publicidad
La polémica en torno a la pena de muerte aumentó tras algunas ejecuciones en la que los presos sufieron más de lo previsto con la inyección letal.

Las condenas a muerte caen a niveles de la década de 1970 en EEUU

Las condenas a muerte caen a niveles de la década de 1970 en EEUU

Solo 49 presos han sido condenados a muerte en EEUU en 2015, según cifras del DPIC

La polémica en torno a la pena de muerte aumentó tras algunas ejecucione...
La polémica en torno a la pena de muerte aumentó tras algunas ejecuciones en la que los presos sufieron más de lo previsto con la inyección letal.

A falta de dos semanas para que termine el año, tan solo 49 presos han sido condenados a muerte en Estados Unidos en 2015, una cifra que no se veía en este país desde hace 40 años, según el informe anual del observatorio Death Penalty Information Center (DPIC).

Son 23 menos que el año pasado, cuando fueron 72, y muy lejos de las 315 sentencias a muerte registradas en 1994 y 1996, durante el máximo de criminalidad vivido en las ciudades estadounidenses a causa del elevado consumo de cocaína y crack.

Tan solo 14 estados y el Gobierno federal enviaron presos al corredor de la muerte este año, siendo California, Florida y Alabama los que lideraron el ránking, con 14, 9 y 6 sentencias a la pena capital, respectivamente.

Un caso curioso es el de Texas, el estado que, con diferencia, más presos ha ejecutado en el país en las últimas décadas: Durante 2015 tan solo registró dos condenas a muerte, lejos de las 10 de 2014 o las 48 de 1999.

El condado texano de Harris, que alberga la ciudad de Houston y que con 294 sentencias a muerte es el más propenso del país en imponer esta pena, cerrará el 2015 sin una sola condena capital.

"La aplicación de la pena de muerte es cada vez más rara y está cada vez más aislada en Estados Unidos. Estos datos no son una caída puntual en las estadísticas, sino que reflejan un cambio profundo de tendencia", afirmó Robert Dunham, el director ejecutivo del DPIC.

publicidad

Por otro lado, 2015 también vio una significativa reducción de las ejecuciones, que con 28 alcanzaron una cifra inferior a la de los años anteriores (35 en 2014, 39 en 2013 ó 43 en 2012) e inédita desde 1991, cuando tan solo fueron 14.

Texas, con 13, se mantuvo un año más como el estado que más ejecuciones efectuó, seguido por Misuri (6), Georgia (5), Florida (2), Virginia (1) y Oklahoma (1).

"Aunque todos los años no se ven disminuciones drásticas como en 2015, el patrón general y la tendencia a largo plazo nos alejan de la pena de muerte. Incluso los estados que más presos han ejecutado este año muestran síntomas de un menor uso de la pena de muerte", dijo Dunham.

A las dos condenas capitales en Texas se les suma que ni Misuri ni Georgia -los otros dos estados con más ejecuciones- mandaron un solo preso al corredor de la muerte.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad