publicidad
El Papa Francisco pronuncia un discurso ante el Congreso de Estados Unidos. 

Daniel Garza: Actuar en el mensaje del Papa Francisco

Daniel Garza: Actuar en el mensaje del Papa Francisco

Daniel Garza opina sobre el sistema que más ayuda a los pobres y pone el foco de vuelta en el servicio que cada uno puede ofrecerles a los demás.

El Papa Francisco pronuncia un discurso ante el Congreso de Estados Unid...
El Papa Francisco pronuncia un discurso ante el Congreso de Estados Unidos. 

Por Daniel Garza (*)

publicidad

Millones de hispanos en Estados Unidos están concentrados esta semana en la llegada del primer Papa del Nuevo Mundo. Es el primer Pontífice latinoamericano y visita los Estados Unidos por primera vez en su vida. No hay dudas de que los ojos del mundo están puestos aquí, y millones de personas están reflexionando sobre su mensaje.

El Papa Francisco ha hablado apasionadamente acerca de la “ cultura de lo descartable”, que parece darle poco valor agregado al ser humano, tratando a las personas como bienes descartables. Más y más personas parecen ser dejadas de lado por una cultura que está muy ensimismada. Lo vemos en las noticias a diario, pero el Papa ha hablado además de cuán importante es el trabajo simple. Ha dicho que el empleo “dignifica a una persona”. No es solo un modo de lograr ganancias económicas, porque sin empleo, “la dignidad se vería dañada”. En particular, para los jóvenes de hoy, caer en el desempleo significa un desaliento crónico, o aun peor, la apatía.

Siendo que este mensaje es de algún modo tan simple, y de otro modo tan complejo, se ha generado mucho debate y discusión alrededor de él. ¿Cómo deben responder los católicos latinos? Y para una audiencia aún más grande, ¿Cuál es la mejor manera de formar una cultura que honre la dignidad de cada persona y, a la vez, trabaje para el bien común? ¿Qué sistema ayuda a los más pobres entre nosotros y pone el foco de vuelta en el servicio que cada uno puede ofrecerles a los demás?

publicidad

Aplaudo al Papa Francisco por traer al espacio público estos temas, pero la realidad es que no hay respuestas simples. Y quizás así sea como deba ser cuando hablamos de un orden creado por seres humanos que tienen falencias. Pero no debemos olvidar el rol que el libre mercado ha tenido en esta parte del mandato: sacar a millones de personas de la pobreza. Mientras no se pueden cambiar los corazones, el libre mercado es la herramienta más poderosa que hemos encontrado para asegurar que millones que alguna vez tuvieron miedo a la hambruna, hoy al menos tienen un pan diario sobre su mesa para sobrevivir.

De hecho, el mundo ha visto una suerte de milagro en las últimas décadas. Hace poco tiempo, en 1970, una de cada cuatro personas en el mundo vivía y moría con menos de un dólar al día. En las décadas desde entonces, cayó el comunismo, y cientos de millones de personas alrededor del planeta pudieron ser libres para pensar, trabajar y vivir como escogieran. Sorprendentemente, para algunos, el colapso del control del Estado y programas comprensivos no llevaron a un aumento en la pobreza. Por el contrario, la pobreza se desplomó. Los índices mundiales de pobreza cayeron 80 por ciento hacia 2006, cuando las personas descubrieron que podían utilizar sus talentos como quisieran, en lugar de como el gobierno dictaba. La inequidad global disminuyó a medida que los estándares de vida crecieron.

publicidad

Fue el sistema de libre mercado estadounidense el que hizo posible que mis padres pudieran prosperar desde el trabajo en los campos y huertos, donde laboraron durante 20 años. Ningún otro sistema ha hecho realidad más sueños y ha transformado más vidas que el capitalismo. Hasta me atrevería a apostar que nada ha creado más miseria, ruina y opresión que las fallidas teorías socialistas de los regímenes totalitarios.

Basta ver la riqueza generada en las naciones más libres de la tierra. El último reporte del Instituto Fraiser hace un ranking en el que Hong Kong sale primero entre 157 países y territorios, con un puntaje de 8,97 sobre 10. Singapur quedó en segundo lugar una vez más, con un puntaje de 8,52. Otras naciones entre las diez mejor posicionadas son Nueva Zelanda, Suiza, los Emiratos Árabes, Mauritania, Jordania, Irlanda, Canadá y el Reino Unido. Estos países están, en gran medida, sobrepasando el crecimiento económico de aquellas naciones donde hay menos libertad económica. Por el contrario, las mediciones para buena parte de medio oriente y el norte de África están entre las peores del mundo cuando se mide el crecimiento económico y la salud ambiental.

¿A que nos referimos cuando hablamos de libertad de mercado? Puesto de manera simple, es la habilidad individual de la gente de decidir por ellos mismos cómo y qué tipo de trabajo buscar. Ellos deciden como usar sus talentos, y determinar dónde y de qué manera vender sus productos o su trabajo. En un mercado libre, esto se realiza sin necesidad de tener impuestos onerosos, y sin que el gobierno se entrometa en el camino, coartando sus sueños con leyes.

publicidad

El gobierno solo debe entrometerse en las elecciones y las acciones de la gente libre cuando sea estrictamente necesario. Los millones de americanos que trabajan duro cada día para poder hacerse cargo de sus necesidades, apoyar a sus familias y ahorrar para el futuro, tienen el derecho de quedarse con los frutos de su trabajo y de utilizar los talentos que Dios les dio donde consideren que mejor encajan. Mientras que sabemos que el gobierno es necesario, también es cierto que un gobierno que crece demasiado y se vuelve demasiado poderoso nos quita dignidad, hace crecer la pobreza e impone una consciencia colectiva por sobre nuestra propia consciencia individual.

Lo esencial es lograr un balance. Mientras el Papa Francisco les habla a los fieles católicos y proclama el mensaje de amor y respeto por el otro durante su histórica visita a los Estados Unidos, también nos fuerza a cada uno de nosotros a considerar cuidadosamente cuál es el camino que queremos elegir para que esto ocurra.

(*) Daniel Garza es Director Ejecutivo de Iniciativa LIBRE, una organización comunitaria no partidista, y sin fines de lucro, que promueve los principios y valores de la libertad económica para empoderar a la comunidad hispana de Estados Unidos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad


publicidad
Contenidos Relacionados
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad