publicidad

Pasión extrema: Locura o fanatismo

Pasión extrema: Locura o fanatismo

Reportaje de Luis Zaragoza sobre el fanatismo extremo y sus efectos en la gente.

LOS ÁNGELES " Muchos hemos escuchado que “nada en exceso es bueno” y, curiosamente, esa verdad absoluta también aplica a una de las cosas que nos caracterizan como personas: nuestras pasiones.

Cuando vemos en otras personas las excentricidades que puede generar el fanatismo -- sea religioso, deportivo, político o por algún artista " podemos comprobar el por qué el exceso de pasiones es también perjudicial.  Tal y como lo define la Real Academia de la Lengua Española, el fanático muchas veces defiende su ideología con egoísmo, necedad, tenacidad desmedida y, muchas veces, con violencia.

“El fanatismo ya llega cuando cambia la vida, cuando afecta a otras personas, cuando no es suficiente ver el partido e irse a la casa, cuando no es bastante ver cuatro partidos porque tienen que seguir viendo todos los partidos y todas las jugadas durante la semana”, señaló Luis Sandoval, experto en psiquiatría. “Cuando ya no están cumpliendo con sus obligaciones diarias es cuando nos tenemos que preocupar”.

El comportamiento humano muchas de las veces es difícil de explicar y, de acuerdo al doctor Sandoval, una persona fanática no se da cuenta de sus propias acciones o determinaciones, por lo que les es difícil distinguir si hacen lo correcto o comenten excesos.

En este reportaje especial de Series del 34, nuestro reportero Luis Zaragoza examina el cielo y el infierno que pueden vivir las personas súper fanáticas de algo, así como también los efectos que esto puede causar en su entorno.

publicidad

“En el mundo entero el fanatismo existe en las diferentes culturas y podríamos decir que se presenta en niveles moderados y extremos”, dijo el doctor Sandoval. “Para quienes por su fanatismo han llegado a situaciones un tanto extremas con frecuencia, deben de buscar ayuda”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad