publicidad

Opinión: Hillary Clinton reprueba en economía

Opinión: Hillary Clinton reprueba en economía

Según la candidata, un gobierno grande solo funciona para los poderosos, los ricos y los bien conectados

Opinión: Hillary Clinton reprueba en economía GettyImages-Carly-Fiorina.jpg


Por Carly Fiorina, candidata a la nominación presidencial por el Partido Republicano (*)

Ahora no cabe ninguna duda: la economía de Estados Unidos está pasando por un mal momento, la inequidad está en aumento y demasiados estadounidenses sienten incertidumbre sobre su futuro.

Durante la campaña he conocido muchos de estos hombres y mujeres, que se sientan en la mesa de sus cocinas cada semana, tratando de estirar los dólares de sus salarios que se encogen. Familias que no pueden ahorrar para su retiro con tasas de interés cercanas al cero; padres jóvenes que están siendo abatidos por su deuda estudiantil; dueños de negocios que no pueden obtener un préstamo porque su banco comunitario fue cerrado.

Hemos tenido más de seis años para ver el efecto de recetas de izquierda en acción y el veredicto es claro: no funcionan. Con el presidente Obama la economía ha estado cojeando. Las 73.000 páginas del Código Tributario son demasiado complejas como para manejarlas sin un ejército de contadores. La administración ha añadido $7 billones en deuda federal y ha duplicado las regulaciones ambientales que golpean a dueños de negocios y agricultores, mientras aumenta los precios de la energía.

A pesar de ello, Hillary Clinton dijo el 13 de octubre, en el primer Debate Demócrata, que: “la economía está mejor cuando tenemos un Demócrata en la Casa Blanca”, y ha hecho variaciones de esta oración mientras hace campaña.

publicidad

¿De qué economía habla? La clase media se ha reducido durante la administración de Obama. De acuerdo con cifras oficiales y de análisis industriales, los hogares con ingresos medios han perdido cerca de $1.300, una vez descontada la inflación, mientras los precios de comida, salud y educación han aumentado casi al doble de la velocidad de la inflación.

Quienes luchan por hallar empleo, cada vez tienen menos suerte: la participación en la fuerza laboral de estadounidenses en edad de trabajar ha caído a 62,4%, de acuerdo con la Oficina de Estadística Laboral (BLS, por sus siglas en inglés); un nivel no visto desde la era de la recesión de Jimmy Carter. Millones han dejado de buscar trabajo y, como resultado, millones han caído en la pobreza.

Mientras la Sra. Clinton apela a su género para impulsar su campaña, el 92% de los trabajos perdidos durante el primer término del Sr. Obama –cuando la Sra. Clinton era Secretaria de Estado–, fueron mujeres, de acuerdo con la BLS. El Centro Nacional de Leyes para la Mujer informa que la tasa de pobreza entre las mujeres es de 16,1% –la mayor en dos décadas– y la tasa de pobreza extrema entre mujeres es la más alta que se haya registrado.

El desempleo entre afroamericanos es casi del doble del promedio nacional. La media de valor neto en hogares de familias de raza negra cayó 33% de 2010 a 2013. La izquierda continuamente urge por más gasto para el Departamento de Educación; sin embargo, la  brecha del logro entre estudiantes blancos y negros se ha paralizado y se mantiene demasiado amplia: solo la mitad de los afroamericanos estudiantes de secundaria se gradúa a tiempo. Mientras tanto, los liberales apelan a los sindicatos de profesores y al mismo tiempo bloquean el pago por mérito y cierran programas para elección de las escuelas.


publicidad

Pero quizás esos no son los estadounidenses de los que habla la Sra. Clinton.


Las personas en la cúpula parecen estar bien bajo las políticas que ella ensalza. Tal como el Wall Street Journal reportó el 25 de octubre, entre 2009 y 2012, el 95% de las ganancias en ingresos lo obtuvo el 1% en la cúpula.
Esto sucede porque un gobierno grande solo funciona para grandes negocios, los poderosos, los ricos y los bien conectados. Considere la Ley Dodd-Frank de 2010: bajo esta legislación aprobada por un Congreso mayoritariamente Demócrata, los bancos “demasiado grandes para fallar” se volvieron más grandes, mientras se ha reportado que 1.500 bancos comunitarios  –la fuente de la mitad de los préstamos de negocios locales–, han sido destruidos. Los bancos comunitarios restantes han tenido que contratar 50% más de personal tan solo para cumplir las regulaciones.

Solo los negocios grandes pueden manejar el peso y la complejidad de las regulaciones actuales. Los pequeños negocios, que son el verdadero motor del crecimiento –crean dos tercios de los trabajos nuevos–, están siendo golpeados por nuevas y costosas regulaciones que deben aprender y gestionar.

La Sra. Clinton asombró a quienes la escucharon este año admitir que estaba “sorprendida” de saber que los pequeños negocios están batallando. Desde que comenzó el gobierno de Obama, la organización Gallup reporta que Estados Unidos ha visto cerrar un total de 70.000 pequeñas empresas, en vez de comenzar nuevos negocios, lo cual revierte la tendencia de crecimiento que había durado una década.

publicidad

El debate Republicano se enfocará en la economía. Estados Unidos necesita alguien en la Casa Blanca que pueda entender cómo funciona la economía y que sepa qué se necesita hacer para reactivarla y comenzar a crecer de nuevo. Tenemos que revertir la reducción de los pequeños negocios influenciada por el gobierno. Eso significa simplificar radicalmente el código tributario, reduciendo la inflamada burocracia federal y haciendo retroceder el complejo y corrupto régimen regulatorio.


A Hillary Clinton le suenan bien sus palabras contra el capitalismo de compadres, grandes bancos e inequidad en ingresos. Lo que evita mencionar es que las tres cosas han florecido durante los años de Obama.


(*) Carly Fiorina fue presidenta de Hewlett-Packard. Esta columna fue publicada originalmente en inglés, en el Wall Street Journal. La referencia al debate Republicano es para el realizado el 28 de octubre en Boulder, Colorado.


Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad