publicidad
Manifestación conservadora en contra del proyecto republicano, considerado demasiado blando por algunos sectores.
Daniel Garza
Opinión

Director de la Iniciativa LIBRE.

La política no debería detener la reforma de salud

La política no debería detener la reforma de salud

“Con millones de personas sufriendo por altos costos, menos opciones y coberturas que no pueden utilizar, una cosa esta clara: Obamacare está fallando”.

Manifestación conservadora en contra del proyecto republicano, considera...
Manifestación conservadora en contra del proyecto republicano, considerado demasiado blando por algunos sectores.

Se suponía que el Affordable Care Act –Obamacare– debía mejorar el acceso a una atención sanitaria de calidad en este país. Pero cuando analizamos las pruebas, los pésimos resultados que nos ha rendido este monstruoso programa federal vemos que no están funcionando como fue prometido.

Por casi veinte años Gallup ha estado preguntando Gallup ha estado preguntando a los estadounidenses sobre sus preocupaciones en relación con la disponibilidad y la asequibilidad del sistema de salud. En 2008 –antes de que el presidente Barack Obama fuera elegido con la promesa de hacer el sistema de salud más asequible– 83% de los norteamericanos decían estar “muy preocupados” o “preocupados”. Nueve años y una profunda reforma después, el número es esencialmente el mismo: 82%. Una mejora mínima después de haber malgastado miles de millones de dólares.

publicidad

Al evaluar la situación de manera adecuada, la principal razón por la cual la preocupación ha durado es que, a pesar de las intenciones de sus partidarios, Obamacare no ha hecho que los seguros médicos sean más asequibles.

De hecho, el gobierno reporta que las primas individuales de seguro crecieron en promedio 105% entre 2013 y 2017. En los 39 estados que usan HealthCare.gov, los promedios de las primas mensuales crecieron más del doble –pasando de 232 a 476 dólares en el mismo periodo­–.

Y eso sin mencionar que los planes con altos deducibles se están volviendo más y más comunes –lo que significa que las personas deben usar más de su propio dinero antes de poder sacar ventaja de su póliza de seguro–. Estos deducibles absurdamente altos disuaden a muchos de acceder a un cuidado de calidad Pero estas complicaciones no parecen persuadir a los demócratas de lo que realmente está en juego. Y es que corremos el riesgo de ver sucumbir este programa con los ojos abiertos si no hacemos algo por reformarlo ya que es económicamente insostenible.

Ante esta indiferencia y complicidad testaruda de la izquierda también estamos viendo que, en general, la porción de hispanos sin cobertura en el total de la población no asegurada pasó del 29% en 2013 al 40% en 2016.

Haciendo las cosas peores para aquellos que tienen seguro, las prácticas privadas con frecuencia no aceptan los planes ofrecidos por los intercambios de Obamacare, con el resultado de que muchos latinos han experimentado reducciones en sus opciones de clínicas y doctores.

publicidad

Incluso cuando van al doctor hay estudios que muestran que los hispanos reciben servicios ineficientes a precios más altos que sus contrapartes caucásicos. Esta deficiencia flagrante debería ser intolerable y provocar cambios inmediatos. Pero hasta hora, los izquierdistas solo parecen servir como apologistas partidistas al no reconocer las fallas de este programa.

Menos acceso, menos opciones y pobres resultados de salud son asuntos que han plagado a Medicad también. Antes de la expansión de Medicaid por medio de Obamacare, algunos estudios mostraban que los pacientes de Medicaid “tenían los peores resultados de salud de cualquier otro grupo en Norteamérica –mucho peores aquellos con seguro privado y en algunos casos, peores que quienes no tenían seguro–.”

Después de la expansión bajo Obamacare, el Medicaid cubre a más de 74 millones de personas a nivel nacional, pero un estudio del New England Journal of Medicine mostró que mientras las tasas de personas sin seguro cayeron en los estados donde Medicaid fue expandido, no hubo “cambios significativos en la probabilidad de una visita al doctor… o el estatus de salud para aquellos cubiertos por el programa”. “Los desafíos en el acceso al cuidado de salud persisten” concluía el reporte.

La cobertura de salud no es lo mismo que acceso a cuidados de calidad. A pesar de las promesas, costosas regulaciones, créditos fiscales y mandatos, el cuidado de la salud sigue siendo caro y estado fuera del alcance, igual que antes de la ley. Claramente, esta ley no está funcionando como fue prometido a nuestra comunidad.

publicidad

Los estadounidenses pueden –y lo hacen– estar en desacuerdo sobre cuál es la solución adecuada a los desafíos de nuestro sistema de salud. Pero con millones de personas sufriendo por altos costos, menos opciones y cobertura que no pueden utilizar, una cosa esta clara: Obamacare está fallando.

Mientras Obamacare amenaza la salud, la felicidad y el bienestar de millones de estadounidenses, algunos políticos continúan apoyando la ley e intentando endosar su fracaso a los oponentes que acertadamente predijeron que no funcionaría.

Los señalamientos en el sentido de que los oponentes de la ley están saboteándola son sencillamente falsos. Por ejemplo, la administración Trump decidió continuar pagando los subsidios de seguro que la administración Obama comenzó a realizar sin tener la autorización legal. Si los oponentes realmente quisieran sabotear la ley estos subsidios ilegales podrían ser descontinuados rápidamente.

Los partidarios del presidente Obama hicieron promesas hicieron promesas ilusorias acerca de los beneficios que su reforma rendiría. Habiendo alterado el mercado privado de seguros, ahora les deben a los estadounidenses más que petulancia partidista y una oposición que apunta solo a ganar puntos políticos.

Es momento de acabar con pretensiones partidistas si aspiramos a mejorar el sistema de salud. Y es que apenas comienzan los retos que presagian el advenimiento de desafíos muchos más graves si no actuamos inmediatamente.

publicidad

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad