publicidad

Opinión: ¿Exceso de regulaciones destruye oportunidades económicas?

Opinión: ¿Exceso de regulaciones destruye oportunidades económicas?

En concepto del analista, los empleadores se están contrayendo cada año porque el número de nuevas empresas es inferior al de las que cierran en EEUU.

Opinión: ¿Exceso de regulaciones destruye oportunidades económicas? Gett...

Por Daniel Garza, director ejecutivo de Iniciativa LIBRE (*)

Esta semana un comité clave en el senado de los Estados Unidos celebró una audiencia acerca de cómo las regulaciones costosas, y pobremente redactadas, están lastimando a los pequeños negocios iniciados por miembros de la comunidad latina, así como a la economía en general. Mi organización –el Instituto LIBRE– está orgullosa de haber sido invitada a testificar.

La mayor parte de los americanos cree que el rol del Congreso, no los reguladores, es determinar las leyes que gobiernen nuestra sociedad y que deben ser responsables por los resultados.

Sin embargo, la base de datos de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno muestra que los reguladores federales (que no han sido escogidos por voto) aprobaron 2.400 nuevas reglas entre el 21 de enero de 2014 al 20 de enero de 2015. De estas, 77 fueron clasificadas como “mayores”, indicando que imponen un costo más elevado en individuos privados, el estado y los gobiernos locales.

Los oficiales de estas agencias no electas pasaron 16 nuevas regulaciones por cada ley aprobada por los oficiales electos. ¿Quién se encarga de que estos burócratas reguladores sean responsables y no creen más y más barreras que frenan el crecimiento y la innovación?

Este no es un tema pequeño para los millones de americanos que sostienen nuestro sector privado. De hecho, la Federación Nacional de Negocios Independientes (NFBI por sus siglas en inglés) reportó que por 65 meses consecutivos los dueños de pequeños negocios citaron las regulaciones como el principal impedimento para llevar adelante sus negocios.


publicidad


Adicionalmente, el 21 por ciento de los pequeños negocios citaron las regulaciones como su problema más importante. En un reporte de la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (SBA por sus siglas en ingles), de 2008,  se encontró que los pequeños negocios con menos de 20 empleados son los que soportan el mayor peso de las regulaciones federales, enfrentando un costo anual de más de $10,000 por empleado.

Esto es un 36 por ciento más alto de lo que pagan las firmas que tienen más de 500 empleados (debe notarse que estos eran los costos hace siete años, y no están incluyendo siete años de nuevos costos de regulaciones entre las que se encuentran las nuevas imposiciones de la ley de salud, la ley Dodd Frank, entre otras). Las regulaciones federales continúan creciendo. Como prueba, el número de páginas del Registro Federal aumentó de 23.000, en 1960, a 78.000 este año.

Y, a pesar de la incertidumbre que enfrentan muchos americanos y el sufrimiento que muchos padecen debido a una economía persistentemente débil, no hay signos de que este torrente de regulaciones y este ejército de reguladores tengan intenciones de irse en el mediano o corto plazo.

Lo que es peor aún, Estados Unidos está perdiendo frente a nuestros competidores internacionales, dejando atrás nuestro estatus de líder en la creación de nuevos negocios. Nuestra nación ya no es una de las diez primeras en el mundo en término de creación de nuevos negocios. De hecho, el Banco Mundial encontró  que es más fácil crear negocios en Portugal, Rumania, Panamá, Hungría y Bielorrusia, que en los Estados Unidos.

publicidad

Si estos datos no fueran lo suficientemente alarmantes, el número de negocios que no funcionan es hoy mayor al de nuevos negocios. Desde 1977 hasta 2008, la cantidad de nuevas empresas sobrepasaba la de negocios que quebraban, por casi 100 mil al año. Hoy, el número de nuevas empresas es muy inferior al de empresas que cierran; con lo cual no solo hay menos empresas nuevas para ofrecer trabajo, sino que el total de empleadores americanos se está contrayendo cada año.

Estas tendencias preocupan a la comunidad hispana y a nuestros cuatro millones de negocios, muchos de los cuales son negocios familiares. En el ámbito nacional, los negocios de familia representan el 50 por ciento del PIB de los Estados Unidos, el 60 por ciento de los empleos del país, y el 78 por ciento de todos los nuevos empleos.

Los negocios familiares son importantes para nuestra comunidad. Massachusetts Mutual reporta que el 89 por ciento de los emprendedores hispanos comenzaron sus negocios para proveer financieramente a sus familias, y que el 70 por ciento de los dueños de negocios hispanos planifica heredarles sus negocios a sus familiares. Cerca de uno de cada tres hispanos emprendedores contrata a un miembro de su familia, ya sea un hermano, un primo o un tío.

Tal como estamos, el impacto de las regulaciones federales afecta tanto la vida profesional como la vida familiar. Mientras las regulaciones federales crecen, también lo hace el costo de crear negocios. En el 2014, las regulaciones federales le costaron al sector privado cerca de $2 billones a través de precios más altos y pérdida de productividad. La gente se tiene que preguntar si invierte su tiempo y su dinero en atenerse a los mandatos federales y locales, o en administrar y promocionar su negocio –contratando nuevos empleados, o trabajando para aumentar sus sueldos.

publicidad

Los oficiales federales, electos y no electos, deben volver a dedicarse a evaluar el costo y los beneficios de cada nueva regla propuesta. La carga debe recaer sobre los reguladores –para que tengan que probar que una regulación es necesaria y que va a beneficiar nuestras vidas y ayudar a que nuestros negocios sean más prósperos–, no sobre los pequeños negocios, para probar lo contrario. Si no corregimos esta alarmante tendencia, nuestros hijos y nietos van a ser quienes más la sufran.


(*) Daniel Garza es Director Ejecutivo de Iniciativa LIBRE , una organización comunitaria no partidista, y sin fines de lucro, que promueve los principios y valores de la libertad económica para empoderar a la comunidad hispana de Estados Unidos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

 


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad