publicidad

León Krauze: No hay evidencia de ISIS en México

León Krauze: No hay evidencia de ISIS en México

El autor analiza las implicaciones de una presencia del Estado Islámico en México

León Krauze: No hay evidencia de ISIS en México GettyImages-Mascaras-Cha...


Por León Krauze, conductor de noticias de Univision KMEX en Los Ángeles, periodista y autor

Hace tres semanas, ISIS incluyó a México en una lista de 60 países amenazados por la organización terrorista. A pesar de que el gobierno mexicano aclaró que asumía la amenaza con seriedad, las redes sociales reaccionaron con una mezcla de sorpresa y sentido del humor.

Me vienen a la mente varios memes dignos de aplauso. La versión más incapaz y fuera de forma de la policía mexicana se declaró lista. Lo mismo que el Chapulín Colorado, Kalimán y el resto de la vasta colección de mexicanísimos superhéroes.

Alguien encontró una fotografía de un trío de Reyes Magos mal disfrazados subidos en una camioneta de la policía y la tuiteó anunciando las primera detenciones de barbados terroristas islámicos.

Otros más prefirieron retar a ISIS a entrarle a una pelea mano a mano con ese otro montón de desequilibrados, tan o más sanguinarios que el Estado Islámico: los cárteles de la droga. En suma, una celebración del gozoso sentido del humor mexicano.

Pero detrás de la simpática reacción de las redes sociales en México está una pregunta legítima y preocupante: ¿existe algún vínculo del Estado Islámico con México?

En ciertos círculos estadounidenses, la pregunta es todo menos una broma. De hecho, en los últimos meses, varias voces conservadoras han insistido en que ISIS tiene ya una presencia en México, donde opera, dicen, un campo clandestino de entrenamiento.

publicidad

Así lo sugirió la congresista republicana de Tennessee Marsha Blackburn, citando un reporte de la organización de derecha “Judicial Watch” que, en abril, reveló la existencia del supuesto enclave islamista a menos, sugieren, de ocho millas de la frontera entre Estados Unidos y México.

No es la primera vez que “Judicial Watch” cita “fuentes confiables” para revelar la presencia de terroristas islámicos en territorio mexicano. Así lo hizo también en octubre del 2014, cuando publicó la nota de la supuesta captura en la zona fronteriza de tres terroristas vinculados a ISIS.

Y aunque los reportes de la organización han sido desacreditados por el FBI y el departamento de Seguridad Interior, la pregunta permanece (y gana relevancia): ¿tiene ISIS presencia en México?

A principios de la semana le plantee la pregunta a Eduardo Sánchez, vocero del gobierno mexicano. Quise saber si el equipo de seguridad de Enrique Peña Nieto tiene pruebas, incluso la más mínima, de la supuesta huella del Estado Islámico en México.

Sánchez me confirmó que “el gobierno de México no tiene evidencia alguna de la presencia” de ISIS en México. ¿Cómo explica el gobierno mexicano la ausencia de grupos islamistas en el país? Sánchez sugiere que, contra lo que podrían pensar intolerantes como Donald Trump, la seguridad fronteriza tiene mucho que ver: “el trabajo de cooperación a lo largo de la frontera la convierte en la frontera más vigilada del mundo (y eso) disuade a organizaciones como (ISIS) de intentar usar México como plataforma”.

publicidad

Lo mismo piensa el exembajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán –“no hay presencia operativa alguna de grupos terroristas fundamentalistas en territorio mexicano. Esto es un mito urbano regurgitado por la extrema derecha, irresponsable y demagógica, en EEUU”, me dijo a pregunta expresa– o el experto en seguridad Alejandro Hope, quien dijo no tener ninguna información confirmada sobre la supuesta presencia del Estado Islámico en México, además de descalificar por completo el informe de “Judicial Watch”.

El optimismo del vocero Sánchez incluye otras áreas de posible vulnerabilidad de la seguridad mexicana. Le pregunté, por ejemplo, si el gobierno conoce algún caso confirmado de un extranjero reconocido como sospechoso de tener ligas con el terrorismo islámico que hubiera intentado ingresar a territorio mexicano. “Ninguno”, respondió. Pregunté si sabe de algún vínculo confirmado entre el narcotráfico y las organizaciones terroristas islámicas. “No”, me dijo también.

Tanto Hope como Sarukhán tienen versiones ligeramente diferentes. Hope, en particular, me remitió a dos casos, uno “de un somalí presuntamente vinculado a Al Shabaab”, detenido en la ciudad de México, y otro de un operativo ligado a Hezbollah atrapado en Tijuana. Ambas instancias, sin embargo, son del 2010, dos años antes del principio de la presidencia de Enrique Peña Nieto.

publicidad

Parece, entonces, haber argumentos suficientes como para descartar como rumores infundados la posibilidad de una presencia del Estado Islámico en México. Aun así, Sarukhán advierte sobre las consecuencias que implicaría tan solo un traspiés en la estrategia de seguridad que, aparentemente, parece estar funcionado. “Una amenaza que se materialice a la seguridad de EEUU –o una percepción de amenaza– desde Mexico echaría por tierra los avances tectónicos registrados en la relación con EEUU desde la suscripción del TLCAN”, me dijo hace un par de días.

El gobierno, por el momento, parece tener la situación bajo control. Aunque eso decían también de “El Chapo”…

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad