publicidad

Opinión: un programa de empleos para el siglo XXI

Opinión: un programa de empleos para el siglo XXI

Los autores se preguntan qué ha impedido que afroamericanos y latinos se unan en sus luchas comunes

Opinión: un programa de empleos para el siglo XXI GettyImages-Stop-Viole...


Por Ronnie Galvin y Kica Matos, asesor senior / directora de derechos de los inmigrantes y justicia racial, Centro para un Cambio Comunitario (*)

Después de una cobertura de noticias de casi 24 horas al día y seis debates presidenciales –cuatro Republicanos y dos Demócratas– estamos comenzando a hablar sobre una idea que debería ser prioridad para todos los candidatos: cómo ayudar a las personas en nuestra economía que más lo necesitan.

Hillary Rodham Clinton abrió la puerta a esta conversación cuando declaró la necesidad de “un ‘Nuevo Pacto’ (New Deal), para las comunidades de color”.

Martin O'Malley abrió la puerta un poco más cuando le dijo a un grupo de activistas de inmigración que planeaba anunciar “una nueva agenda para las ciudades” que invertiría en transporte público masivo, vivienda accesible y energía limpia.

Bernie Sanders le dijo al mismo grupo que iba a destinar un billón de dólares de los recursos federales en los próximos cinco años para poder crear 13 millones de puestos de trabajo bien remunerados.

Estos son pasos muy importantes para iniciar una conversación sobre grandes inversiones, justicia racial y destinación de dineros a las personas y lugares que más lo necesitan en Estados Unidos.

Este es el momento para que las comunidades latinas y afroamericanas se unan y abran las puertas a posibilidades, comprometiendo a los candidatos para que tengan un debate real sobre lo que sería para ellos un programa de empleos del siglo XXI.

publicidad

En el Centro para un Cambio Comunitario tenemos un plan para garantizar buenos salarios, beneficios, y crear nuevos puestos de trabajo que puedan sustentar a todas las familias, al mismo tiempo que satisfaga las necesidades del país en infraestructura, educación, cuidado de niños y un futuro de energía limpia.

El plan invertiría $200 mil millones de dólares al año para lograr reducir el desempleo a la mitad en las comunidades con mayor concentración de pobreza y desempleo.

Este es el tipo de compromiso de recursos federales que sería necesario para hacer una diferencia real en las vidas de las familias de este país.

Son muchas las razones por las que esta conversación no ha ocurrido aún en los Estados Unidos: racismo estructural, poder de grupos de intereses especiales, y promesas incumplidas a nuestras familias, por parte de políticos y otros líderes públicos.

Por mucho tiempo, nos han hecho creer a los afroamericanos y los latinos que competimos entre nosotros por empleos, buenas escuelas y lugares seguros para vivir.

O nos hemos concentrado en mejorar nuestras propias agendas, dividiéndonos y continuando con la abrumadora discriminación en contra de nuestras comunidades de color y con las grandes necesidades que existen en las dos comunidades.

Con esta convocatoria para un plan de empleos, existe una oportunidad para unirnos en nuestra lucha común.

Desde su creación, Estados Unidos ha tenido un apetito insaciable por la explotación laboral.

publicidad

Los afroamericanos y los latinos han sido particularmente traumatizados en este sentido.

Incluso hoy en día, si usted es afroamericano o latino, es probable que viva en las comunidades que han sido devastadas por la discriminación racial y las reglas económicas que roban oportunidades.

Es probable que viva en barrios con mucha polución, escuelas en mal estado, carreteras de mala calidad, y sin buenas posibilidades laborales.

Y se preguntará cómo va a poner un plato de comida en la mesa para su familia al final del mes, después que su sueldo se gaste.

Desafortunadamente no sorprende que las personas de color sufran los peores resultados en el empleo, la educación, la salud, la vivienda y casi todos los indicadores de éxito.

La posibilidad de que trabajemos juntos ya existe con la lucha por una reforma migratoria justa y el movimiento de Black Lives Matter (La vida de los afroamericanos importa).

Los inmigrantes llegan a los Estados Unidos de todas partes del mundo, incluyendo países de África y otras naciones donde predomina la raza negra. No es solamente una preocupación de latinos. La represión policial y los excesos en la aplicación de su poder son una batalla que tanto los afroamericanos como los latinos luchan.

Si tenemos tanto en común en términos de nuestras luchas, ¿qué nos mantiene tan divididos? ¿Es desconfianza? ¿Es la ira? ¿Es la competencia? ¿O alguna otra cosa que no hemos nombrado plenamente?

publicidad

En parte es por la forma en que se ha manipulado la economía para que las empresas, los dirigentes y los ricos, se queden con los beneficios, mientras el resto de nosotros nos culpamos unos a otros y peleamos por lo que sobra.

No tiene por qué ser así. Tenemos que ver más allá de nuestras propias agendas e identificar las luchas reales y dolorosas que ambos enfrentamos.

Culturalmente tenemos los ingredientes, las materias primas, para estar en sintonía y en solidaridad los unos con los otros. Compartimos un amor profundamente arraigado a la familia que nos impulsa a trabajar por un mejor mañana. Y conocemos el dolor de la discriminación y los efectos corrosivos de la desigualdad.

Esos elementos comunes nos pueden servir de guía para luchar por la idea de un programa de empleos del siglo XXI que establezca una agenda audaz para revertir décadas de desinversión en las áreas donde las personas tienen mayores necesidades.

Felicitamos a los candidatos que ya se mueven en esta dirección e instamos a todos los demás candidatos presidenciales a considerar esfuerzos igualmente audaces.

No importa si es afroamericano o latino, usted apoya el tener un trabajo honrado que le permita cuidar sus hijos, sus padres y sus abuelos.

No importa si es afroamericano o latino, debería beneficiarse de nuevos puestos de trabajo que reconstruyan la infraestructura y generen nuevas empresas en las comunidades, concentrándose en áreas críticas como la mejora de la salud comunitaria, la reducción de la contaminación y un mejor transporte.

publicidad

Solamente trabajando juntos podremos superar las barreras que nos mantienen sometidos. Juntos, podemos restaurar el equilibrio en nuestra economía y crear un Estados Unidos que sea fiel a sus principios fundadores de igualdad y oportunidad.

Este es el momento en el que debemos unirnos para ayudar al país a alcanzar sus ideales y construir una economía que funcione para todos.

(*) El Centro para un Cambio Comunitario es una organización sin fines de lucro que se centra en acabar la pobreza y la desigualdad económica.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad