publicidad
Daniel Garza
Opinión

Director Ejecutivo de la Iniciativa LIBRE.

Necesitamos una reforma tributaria que trabaje para todos los estadounidenses

Necesitamos una reforma tributaria que trabaje para todos los estadounidenses

“Tenemos mucho que ganar de una reforma que simplifique y reduzca los impuestos, pero hay propuestas como el impuesto de ajuste fronterizo que pueden perjudicar a nuestra comunidad”.

impuestos

Los legisladores en Washington DC tienen una agenda muy amplia este año. Además de los debates sobre la reforma del sistema de salud, las regulaciones y el gasto federal, se espera que el Congreso debata una amplia reforma tributaria. Este es un debate con ramificaciones importantes para todos los estadounidenses –y especialmente para la comunidad hispana–.

Los latinos tienen mucho que ganar de una reforma tributaria que simplifique y reduzca los impuestos sobre los trabajadores y los empresarios. El actual código tributario es innecesariamente complejo y punitivo. Aunque el Congreso hace ajustes menores casi todos los años, el sistema en general no ha sido reformado en más de 30 años, y ha crecido como una enredada madeja que lastima a los trabajadores individuales y a la economía en su conjunto.

publicidad

Las altas tasas de impuestos absorben cada cada vez más recursos de las personas que está empezando su carrera laboral y tienen que trabajar incansablemente para lograr el éxito. Y no solo tienen que pagar un alto impuesto, sino que la complejidad del código tributario les obliga a pagar a un profesional para asegurarse de que lo hacen bien. O si lo hacen ellos mismos su declaración de ingresos a menudo pagan más porque carecen de la experiencia para usar las deducciones disponibles para ellos. Eso no es justo. Y para las pequeñas empresas los problemas pueden ser aún mayores.

Es tiempo de que el Congreso revise y reforme el código tributario. Un debate abierto, con las mejores ideas de todos los lados, es una de las cosas más importantes que puede hacer este año el Congreso.

Pero es alarmante que algunas de las propuestas que el Congreso está considerando tienen el potencial de perjudicar realmente a nuestra comunidad. En particular, el impuesto al ajuste fronterizo (Border Adjustment Tax – BAT) es una idea que podría perjudicar a millones de latinos, especialmente a aquellos de bajos ingresos, estudiantes, empresarios o familias grandes que gastan una cantidad muy altas en artículos como alimentos.

Este nuevo impuesto permitiría al gobierno recaudar más de un billón de dólares en ingresos durante los próximos 10 años, los cuales serían transferidos a los consumidores en forma de precios más altos en bienes esenciales. Combustible, ropa, comida, iPhones, televisores, cualquier cosa importada a Estados Unidos, enfrentarán aumentos de precios significativos. En conjunto, un estudio de la Federación Nacional de Minoristas estimó que el impuesto al ajuste fronterizo costará a la familia promedio 1,700 dólares en el primer año.

publicidad

Las regiones fronterizas –tanto con Canadá como con México– serían particularmente afectadas, dado el nuevo costo que se impone al comercio transfronterizo. El hecho es que muchos productos se hacen en Estados Unidos –frecuentemente cerca de la frontera– con materias primas que se importan. A medida que las partes importadas lleguen a ser significativamente más caras, las compañías estadounidenses que dependen de ellas tendrán que recortar los costos o incluso cerrar. Esto afectará gravemente los trabajos.

Los defensores del impuesto al ajuste fronterizo dicen que el aumento en los impuestos será compensado por reducciones en otros lugares. También sostienen que esto ayudará a impulsar las exportaciones estadounidenses.

Pero el hecho es que hay otras maneras de ayudar a los exportadores sin obligar a que los consumidores paguen más. Los impuestos ya están en un nivel récord, la última cosa que los legisladores deberían debatir es un nuevo aumento. Esto simplemente no tiene sentido.

En momentos en que el 50% de los latinos están preocupados porque no tienen suficiente dinero para pagar sus facturas mensuales, propuestas como esta son una oportunidad desperdiciada para unir a los latinos detrás de una buena reforma tributaria. Todavía hay tiempo para que el Congreso retire el impuesto sobre el ajuste fronterizo y lo reemplace con una propuesta que simplifique el pago de impuestos, reduzca dramáticamente las tasas individuales y comerciales y ponga fin a los créditos fiscales que favorecen solo a personas relacionadas con la política.

publicidad

Estos componentes ofrecerán a los estadounidenses –especialmente a los más vulnerables– una mejor oportunidad para prosperar y salir adelante.

En las próximas semanas, cuando la noticias se enfoquen en el debate sobre la reforma tributaria, recuerden que algo muy bueno pueden salir de una discusión oportuna e importante sobre el código tributario. El Congreso puede ayudarnos a conservar una mayor cantidad de nuestro dinero, duramente ganado, y ayudar al mismo tiempo a hacer crecer la economía. Pero es esencial que este debate se centre en ideas que ayuden, en lugar de lastimar. Desafortunadamente, el impuesto de ajuste fronterizo es una idea que lastima.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad