publicidad
Grupos afirman que de aprobarse la medida se reduciría la cifra de prisioneros en las cárceles y se ahorraría millones.

Para los drogadictos, Cárcel vs. Terapia

Para los drogadictos, Cárcel vs. Terapia

Una propuesta en California pretende que el estado ofrezca un periodo de prueba y recursos para el tratamiento de los consumidores de drogas.

Grupos afirman que de aprobarse la medida se reduciría la cifra de prisi...
Grupos afirman que de aprobarse la medida se reduciría la cifra de prisioneros en las cárceles y se ahorraría millones.

La Proposición 5, conocida como Ley de Rehabilitación para el

Ofensor No Violento (NORA, en inglés) que se votará en las elecciones

del próximo 4 de noviembre, tiene enfrentadas a dos coaliciones.Por el

lado del sí están varias entidades como el Consejo Nacional de La Raza (NCLR) y la Sociedad de Medicinas Adictivas de California, entre otras, reunidas bajo la

Campaña para Nuevas Políticas contra las Drogas y financiada por el

multimillonario George Soros.Este grupo defiende que la mejor

forma de enfrentar el problema es dar más oportunidades a los

infractores y buscar más fondos -alrededor de $120 millones de dólares

anuales, solamente en el Condado de Los Angeles- para tratamientos

destinados a adultos y menores.La propuesta busca extender los

publicidad

beneficios obtenidos con la Proposición 36, una reforma similar

aprobada en 2000, gracias a la cual se realizan programas de

rehabilitación que, según sus proponentes, ahorran al estado casi $2 mil millones de dólares al año."Lo importante es que la comunidad

sepa que bajo la Proposición 5 van a recibir tratamiento en vez de ir

automáticamente a la cárcel", dijo a EFE César Portillo, director del

centro comunitario Bienestar, ubicado al Este de los Angeles, un grupo

que provee servicios de salud y terapias para latinos de bajos recursos.También

afirman que de aprobarse la medida se reduciría el número de

prisioneros en las cárceles del estado y ahorraría millones de dólares

al año.Según cifras de estas organizaciones, California gasta

alrededor de $10 mil millones de dólares al año en encarcelamiento, y

muy poco en tratamiento.Pero una coalición formada entre otros

por el actor Martin Sheen (quien ha enfrentado el problema en carne

propia al tener un hijo adicto), la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos

(Lulac), Madres Contra Conducir Ebrios (MADD, por sus siglas en inglés)

publicidad

y varias asociaciones de profesionales de la ley, rechazan la

proposición aduciendo que para tener éxito, las víctimas deben ser

responsables de sus actos.

Según este grupo, con la nueva ley bastaría decir "tengo problemas con las drogas" para evitar ir a la cárcel. Además,

Lulac afirma que se crearía una nueva burocracia para manejar los

fondos destinados a los tratamientos, en lugar de seguir los programas

que ya existen.Angel Luévano, vicepresidente de Lulac para el

oeste de California, dijo a EFE que "hay que usar los programas que

existen y que han funcionado y no necesariamente cancelar todo y

empezar una burocracia nueva para que en cinco años estemos peor".En

otras palabras, los opositores de la iniciativa, quieren las cosas tal

y como están y piden que las reformas se emprendan por otras vías, pues

dicen que esta es una falsa reforma al sistema penitenciario del estado.Las

asociaciones de policías del Estado han expresado su rechazo y han

catalogado la proposición como "la carta de los derechos de los

publicidad

narcotraficantes".Han insistido en que es una medida "mal concebida", que pondría en peligro la seguridad de las comunidades de todo el estado.En

lo que concuerdan ambos bandos es que las cárceles de California están

sobrepobladas, con un alto número de prisioneros relacionados con el

problema de las drogas y que éste es un asunto que hay que resolver lo

antes posible.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad