publicidad
Cámara de ejecución

Corte Suprema de Florida suspende una ejecución por sistema penal ineficiente

Corte Suprema de Florida suspende una ejecución por sistema penal ineficiente

Michael Lambrix, condenado por el asesinato de dos personas en 1983, deberá esperar en el corredor de la muerte una decisión judicial sobre su caso.

Cámara de ejecución
Cámara de ejecución

Michael Lambris se salvó in extremis. Pero será de momento. La Corte Suprema de Florida aplazó la ejecución del prisionero luego de que sus abogados argumentaran que el estado primero debe determinar cómo aplicar un fallo de la Corte Suprema Federal según el cual el sistema de pena capital estatal es anticonstitucional.

Lambrix fue sentenciado en 1983 por el asesinato de dos personas que conoció en un bar. Los fiscales afirmaron que los mató luego de invitarlos a cenar a su casa.

Estaba programado que recibiera la inyección letal el 11 de febrero. El martes, la corte determinó, sin ofrecer más detalles, que se demoraría la ejecución hasta que se emita una nueva orden.

La Corte Suprema federal determinó que el sistema de pena de muerte en Florida es ineficiente debido a que permite que los jueces, y no un jurado, determinen la pena capital.

Scott Browne, de la Fiscalía General de Florida, alegó que el fallo no debería aplicar a casos que ya fueron decididos y quería que el estado prosiguiera con la ejecución de Lambrix conforme a lo programado.

Georgia ejecuta al reo de mayor edad

Ejecutado en Georgia el reo de mayor edad
Ejecutado en Georgia el reo de mayor edad

Por otra parte, se supo que el estado de Georgia ejecutó a un hombre de 72 años, su condenado a pena de muerte de más edad, a primera hora del miércoles por el asesinato del responsable de una tienda durante un robo hace décadas.

Brandon Astor Jones fue declarado muerto a las 00:46 del miércoles tras recibir una inyección del barbitúrico pentobarbital en la prisión estatal de Jackson. Había sido condenado por la muerte de Roger Tackett, que regentaba una tienda en un suburbio de Atlanta, en 1979.

Jones se negó a pronunciar sus últimas palabras ante los testigos que presenciaron la ejecución pero accedió a que se leyese una oración.

Georgia no anuncia a qué hora exacta administra la inyección letal, y los observadores no pueden presenciar este momento. Pero el alcaide salió de la sala de ejecuciones a las 00:30, y los registros de ejecuciones similares muestran que la droga suele empezar a fluir uno o dos minutos después de este momento.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad