobre la inyección

El debate en el país sobre el uso de determinados fármacos para llevar a cabo la ejecución se ha centrado en el uso de midazolam, un sedante incluido en las inyecciones letales, que no fueron efectivas como se esperaba.

publicidad

Semanas atrás, el gobernador de Ohio, John Kasich, tuvo que posponer nueve ejecuciones hasta que una corte federal de apelaciones decida si permite usar el compueseto, considerado el responsable de las complicaciones en inyecciones letales en otros estados como Arkansas.

Hace tres años, Ohio ejecutó al condenado Dennis McGuire, quien -según reportes- tardó 25 minutos en morir y parecía jadear después de haber recibido el sedante midazolam e hidromorfona para aliviar el dolor.

Relacionado
Kenneth Williams, preso ejecutado en Arkansas
Arkansas ejecuta al cuarto preso incluido en su agresivo calendario de penas capitales

Georgia, en cambio, utiliza pentobarbital que es considerada más confiable. Primero induce a la inconciencia y luego la muerte. Pero los abogados de Ledford argumentaron que el condenado está tomando un medicamento recetado para el dolor nervioso que podría hacer fallar al pentobarbital.

"Hay un riesgo sustancial de que el señor Ledford esté consciente y en agonía con el pentobarbital", argumenta la documentación judicial del caso.

Las sentencias judiciales permiten que los presos impugnen un método de ejecución para ofrecer una alternativa. La sugerencia de Ledford del pelotón de fusilamiento no está incluida como método de ejecución en Georgia.

Su caso

En enero de 1992, Ledford mató a puñaladas a Harry Johnston, un doctor de 73 años que vivía en su vecindario. Según informes, la víctima estaba casi decapitada. Luego del crimen, fue a la casa de Johnston y le robó a su esposa, Antoinette.

publicidad

Desde hace casi veinticinco años se encontraba en el corredor de la muerte, después de haber sido condenado por el asesinato.

En su solicitud de clemencia, Ledford dijo haber tenido una niñez en un hogar abusivo, una exposición temprana a las drogas y al alcohol y un supuesto bajo coeficiente intelectual.

"No intenta esconderse del daño que causó", escribieron sus abogados.

"Su hijo dice que cuando finalmente le preguntó a su padre si hizo lo que decían, su padre lo miró directamente a los ojos y dijo, sí, y que lo lamentaba y cuando tomas la vida de un hombre nunca puedes devolverla".

Las sentencias judiciales permiten que los presos impugnen un método de ejecución para ofrecer una alternativa, y Ledford sugirió un pelotón de fusilamiento, a pesar de que la ley de Georgia no lo incluye como un método de ejecución.

En fotos: Un histórico de las ejecuciones fallidas en cárceles de EEUU
Hombre acusado de asesinar a una mujer y a su hija en Long Beach no enfrentará la pena de muerte Univision
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad