publicidad
El empleo sigue siendo la mayor preocupación de los estadounidenses.
Daniel Garza
Opinión

Director de la Iniciativa LIBRE.

No permitas que el apetito de los medios por lo absurdo te distraiga de los problemas reales

No permitas que el apetito de los medios por lo absurdo te distraiga de los problemas reales

“Aunque los fuegos artificiales en la capital parecen demasiado llamativos para ser ignorados, son las políticas que afectan nuestra vida cotidiana las que tendrán un efecto duradero”.

El empleo sigue siendo la mayor preocupación de los estadounidenses.
El empleo sigue siendo la mayor preocupación de los estadounidenses.

La Primera Enmienda a la Constitución garantiza la libertad de prensa. Los Padres Fundadores eran muy conscientes de la importancia de una prensa libre para profundizar la comprensión pública de los debates dentro del gobierno y estimular a los funcionarios a servir fielmente al interés público.

Los miembros del Primer Congreso Continental escribieron que la libertad de prensa contribuía al “avance de la verdad, la ciencia, la moral y las artes en general” y ayudaba con “la comunicación de pensamientos entre sujetos y ... la promoción de la unión entre ellos”.

Cuando nos fijamos en las peleas partidarias que parecen dominar hoy en día, esto puede parecer fácil de olvidar. Apenas van cuatro meses de la administración de Donald Trump y no es ilógico asumir que las divisiones políticas e ideológicas han crecido más que nunca.

Pero los argumentos y peleas sensacionalistas que atraen la atención del público no deben convertirse en una distracción de los importantes debates legislativos de mayor prioridad.

Mientras los medios de comunicación están incansablemente enfocados en dramas y disputas –reales y fabricadas–, los estadounidenses están esperando políticas que generen oportunidades de empleo, aumenten el acceso a la atención sanitaria, promuevan la educación y aumenten la seguridad de nuestra nación. Aquí es donde debería estar el enfoque –de los legisladores, del pueblo estadounidense y de los periodistas–. Desafortunadamente, esto no ha sucedido.

publicidad

Aunque los fuegos artificiales en la capital parecen demasiado llamativos para ser ignorados, son las políticas que se debaten y que afectan nuestra vida cotidiana las que tendrán un efecto duradero y, en última instancia, es por ellas que la gente juzgará a los políticos.

La reforma tributaria es uno de esos temas, pues afecta el bolsillo de cada estadounidense. Si se simplificasen las leyes fiscales y se redujera la carga tributaria general, se daría un impulso importante a las oportunidades económicas, algo importante para los latinos y para el resto de la población.

Lo explico mejor. Una reforma eficaz les daría certeza a los inversores, propietarios de pequeñas empresas y empresarios individuales que buscan lanzar un producto o un servicio, y afectaría positivamente a las familias al aumentar su capacidad para pagar necesidades básicas como la alimentación, la gasolina y la electricidad.

Pero, sobre todo, una reforma fiscal real y efectiva induciría un mayor ahorro, estimularía la innovación, impulsaría la inversión a largo plazo e inyectaría el capital necesario en un sector privado listo para el crecimiento.

Desafortunadamente, una propuesta presentada en la Cámara de Representantes – el Impuesto al Ajuste Fronterizo–, acumularía otro trillón de dólares de carga tributaria durante 10 años sobre el pueblo estadounidense. Este impuesto a las importaciones aumentaría los precios de una amplia gama de productos de consumo, dañando desproporcionadamente a las familias de bajos ingresos.

publicidad

Este es simplemente un enfoque equivocado –y debe quedar claro que este importantisimo dato está recibiendo escasa atención mientras los periodistas persiguen la próxima historia trivial–.

Pero no es solo la reforma tributaria la que está sufriendo de falta de atención. La reforma del cuidado de la salud, el gasto, la infraestructura, la inmigración, son temas que requieren atención, pero que tienen dificultades para obtener oxígeno en el clima actual. Y eso no favorece al pueblo estadounidense.

Lamentablemente, hemos llegado a un punto en que esperamos que los políticos que abrazan una creencia apasionada por preservar los valores americanos hagan un caso igualmente apasionado de que el otro lado es odioso y despreciable. Y si bien esa actidud está subsumiendo el resto de la cultura, los medios de comunicación persisten en subrayar la división y a menudo están tomando lados partidistas.

El valor real de las noticias se ha diluido hasta un punto en el que se insulta a la inteligencia del consumidor estadounidense. Supongo que solo se puede concluir que su cobertura está dirigida a los espectadores de índole partidista justo como los políticos apuntan a sus votantes de base, y está siendo impulsada por los ratings y los “clics.” En todo caso, hay pocas razones para pensar que esto va a cambiar pronto.

Los medios de comunicación tienen el derecho, incluso el deber, de cubrir los asuntos que el pueblo estadounidense quiere oír. En este momento, parece que la controversia y las peleas son lo que le interesa a la gente.

publicidad

Es grave y lamentable. Y es que cuando los medios de comunicación se concentran en cosas que distraen a nuestros líderes de muchos de los problemas que enfrentan los estadounidenses –como el empleo, la economía, la atención de la salud y la educación– nos lastiman a todos.

Tal vez hay poco que podamos hacer para cambiar el enfoque de los medios de comunicación, pero es el trabajo de todos los estadounidenses tratar de mantener a nuestros funcionarios electos enfocados, para que no se distraigan y se olviden de lo que es importante en nuestra vida cotidiana. No debe permitirse que los combates y los argumentos sensacionalistas que atraen la atención ahora se conviertan en una distracción que descarrile los debates legislativos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad