publicidad
El papel del portavoz presidencial, Sean Spicer, se ha visto reducido a un mínimo.
Daniel Morcate
Opinión

Miembro de la unidad política de Univision Noticias.

Donald Trump margina a la prensa

Donald Trump margina a la prensa

“Los gobernantes mitómanos, es decir, mentirosos y manipuladores como Trump, siempre tienen adeptos. Pero solo pueden mantenerse en el poder usándolos como armas arrojadizas contra el resto de los gobernados”.

El papel del portavoz presidencial, Sean Spicer, se ha visto reducido a...
El papel del portavoz presidencial, Sean Spicer, se ha visto reducido a un mínimo.

El escándalo por la injerencia rusa en nuestras elecciones ha exacerbado la desconfianza del presidente Trump y sus asesores en la prensa y el público. Trump apenas ofrece conferencias o entrevistas por temor a que le pregunten sobre el embarazoso tema. A lo sumo, alguno que otro reportero logra gritarle a distancia si confirma que lo están investigando por obstrucción de justicia o colusión con el Kremlin. Y el presidente prefiere tuitear sus mensajes porque ese fácil expediente no implica recibir preguntas incómodas. De vez en cuando, convoca a la Casa Blanca a anfitriones de Fox & Friends, el programa matutino de la Cadena Fox. En realidad, son relacionistas públicos que se hacen pasar por periodistas, le sirven de caja de resonancia y hacen su apología. El departamento de comunicaciones de la presidencia anda al garete, más ocupado en deformar la verdad y apañar al mandatario que en informar a los estadounidenses. El gobierno intenta así saltarse a la torera a los periodistas, los mediadores del público, para poder gobernar sin consentimiento de los gobernados, especialmente a medida que se erosiona su capital político y apoyo popular.

publicidad


El portavoz presidencial, Sean Spicer, ha visto cómo se reduce su papel a un mínimo luego de haber despilfarrado su credibilidad defendiendo los exabruptos y mentiras de su jefe . Sus conferencias de prensa y las de su segunda, Sarah Huckabee Sanders, cada vez duran menos. La mayoría se lleva a cabo sin cámaras de televisión ni fotográficas. En algunas se prohíbe grabar audio. Cuando se le preguntó sobre estas medidas más típicas de una dictadura que de la democracia más antigua del Planeta, Spicer culpó a los periodistas. “Los reporteros iracundos quieren ser estrellas de youtube”, manifestó con resentimiento. Huckabee a su vez agita sin pudor las pasiones de los seguidores de Trump contra los periodistas, a quienes acusa de mantener vivo lo que llama “el engaño sobre Trump y Rusia”.

Se dice que el gobierno de Trump en realidad carece de una estrategia de comunicaciones. Pero yo creo que la tiene; y que no se diferencia mucho de la que usan las tiranías. Consiste en un barraje constante de propaganda y falsificaciones de la realidad y la verdad. El objetivo es evitar que los estadounidenses se den cuenta de sus errores y excesos y apoyen al gobierno. Socavar la confianza de la gente en la información y en los profesionales de la información, que son los periodistas, permite a los gobernantes violar las leyes, ejercer la corrupción, mentir y manipular la opinión pública sin temor a ser considerados responsables ni a perder el poder.

publicidad

Los engaños sistemáticos que practican Trump y sus asesores golpean la esencia misma de nuestra democracia. Les permiten ignorar el derecho moral y constitucional que tienen los estadounidenses a tomar decisiones importantes sobre sus vidas –como la de por quiénes y por qué votar– estando debidamente informados. La falsificación de la realidad ayuda a gobernantes descarriados como Trump a disimular sus errores, manipular el descontento popular contra sus críticos y retener el poder. Precisamente por esto último gran parte del Partido Republicano le hace el juego, para poder compartir el poder con él, sin importarle el grave daño que su gobierno le inflige a la nación y a la legalidad democrática. Irónicamente, las mentiras frecuentes también impiden que el gobierno articule mensajes constructivos sobre lo que desea hacer para mejorar al país.

Por estos y otros motivos, las consecuencias del gobierno de Trump pudieran ser devastadoras para Estados Unidos, especialmente si su gobierno se prolonga varios años. Los gobernantes mitómanos, es decir, mentirosos y manipuladores como Trump, siempre tienen adeptos. Pero solo pueden mantenerse en el poder usándolos como armas arrojadizas contra el resto de los gobernados. Independientemente del éxito que tengan en esta maniobra, en una democracia los gobernantes mentirosos fomentan la incredulidad y el cinismo entre los votantes, quienes llegan a conclusiones peligrosas, tales como la de que “todos los políticos mienten” o “todos distorsionan los hechos” para gozar del poder. Esto a la vez se traduce en indiferencia hacia la vida pública y en abstención en las urnas. También dificulta el que la gente responda cuando llega el momento de hacer sacrificios comunes.

publicidad

Ese es, por desgracia, el Estados Unidos que labran Trump y sus secuaces. Para tener éxito en el empeño, sin embargo, tendrán que destruir o desmoralizar primero a la prensa libre y democrática que, de lo contrario, no cesará de exponerlos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad