publicidad
Frances Negrón-Muntaner
Opinión

Frances Negrón-Muntaner es boricua, escritora, cineasta, curadora y profesora en la Universidad de Columbia.

Puerto Rico no es un desastre natural

Puerto Rico no es un desastre natural

"La actual crisis puertorriqueña no es un desastre estrictamente 'natural'. Más bien, es un síntoma de su subordinación política y económica. Un territorio no incorporado, la isla es una posesión que 'pertenece a, pero no es parte de', los Estados Unidos".

28 de septiembre. Más de una semana después de que el huracán María azotara a Puerto Rico, sus 3.4 millones de habitantes enfrentan una crisis a casi todos los órdenes. A pesar de alguna presencia del gobierno, el 95% de los puertorriqueños aun no cuentan con electricidad, y más de la mitad carecen de acceso a agua potable. Las temperaturas de entre 80 y 90 grados Fahrenheit (27-32°C) resultan abrumadoras, particularmente para los envejecientes, quienes constituyen una cuarta parte de la población.

Además, 11 de 69 hospitales no pueden funcionar por falta de electricidad, y la comida ha empezado a escasear en muchas comunidades. Debido a que la tormenta destruyó gran parte de la infraestructura de comunicaciones, cientos de miles de personas siguen incomunicadas y no pueden salir del país. El gobierno ha anunciado que el proceso de restablecimiento de la electricidad puede tardar hasta seis meses. La falta de combustible para operar equipo médico ha resultado en al menos dos muertes en la capital. El miércoles la cifra oficial de muertos era de 16, aunque se teme que el número sea mucho mayor.

publicidad

La actual crisis puertorriqueña, sin embargo, no es un desastre estrictamente 'natural'. Más bien, es un síntoma de su subordinación política y económica. Un territorio no incorporado, la isla es una posesión que 'pertenece a, pero no es parte de', los Estados Unidos. Si bien los puertorriqueños son ciudadanos norteamericanos y sirven en las fuerzas armadas de EEUU, no tienen derecho a votar por el presidente de la república ni gozan de representación proporcional con voto en el Congreso. Esto se traduce en que la isla recibe mucha menos ayuda federal que cualquiera de los cincuenta estados, incluyendo en áreas fundamentales como la salud y la educación.

La economía insular está asimismo organizada para el beneficio de corporaciones y entidades financieras y de transporte estadounidenses, las cuales disfrutan de un mercado 'cautivo' para sus productos y generosas políticas contributivas. Como resultado, la población sufre altas tasas de pobreza, infraestructura deficiente y emigración masiva. En los últimos dos años, la isla comenzó a experimentar aun más precariedad debido a una deuda de $120 billones que la banca y el gobierno de Estados Unidos insiste se debe cobrar sin considerar su responsabilidad en el proceso.

Como atestiguan las imágenes reunidas por el colectivo de cineastas y fotógrafos AdocPR y que ilustran este comentario, el apoyo a Puerto Rico debe incluir asistencia inmediata que asegure la sobrevivencia. En las semanas y meses a venir, se requerirá también que el gobierno local y el de los Estados Unidos construya infraestructura a tono con las necesidades del país, desmantele leyes y políticas coloniales, y elimine las medidas de austeridad. Sólo así el huracán María no se transformará en una catástrofe política mayor.

Puerto Rico no es un desastre natural img-1822.JPG
Puerto Rico no es un desastre natural img-1838.JPG
Puerto Rico no es un desastre natural img-1883.JPG
Puerto Rico no es un desastre natural img-1845.JPG
Puerto Rico no es un desastre natural img-1844.JPG
Puerto Rico no es un desastre natural img-1819.JPG
Puerto Rico no es un desastre natural img-1801.JPG
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad