publicidad

Nicolás Ibargüen: El olvido de los océanos

Nicolás Ibargüen: El olvido de los océanos

Análisis de la Cumbre del Clima de París de Nicolás Ibargüen, vicepresidente de la Iniciativa Ambiental de Univision

Nicolás Ibargüen: El olvido de los océanos FOTO%202.jpg


Por Nicolás Ibargüen, vicepresidente de la Iniciativa Ambiental de Univision

El ánimo de celebración se notaba por doquier, políticos y funcionarios de gobierno se abrazaban para celebrar, los medios de comunicación difundían la buena noticia por todo el planeta, y hasta Al Gore se encontraba de buen humor. Si nos guiáramos por las reacciones, el acuerdo que se logró en la lucha contra el cambio climático en París habrá sido un asombroso y completo éxito, una certeza de que podríamos mantener la temperatura por debajo de la nueva y más agresiva meta de los 1.5 grados y que el planeta ahora sería seguro para la humanidad en el futuro. Pero la verdad es que el acuerdo que se logró se quedó corto comparado con el grado de las celebraciones.

publicidad

Existen, por supuesto, buenas noticias para celebrar, el pacto fue un éxito diplomático. El que 195 naciones acordaran un documento creado para luchar contra el cambio climático es algo sin precedente y revolucionario. El reconocimiento de que la deforestación y degradación de las selvas desempeñan un papel crucial en la crisis climática, la implementación de un proceso formal para reunirse cada cinco años para revisar el progreso y el financiamiento repotenciado para los países más pobres. El acuerdo es definitivamente un paso importante por el rumbo correcto, pero es solamente eso, un paso.

Desafortunadamente, no hay nada vinculante en este acuerdo e incluso si cada país del mundo cumpliera con sus compromisos, es muy improbable que la meta de mantener la temperatura por debajo de los 1.5 grados se lograse. Miremos las malas noticias. Se reconoció que la deforestación desempeña un papel crucial y aún así no se incluyó algo vinculante respecto a los derechos humanos y de los indígenas. En gran parte el acuerdo es voluntario y no tiene un mecanismo para castigar a aquel país que no cumpla. En el acuerdo no se mencionan en absoluto las palabras fósil, combustible o descarbonización. ¿Qué pensaríamos sobre un documento concebido para combatir el tabaquismo que ni siquiera menciona la palabra cigarrillo? La industria agrícola es responsable de casi el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global, pero no se menciona ninguna palabra sobre eso. Ni siquiera se mencionan los océanos, el sistema de sustentación de la que depende toda vida, el mayor almacén de gases de efecto invernadero. Se ignora por completo el hecho de que se encuentran en peligro, el que haya en ellos contaminación, el que la sobrepesca esté fuera de control y que sólo el 1% de los océanos esté bajo protección.

Relacionado
La torre Eiffel en la primer jornada de la Cumbre del Clima en París
¿Por qué debe importar mucho a los latinos lo que ocurre en París?

El mayor reto que enfrenta la humanidad no es verdaderamente el cambio climático, sino el entendimiento de que necesitamos cambiar la manera en que vivimos, de que no podemos seguir viviendo como si no hubiese límites de recursos planetarios. Las verdaderas soluciones ante el cambio climático no son las soluciones de las que la gente quiere oír, y si de veras hemos de ganar esta lucha contra el cambio climático necesitamos estar listos para enfrentar a la idea de que todos necesitamos cambiar.

Necesitamos reconectarnos con la naturaleza y transformar nuestros sistemas basándonos en sus límites. Necesitamos escuchar a la naturaleza, y la idea de darle a la naturaleza un escaño en la ONU sería un buen punto de partida, pero esto ni siquiera se discutió. Se firmó un acuerdo, pero no hay ningún indicio en el horizonte de que vaya a cesar la quema de combustibles fósiles, la explotación de las arenas bituminosas en Canadá, los intentos por explotar el petróleo en el ártico, la descontrolada deforestación por todo el mundo o la desaparición de la fauna y sus hábitats.

publicidad

Ojalá se compruebe que estoy equivocado, pero se necesita tanto compromiso adicional y acción sincera para tener una verdadera probabilidad de que nuestro planeta sea seguro para nosotros y para las futuras generaciones. Espero que el acuerdo nos encarrile por un sendero donde se llegue a una solución real.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Las medusas: 9 fotos de una belleza transparente
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad