publicidad

Opinión: Un miembro del Congreso está ausente

Opinión: Un miembro del Congreso está ausente

Sonia Melendez observa que, en 226 años de historia del Senado, ninguna latina ha sido electa senadora.

Opinión: Un miembro del Congreso está ausente GettyImages-Women-Low-Wage...

Por: Sonia Melendez Reyes, directora de comunicaciones adjunta de EMILY’s List (*)

En las últimas semanas hemos sido testigos de cómo los republicanos en el Congreso han malgastado millones de dólares de los contribuyentes en investigaciones injustificables de la organización Planned Parenthood –incluso amenazando con un cierre del gobierno–, y en medio de la locura, una cosa se destacó por encima de todo lo demás: un miembro del congreso no solo estaba ausente, pero su voz era ensordecedoramente silenciosa.

Este miembro habría sido la voz de la razón y un voto por la legislación de la seguridad económica de las mujeres, que pondría a las mujeres y las familias primero.

Hace mucho tiempo que debería haber ocurrido la presencia de este miembro en el historial de más de 200 años. Sus raíces de familia pueden ser trazadas a los indígenas y los europeos de América Latina y España.

El miembro no presente es la primera senadora latina. En la historia de 226 años del Senado, ninguna latina ha caminado en la sala de audiencia como senadora elegida.

Con los latinos formando más de 54 millones de la población, ¿Cómo puede ser este el caso? ¿Cómo pueden silenciar a tantos compañeros estadounidenses? ¿Cómo en el año 2015 esto aún es posible?


La ausencia de la senadora Latina, y solo siete demócratas latinas de las 88 mujeres que sirven en la Cámara de Representantes de EE.UU., tiene consecuencias.

publicidad

Todo, desde la salud hasta la igualdad salarial, pasando por la política de préstamos estudiantiles, lo están decidiendo personas que no tienen los intereses de las latinas en mente. En pocas palabras, solo un pequeño grupo de legisladoras latinas está hablando en nombre de los latinos que forman el 17 por ciento de la población estadounidense.

Fuimos testigos de lo que sucede cuando las audiencias del congreso están encabezadas por legisladores predominantemente masculinos y republicanos, como en el caso de Planned Parenthood, donde el panel no era representativo de la población de las personas que adquieren los servicios de esa organización. Más de 575.000 latinos usan los servicios de Planned Parenthood; sin embargo, nadie en ese panel representaba sus voces.

La ausencia de las latinas en el Congreso afecta todos los aspectos de la vida. Influye en el pago de las latinas, que ganan solo 55 centavos por cada dólar ganado por un hombre blanco, no hispano. Los ingresos medios de los hogares de las latinas solteras son de unos $120 y esta cantidad cae a cero dólares si tienen un hijo. Estas cifras ni siquiera se acercan a las de sus colegas blancas, cuyos hogares tienen ingresos promedio de $41.500.

En educación, solo el tres por ciento de las latinas están representadas en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), mientras que las mujeres en total forman casi una cuarta parte (24 por ciento) de la fuerza laboral de STEM.

publicidad

Como empresarias, las latinas son dueñas de una de cada 10 empresas de mujeres, un logro extraordinario, ya que a menudo ellas enfrentan más obstáculos a la hora de solicitar préstamos del gobierno y la mayoría tiene que depender fuertemente de otras fuentes, como el apoyo de familia, las tarjetas de crédito o un préstamo personal. Y no hay ninguna presidenta ejecutiva o CEO latina en una de las corporaciones Fortune 500.

Aunque estas cifras muestran un panorama sombrío, las latinas son uno de los grupos de votantes más jóvenes y de más alto crecimiento. La edad promedio de un latino es de 29, en comparación de 43 para un individuo blanco no-hispano. Y cada mes, 66.000 millenials latinos cumplen 18 años, lo que amplía aún más su influencia política en los próximos ciclos electorales.

Mientras que la voz latina no se encuentra en el Senado, en el 2016 tenemos la oportunidad de cambiar esto eligiendo a la primera senadora latina de los Estados Unidos, Catherine Cortez Masto, de Nevada, y a otras latinas a la Cámara de Representantes.


Si son elegidas, estas mujeres solo fortalecerán el trabajo de las siete latinas existentes que ya están trabajando en circunstancias difíciles para representar los intereses de millones de latinas en todo el país.

(*) Sonia Melendez Reyes es la directora de comunicaciones adjunta de EMILY’s List, la organización más grande de la nación para las mujeres en la política, que ha recaudado más de $400 millones para apoyar a las mujeres demócratas defensoras del derecho a decidir.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

 


publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad