publicidad

Opinión: El debate demócrata se aleja del sueño americano

Opinión: El debate demócrata se aleja del sueño americano

Según el analista, la comunidad hispana sigue viviendo las consecuencias de la gran recesiòn

Opinión: El debate demócrata se aleja del sueño americano GettyImages-De...


Por Daniel Garza, director ejecutivo de Iniciativa LIBRE (*)

Ni una sola referencia se hizo al sueño americano durante el debate demócrata de la semana pasada. El sueño americano es probablemente el tema más importante para mi comunidad: los latinos. Ya sea que estemos hablando acerca de inmigración, de una economía estancada, el alto costo de vida, o cualquier otra cosa, cada tema se reduce a qué políticas son las que los candidatos van a apoyar para remover las barreras hacia las oportunidades.

Por el contrario, todo lo que escuchamos de los candidatos demócratas fue la necesidad de más control y mayor redistribución de la riqueza como únicas propuestas para prosperar. ¿Cómo le explicas este plan a las cuatro millones de familias hispanas que trabajan cada día para mantener sus negocios familiares a pesar de la cada vez mayor carga de las regulaciones del gobierno, la burocracia y los mandatos? Esos negocios familiares generan el 78 por ciento de las nuevas oportunidades de empleo en los Estados Unidos, y son una parte fundamental del sueño americano.

Pareciera que solo aquellos en Washington, y aquellos conectados con Washington, son los que están prosperando en estos días, mientras el resto de nosotros seguimos luchando con una economía estancada. Son los trabajadores americanos los que están haciendo los sacrificios para pagar el creciente gasto en Washington. ¿A dónde irá a parar ese sueño si nos convencemos a nosotros mismos de que esta ya no es la tierra en la que el que se esfuerza puede prosperar?

publicidad

La ex secretaria de Estado, Hillary Clinton –quien es la única candidata que pareciera tener posibilidades reales entre los demócratas–, repitió varias veces su teoría acerca de la necesidad de un “nuevo orden”, que no solo crearía mayor gasto en el gobierno, sino que probablemente añadiría más deuda a los trillones que ya se deben. El hecho es que la comunidad latina es la que va a terminar pagando un porcentaje desproporcionado de los costos de esos programas y de los intereses de la deuda existente o de una nueva deuda.

La comunidad hispana es diez años más joven que el promedio de la población en general en los Estados Unidos, con lo cual los costos financieros futuros recaerán sobre esta comunidad joven y trabajadora en mayor medida que en otras. Cuando eso ocurra, nuestras posibilidades de conseguir el sueño americano se verán aún más disminuidas. Pero no necesitamos pensar a futuro. Hoy en día, la comunidad hispana sufre para conseguir el sueño americano porque tiene sobre ella un impacto desproporcionado de las consecuencias de la gran recesión, que continúan hoy, varios años después de la recuperación.

Los hispanos se ven forzados a trabajar en empleos de medio tiempo. Al comienzo de la recesión, el 3,35% de los latinos trabajaba en empleos de medio tiempo de manera involuntaria, mientras que para los no-hispanos el porcentaje era de 1,86%. Después que la recesión terminara de manera oficial, el porcentaje de hispanos trabajando involuntariamente en empleos de medio tiempo continúa creciendo y ha alcanzado picos de un 8%. Ninguno de los candidatos ha mencionado esto.

publicidad

En un intento por acercarse a los latinos, los candidatos que estaban debatiendo tocaron el tema de la inmigración –traído a colación por un periodista latino–. Es depresivamente simplista pensar que la inmigración es el único tema que le importa a la comunidad hispana. Como pasa con muchos otros alrededor del país, los hispanos nos preocupamos por la economía, la educación y la salud entre otros temas. Ningún candidato en el escenario tocó el tema de las obvias fallas económicas que surgieron de Washington en los últimos siete años.

Si miramos con atención, en muchos lugares los hispanos están peor hoy que lo que estaban hace siete años. Sin embargo, los candidatos demócratas solo prometieron redoblar las mismas prácticas que han hecho que nuestra economía permanezca estancada.

Actualmente vivimos en una sociedad en la que las minorías tienen más dificultades para encontrar trabajo y lograr un mejor futuro. ¿Por qué nadie en el escenario les habló a esos jóvenes hispanos del milenio cuyos índices de desempleo están en los dobles dígitos y cuya responsabilidad sobre la deuda es de decenas de miles de dólares?

¿Por qué no escuchamos acerca de las dificultades que las familias están experimentando en las escuelas K-12 cuyo rendimiento es bajo?

¿Por qué nadie argumentó acerca de la necesidad de que los padres y los estudiantes escapen de las escuelas de bajo rendimiento a través de programas de opción escolar?

publicidad

¿Por qué defendieron Obamacare (con algunos candidatos como Bernie Sanders inclusive proponiendo ir mas allá y crear un sistema de salud completamente controlado por el gobierno), sin siquiera reconocer que son los jóvenes hispanos los que tendrán que pagar los crecientes costos de este programa?

Una cosa es clara: las políticas que apoyan estos candidatos no le sirven a nuestra comunidad para conseguir el sueño americano. Son políticas erróneas que harán nuestra situación peor, y continuarán haciendo crecer el tamaño del gobierno en el proceso. La verdad es que ambos partidos tienen que ponerse serios y trabajar juntos para encontrar soluciones reales.

Estados Unidos está en peligro de no poder sostener la posición de Abraham Lincoln, cuando este habló en Pennsylvania y dijo que nuestra nación permanecería siendo un gobierno de las personas, para las personas, por las personas.

Permítanme agregar que fue perturbador oír a la ex secretaria Clinton identificar a los republicanos como enemigos que está orgullosa de tener. Los Estados Unidos enfrentan muchos desafíos que requieren que la gente trabaje unida. La seguridad social y el Medicare no van a evitar de manera espontánea la bancarrota; la inmigración  no se va a resolver sola; la nación no estará segura si un candidato a la presidencia trata al partido de la oposición como enemigos a ser destruidos. Si los líderes nacionales tiran por la borda toda esperanza de soluciones bipartidistas antes que el pueblo americano emita un solo voto, es difícil imaginar que podremos sobrepasar los desafíos que hacen que muchos latinos en América no consigan su sueño.

publicidad

De vuelta, existen aquellos en Washington que han erosionado sistemáticamente los derechos consagrados en los estatutos fundacionales, aquellos que han usurpado el papel de los mercados y se han convencido de que sus aspiraciones y sueños importan más que los de aquellos a quienes gobiernan.

Únase a nosotros y reclame su sueño.

(*) Daniel Garza es Director Ejecutivo de Iniciativa LIBRE , una organización comunitaria no partidista, y sin fines de lucro, que promueve los principios y valores de la libertad económica para empoderar a la comunidad hispana de Estados Unidos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad