publicidad
Jordan Freking
Opinión

Ni de aquí, ni de allá. Un estadounidense repatriado en México. Williams College '12

¿Y a ti, qué te importa?

¿Y a ti, qué te importa?

“El mundo está sufriendo y yo no veo cómo solucionarlo todo de un día para otro, pero eso no quiere decir que debamos darnos por vencidos”.

Terremoto México

Según el libro más importante para muchos, “vendrán cosas peores”. Pues, al parecer, ya llegaron. Escribo desde la Ciudad de México, dónde se han sentido tres terremotos en el último mes. Y soy originario de Estados Unidos, dónde aparte de los huracanes que están haciendo demasiado daño, la gente está lidiando con otro desastre que también fue causado por el hombre –el presidente Trump–. No pasa ni un solo día sin que Trump haga algún tipo de estupidez. Sea su intento de prohibir el ingreso a Estados unidos a los que vienen de países mayormente musulmanes o sea su pelea con la NFL y la protesta pacífica de sus jugadores, todos sabemos que Trump es el presidente más incapaz que ha tenido Estados Unidos.

publicidad

Pero por más importante que sea enfocarnos en lo que nos está pasando en el momento, no todos los problemas en el mundo tienen que ver con nosotros y nuestro entorno. No todos los problemas en el mundo nos afectan personalmente. No tenían por qué prestar su ayuda tantos extranjeros después de los terremotos, pero lo hicieron. México no tuvo que ofrecerle ayuda a Estados Unidos después de los huracanes, pero la ofreció. Los heterosexuales no tienen, en sí, por qué luchar en favor de los derechos de la comunidad LGBTQIAA+, pero muchos lo hacen.

¿Por qué? Porque por una cosa u otra, son apasionados. Puede ser que tengan un familiar que vive en el país afectado. Puede ser que su religión/familia/cultura les haya enseñado que es lo correcto. Puede ser que reconozcan los privilegios que tienen y sean las únicas personas que puedan hacer algo al respecto.

Ante toda esta gente, me quito el sombrero. Sin embargo, hay demasiada gente apática. Hay demasiadas personas a las que siempre se les ocurre ver el lado negativo. Hay demasiada gente que critica sin proponer algo mejor. Hay gente que critica incluso a la gente apasionada nada más porque desde su perspectiva esa gente apasionada es demasiada intensa; esa gente a la cual sí les importa algo, es poco realista. Y piensan que esa gente no sabe cómo funcionan las cosas en este mundo terrible.

Yo tengo una pregunta para esta gente apática. ¿Cómo le afectan esas personas a las cuales les importa algo? ¿Hacen su vida peor? ¿Le incomodan? Bueno, imagínense cuánto les incomoda a las minorías de cualquier tipo el solo existir en este mundo. Imagínense que mala es la calidad de vida para alguien que tiene que vivir con una enfermedad que todavía no tiene cura. Imagínense la diferencia que esas personas “intensas” hacen para los seres que no tienen voz.

publicidad

El mundo, la sociedad y la cultura en general podrían ser, para decirlo de una manera bonita, mejorados. Y hay gente que está tratando de hacer justo eso. Son precisamente estas personas intensas y apasionadas las que están mejorando el mundo. Son precisamente estas personas las que están aportando su grano de arroz. Y aunque no esté de acuerdo con lo que hacen o con la manera en la cual lo hacen, o a mi no me importe lo que les apasiona, me da mucho gusto que existan. Me da mucho gusto que a alguien le importe ese tema. Como individuos, no podemos solucionar todo en este mundo. Y es poco probable que todos vayamos a juntarnos para hacer algo. Sin embargo, podemos hacer nuestra parte. Podemos elegir qué es lo que nos importa y qué es lo que podemos hacer al respecto.

Más allá de elegir algo, creo que es nuestro deber encontrar ese algo. No debemos ir por el mundo criticando todo. Hay que crear algo. Hay que mejorar algo. Hay que hacer algo. No estoy diciendo que tengas que descubrir la cura para el cáncer ni que tengas que ser el (o la) próximo(a) Martin Luther King Jr, pero lo que sí estoy diciendo que es que no debes ir por el mundo siendo una persona apática. Eso no genera nada bueno y hasta daño hace. Cuando apagas la luz de alguien con tus críticas y negatividad, quién sabe qué es lo que acabas de apagar.

El mundo está sufriendo y yo no veo cómo solucionarlo todo de un día para otro, pero eso no quiere decir que debamos darnos por vencidos. Yo voy a seguir haciendo lo mío y seguiré apoyando a quienes están haciendo lo suyo. Te invito a unirte a algo más grande que tú mismo para que poco a poco todos podamos ver y disfrutar de los beneficios de haberle dado importancia a algo en nuestro mundo.

publicidad

Créeme. Las personas que me conocen saben que no soy un rayo de luz, pero en estos tiempos tumultuosos hay que buscar la luz al final del túnel porque, simplemente, no hay de otra.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad