publicidad

Enrique Acevedo: ¿Tiroteo o terrorismo?

Enrique Acevedo: ¿Tiroteo o terrorismo?

Para el periodista, matar inocentes encaja en la definición de terrorismo

Enrique Acevedo: ¿Tiroteo o terrorismo?
 GettyImages-San-Bernardino-Pra...


Por Enrique Acevedo, presentador del Noticiero Univision, edición nocturna

“Llegaron preparados para hacer lo que hicieron, es como si estuvieran en una misión”.
Jarrod Burguan, jefe de la policía de San Bernardino.

El terrorismo se entiende generalmente como un acto de intimidación o violencia con fines políticos en contra de la población civil. Los hechos ocurridos ayer en San Bernardino en los que al menos 14 personas perdieron la vida y 21 más resultaron heridas fueron planeados y ejecutados con un grado de violencia que intimida a cualquiera. 

Además, en un país en el que en promedio se ha registrado más de un tiroteo masivo a diario en lo que va del 2015, y en el que la industria armamentista representa uno de los grupos de interés más poderosos en Washington, lo que pasó en el Centro Regional Inland tiene un profundo significado político. No obstante para muchos resulta prematuro llamar a esta masacre un acto de terrorismo. ¿Por qué?

El argumento más sensato señala que al menos hasta el momento en el que escribí esta columna, no se conoce con certeza cuál fue la motivación de los agresores –hasta tres, según la policía–, y por lo tanto es imposible establecer si San Bernardino fue un atentado o un tiroteo más.

Las autoridades encargadas de revisar los hechos decidirán qué rumbo toma la investigación y qué cargos presentan contra los responsables. Oficialmente ellos tienen la última palabra sobre lo que pasó en un lugar creado para ayudar a cientos de personas con discapacidad.

publicidad

De acuerdo con el reporte preliminar, los atacantes utilizaron equipo profesional para cumplir su objetivo. Armas largas, explosivos, máscaras y chalecos blindados.

Testigos hablan de una acción coordinada y concentrada en un área específica, aunque la policía encontró artefactos explosivos en tres puntos del edificio.

Una versión apunta a que los hechos derivaron de algún tipo de confrontación laboral registrada horas antes de la masacre en la que habría estado involucrado Syed Rizwan Farook, un inspector ambiental de 28 años, señalado como presunto responsable de lo ocurrido, junto a su esposa Tashfeen Malik, de 27 años de edad.

El terrorismo doméstico en los Estados Unidos no es un fenómeno atípico. Desde la bomba en el edificio Los Angeles Times, en 1910, pasando por la de Wall Street, en 1920; el Unabomber, entre 1978 y 1995; Oklahoma City en 1995, y el Centennial Olympic Park, en 1996, hasta el reciente tiroteo en la iglesia Emanuel AME en Carolina del Sur, este año, ha habido numerosos incidentes incluso antes que la Ley “USA PATRIOT” le diera una definición legal.

Como ya es costumbre, los republicanos tratan de evitar cualquier debate que huela al control a la venta y posesión de armas en este país.

Algunos, como el presidente de la cámara de representantes Paul Ryan, apuntan a la salud mental de los agresores, sin duda un tema importante en el camino hacia una solución pero, no suficiente por sí solo.

publicidad

Otros, entre ellos el precandidato que encabeza las encuestas, Donald Trump, piden mayor acceso a las armas como medida de prevención.

Muchos de los políticos que han expresado su solidaridad con la comunidad de San Bernardino aceptan contribuciones del NRA y protegen sus intereses desde el Congreso.

El liderazgo del Presidente Obama en el tema parece haberse desinflado con el paso del tiempo y se limita a condenar lo sucedido en un discurso que podría repetirse cambiando solo el lugar y el número de víctimas en cada caso.

Alrededor de 462 personas han muerto y mil 314 han resultado heridas en lo que va del año en incidentes como los registrados en Charleston, Roseburg y apenas la semana pasada en una clínica de salud reproductiva para la mujer ubicada en Colorado Springs, de acuerdo con estadísticas publicadas por el New York Times.

San Bernardino probablemente pase a ser parte de esta estadística pero, en mi opinión, la masacre de un grupo de inocentes en esa comunidad californiana encaja en la definición de terrorismo y la identidad, religión o motivación política de quienes jalaron el gatillo, no debe hacer la diferencia, solo sus acciones.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad