publicidad

Opinión: “#Sí a la marihuana en México”

Opinión: “#Sí a la marihuana en México”

Según el periodista, la verdadera tragedia ha sido insistir en la misma estrategia cuando la prohibición ha fracasado

Opinión: “#Sí a la marihuana en México” GettyImages-Marihuana-Mexico.jpg


Por Enrique Acevedo, presentador del Noticiero Univision, edición nocturna

Llevamos más de medio siglo atrapados en la llamada guerra contra las drogas. Una batalla a la que entramos sin estrategia de salida y en la que, como el perro que persigue su propia cola, tratamos de impedir que la droga llegue a manos de consumidores dispuestos a pagar lo necesario para obtenerla.

¿El resultado? Violencia, muerte y un mercado global valuado en alrededor de 300 billones de dólares anuales, controlado por organizaciones criminales que gozan de los recursos necesarios para corromper y financiar un amplio abanico de operaciones delictivas entre las que repuntan el secuestro y el tráfico de personas. Actualmente, más individuos usan más droga que en cualquier otro momento en la historia. La verdadera tragedia ha sido insistir en la misma estrategia en vez de aceptar que la prohibición ha resultado ser un fracaso.

Por eso la decisión tomada ayer en la Suprema Corte de Justicia de México es una buena noticia. Gracias a la determinación de la corte, la legalización de la marihuana se perfila como una realidad en México. El proyecto aprobado por los ministros de la primera sala concluye que prohibir el cultivo, la transportación y el consumo personal de la marihuana con fines recreativos es inconstitucional.

Por el momento, la decisión beneficia únicamente a las 4 personas que promovieron amparos ante la corte, no obstante, abre el camino para que más mexicanos presenten recursos similares y para que el Congreso inicie cuanto antes una discusión seria sobre el tema. En pocas palabras, este debe convertirse en el primer paso para reformar las leyes que regulan el uso de la marihuana y de otras drogas en México. No hay marcha atrás y el país no está solo.

publicidad

En Estados Unidos, el mercado de consumo de droga más grande del mundo, la mitad de los estados han legalizado el uso médico de la planta. Otras entidades como Alaska, Oregón, Washington y Colorado además de la capital Washington DC, han implementado la legalización con fines lúdicos generando mayor recaudación, disminuyendo los niveles de criminalidad relacionados con el tráfico de droga y protegiendo a los consumidores responsables, brindándoles la opción de adquirir un producto regulado.

No se trata de promover el uso de la droga sino de regular un mercado existente. Ampliar el círculo de la formalidad permite concentrar esfuerzos y recursos en atender lo que debe ser un asunto de salud y no de seguridad pública.

El cigarro es un buen ejemplo. Desde que en 1964 surgió el primer reporte oficial en los Estados Unidos sobre los daños ocasionados a la salud por fumar, poco a poco se ha ido incrementado la carga impositiva a la producción y el consumo de los cigarros, se limitaron los espacios para su publicidad y también los espacios físicos para su consumo público. La información sobre los efectos nocivos del cigarro cada vez es más abundante y llega con mayor facilidad a los consumidores.

¿El resultado? Menores tasas de consumo y, de acuerdo con un estudio publicado el año pasado por la Universidad de Yale, hasta 8 millones de vidas salvadas gracias a este enfoque. Muchas muertes más podrían haberse evitado si no fuera por las poderosas compañías de tabaco y su capacidad de cabildeo pero, aunque el camino ha sido largo, hoy estamos ante las primeras generaciones que rechazan el uso del tabaco. Ya no es “cool” fumar.

publicidad

Urge repensar las políticas de drogas antes que la fallida prohibición siga dejando más cicatrices. Un informe del Colectivo de Estudios Drogas y Derecho (CEDD), dado a conocer esta semana, revela que el número de presos por delitos de drogas no violentos se disparó en la última década en varios países de América Latina.

Una de cada 5 personas en prisiones latinoamericanas ingresó a la cárcel por delitos de drogas.

En México, entre diciembre de 2006 y diciembre de 2014, la población penitenciaria recluida en centros federales por delitos contra la salud aumentó en 1.200 por ciento y 60 por ciento de las personas recluidas en los centros de readaptación social de nueve entidades federativas, están encerradas por delitos relacionados con la marihuana.

La Suprema Corte ha dado luz verde en México para terminar con una guerra que ha causado más daño que el enemigo con el que busca terminar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad