publicidad
Daniel Garza
Opinión

Director Ejecutivo de la Iniciativa LIBRE.

Es hora de volver a poner el poder en manos de familias e individuos

Es hora de volver a poner el poder en manos de familias e individuos

“Si seguimos empoderando a los políticos, dando más control a los burócratas federales y enriqueciendo las arcas de Washington, aseguraremos un futuro menos próspero para todos”.

Congreso de EU

El pueblo estadounidense enfrenta retos políticos importantes que estamos abordando a través de nuestros funcionarios electos en formas que a veces no son las mejores. El debate suele ser cargado y emocional. Muchas veces está lleno de pasión y rencor, y a veces parece que nos divide más de lo que nos une.

De muchas maneras, este no es un proceso agradable. Pero cuando nos enfrentamos a retos reales, es necesario buscar soluciones. El cuidado de salud, la inmigración, el malgasto federal, los impuestos, la educación, son debates que están ocurriendo en Washington y en las capitales de los estados para determinar la mejor manera de mover a nuestra nación hacia adelante.

publicidad

Nuestra nación ha enfrentado profundas divisiones en el pasado y siempre hemos trabajado juntos para superarlas. Con el beneficio del tiempo y la distancia, la historia de nuestra nación aparenta ser un éxito ininterrumpido, con una dirección clara y con resultados que aparentan ser casi pre-ordenados. Pero la realidad es que nuestra nación se ha enfrentado a muchas decisiones cruciales, y cuando logramos superar la división política y tomamos las mejores ideas, independientemente de su origen, las cosas marchan bien.

En los próximos años, los latinos jugarán un papel clave en la decisión del camino que tomará Estados Unidos. Nuestra comunidad es bastante joven –casi el 60% de los latinos americanos son millennials es decir, más jóvenes que el promedio–. En los próximos 50 años se proyecta que los latinos llegarán a ser una cuarta parte de la población, una proporción mayor que la de cualquier otro grupo étnico después de los caucásicos. Ya hay más de 6,000 latinos elegidos para ocupar cargos políticos en todo el país, y ese número seguirá creciendo en los próximos años. Estados Unidos contará con la contribución de los hispanoamericanos a un liderazgo astuto, que tome decisiones políticas inteligentes.

Sin embargo, lograr una comunidad hispana fuerte y próspera requiere un enfoque diferente al que hemos estado tomando. Aunque el activismo latino ha abarcado un amplio espectro de opiniones y problemas, muchos de nuestros líderes han adoptado un enfoque centrado en el gobierno. Su trabajo ha abierto nuevas puertas e inspirado a una nueva generación de líderes. Los suyos son logros importantes, y son un testimonio del sacrificio de quienes vinieron antes que nosotros.

publicidad

Pero a pesar de este progreso, esos líderes latinos han alentado el crecimiento del gobierno, una regulación ambiciosa e intrusiva, y un gasto y unos impuestos innecesarios y punitivos. Su apoyo a las soluciones impuestas por el gobierno ha exacerbado el ciclo de la dependencia, sofocado nuestra economía con regulaciones intrusivas, secado el crédito que las pequeñas empresas y evitado que muchos latinos encuentren oportunidades económicas.

Aun hoy en día, muchos líderes latinos en los medios de comunicación, la academia, las organizaciones sin fines de lucro y el sector empresarial expresan su desdén por las soluciones del mercado libre, argumentando que estas políticas exacerban la desigualdad y las barreras a las oportunidades. Pero estas voces ignoran el hecho de que Estados Unidos es la nación más poderosa y próspera de la tierra. Y millones de personas continúan inmigrando aquí en busca de la riqueza y las oportunidades hechas posibles por las ideas pro-libertad consagradas en nuestra Constitución.

Poco a poco, sin embargo, Estados Unidos se ha alejado de estos principios, y estamos sintiendo el dolor económico resultante de la reducción de oportunidades –especialmente entre la juventud latina–. Si seguimos empoderando a los políticos, dando más control a los burócratas federales y enriqueciendo las arcas de Washington, aseguraremos un futuro menos próspero para todos.

publicidad

Es hora de un nuevo enfoque: elegir lo que es correcto en lugar de lo que es fácil y conveniente. Los líderes deben rechazar las políticas que aumentan la dependencia, centralizan el poder y aumentan el tamaño y el alcance del gobierno al mismo tiempo que encadenan el ingenio de las personas y las organizaciones que pueden mejorar este país. En lugar de visiones utópicas de cómo las palancas del gobierno se pueden utilizar para solucionar todos nuestros problemas –si solamente esas palancas tuvieran un poco más de alcance– los latinos deben demandar una nueva estrategia.

Un nuevo capítulo puede comenzar hoy cuando los legisladores en Washington debaten sobre la reforma del sistema de salud. En lugar de depender de los mandatos y reglamentos gubernamentales que han sido claves para la “reforma” del cuidado de la salud en el pasado, es hora de un nuevo enfoque. En lugar de dejar que el gobierno elija el seguro de salud para nosotros, es hora de volver a poner el poder en manos de familias e individuos. Los latinos pueden exigir estos cambios hoy.

Es hora de que nuestra comunidad –joven y vital, y con mucho que ofrecer a esta nación– luche por el individualismo, el empoderamiento y la libre empresa. Al fomentar y capacitar a las personas para que se hagan cargo de sus vidas y para mejorar sus comunidades, podemos conducir a Estados Unidos hacia una nueva era de prosperidad.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad