publicidad
El presidente electo Donald Trump mientras se dirigía a un grupo de seguidores en un mitin en Grand Rapids, Michigan, el 8 de noviembre de 2016, víspera de la elección
Sofía Espinoza Álvarez
Opinión

Autora, investigadora, criminóloga y legista. Promotora de la educación, los derechos y el empoderamiento humano.

10 mitos de odio, racismo, discriminación y xenofobia detrás del triunfo de Trump

10 mitos de odio, racismo, discriminación y xenofobia detrás del triunfo de Trump

“El racismo es un factor significativo y orientador en la retórica política, que alentó a una gran parte de los votantes en la elección de 2016 a votar de manera pasional y desinformada por el engañoso discurso de odio del magnate Donald Trump”.

El presidente electo Donald Trump mientras se dirigía a un grupo de segu...
El presidente electo Donald Trump mientras se dirigía a un grupo de seguidores en un mitin en Grand Rapids, Michigan, el 8 de noviembre de 2016, víspera de la elección

El propósito de este artículo es destacar cómo se usan ciertos mitos para provocar pasiones de odio, racismo, discriminación y xenofobia, a fin de mantener la supremacía blanca y, a la vez, sostener el disimulado mito de la virtud y la sublimidad del ciudadano blanco.

Basándome en el déficit de erudición que abordó Donald Trump en sus discursos de odio durante la reciente campaña electoral, listaré algunos de los mitos que son vistos como focalmente problemáticos con respecto a la raza y la diversidad. Relevo y expongo cómo el racismo es un factor significativo y orientador en la retórica política, que alentó a una gran parte de los votantes en la elección de 2016 a votar de manera pasional y desinformada por el engañoso discurso de odio del magnate Donald Trump.

publicidad

Los 10 mitos abordan la ley y la criminalidad, la economía, la demografía racial y los impactos sociales de los inmigrantes en los Estados Unidos, anclados en la supremacía blanca, que son un factor perjudicial hacia los más vulnerables.

1. Vivimos en una sociedad posracial

Falso. La campaña electoral de Donald Trump destapó el racismo y la xenofobia de clóset, al grado de mover masas con vehemencia mediante un discurso de odio y resentimiento que fue utilizado en forma atinada para ganar la presidencia de Estados Unidos. Con certeza, no todo lo que predicaba Trump lo sentía o creía posible particularmente, pero continúo evangelizando por los senderos xenofóbicos, cosechando con esmero y en simpatía los prejuicios racistas y misóginos latentes en la sociedad actual, para culminar convirtiéndolos en votos a su favor. Trump y sus asesores sabían probablemente mejor que nadie que aún no vivimos en una sociedad posracial, y evidentemente lo utilizaron a su favor. Siglos de segregación racial de facto y de iure han llevado a los estadounidenses blancos, en particular, a creer que cualquier presencia de personas de color lleva a la contaminación de su espacio vital. Esto se refleja en los intentos de los blancos de segregar a los negros durante la era de Jim Crow, y en cómo los latinos continuamos experimentando niveles significativos de segregación, discriminación y odio en la actualidad.

publicidad

2. La mayoría de los inmigrantes están en los Estados Unidos ilegalmente

Falso. Este mito es factualmente incorrecto: una parte significativa de los inmigrantes, más de 30 millones de los 40 millones en total, están autorizados para estar en los EEUU. según el Centro de Investigación PEW. Sin embargo, los datos estadísticos raramente triunfan sobre los fundamentos ideológicos de la supremacía blanca. Centralmente, este mito se basa en décadas de retórica negativa sobre la inmigración latina a los Estados Unidos, y sobre dicho discurso se basa y surge el miedo y la ansiedad de los blancos a una supuesta invasión inmigrante: un equivocado temor a la pérdida de recursos, poder, control y dominio.

3. La mayoría de los inmigrantes vienen de América Latina

Falso. Según un informe reciente la ola moderna de inmigración asiática ha alcanzado un récord de esa población en Estados Unidos: 18.2 millones en el 2011, equivalente el 5.8% de la población total estadunidense, en comparación con menos del 1% que representaba en el 1965. Para el 2065, se espera que los latinos constituyan el 31% del total de inmigrantes en Estados Unidos. Los asiáticos, por su parte, constituirán 38% de total de inmigrantes superando a cualquier otro grupo étnico.

4. La inmigración latina va en aumento

Falso. Según el informe del Centro de Investigación Pew, la inmigración latina entre 2000 y 2010 disminuyó casi un 30%, y en la actualidad nos encontramos ante “zero net migration” mexicana (migración neta de valor cero), mientras que la inmigración asiática aumentó casi un 20%. Pero, ¿por qué continúa el mito de que la mayoría de los inmigrantes proceden de América Latina? Observando cómo se racializan los asiáticos y cómo se racializan los latinos, vemos que las suposiciones con respecto a una minoría de asiáticos como modelos a seguir moldean unas percepciones totalmente opuestas, lo cual resulta en un enfoque negativo y criminal hacia los inmigrantes latinos.

publicidad

5. Los inmigrantes son criminales

Falso. Específicamente, los inmigrantes asiáticos son vistos como científicos e ingenieros y modelos a seguir en comparación a cómo son catalogados otros inmigrantes, señalando en particular a los mexicanos como criminales y traficantes de drogas. Esto no quiere decir que los inmigrantes asiáticos sean percibidos y tratados como ‘iguales’ a los blancos, sino que los procesos de racialización son diferentes para diferentes categorías raciales; pero, sin embargo, son perjudiciales para ambos grupos.

Adicionalmente, el mito de un incremento de inmigrantes latinos “indocumentados” que cruzan “ilegalmente” la frontera sirve para apoyar la idea de una invasión inmigrante y una población blanca atacada. En muchos sentidos, este mito apoya otros mitos que brindan la base para un enfoque negativo y criminal hacia los inmigrantes latinos.

Un estudio del sociólogo y criminólogo Martin Guevara Urbina, encontró que, entre los hombres jóvenes, las tasas de encarcelamiento son las más bajas entre los inmigrantes. Esto es cierto independientemente de la etnia o el nivel educativo, incluso para mexicanos, salvadoreños y guatemaltecos que forman la mayoría de la población indocumentada. En 2000, la tasa de encarcelamiento de los jóvenes inmigrantes era solo del 0.7%, cinco veces menor que la tasa de encarcelamiento de 3.5% entre los jóvenes nacidos en Estados Unidos. Para ver cifras adicionales consulta el artículo: Desmintiendo el mito: los inmigrantes no cometen más delitos que los nacidos en EEUU.

publicidad

6. Los inmigrantes afectan negativamente la economía de Estados Unidos

Falso. Varios estudiosos señalan que la mano de obra inmigrante rara vez perjudica la economía de Estados Unidos. En el caso del Programa Bracero, la inmigración contribuyó con una fuerza laboral a un Estados Unidos empobrecido considerablemente. Hoy en día, la mano de obra inmigrante está cumpliendo la misma tarea. Con la generación de los Baby Boomers fuera del mercado laboral y drenando el seguro social, una nueva población de trabajadores debe llenar ese vacío. Los inmigrantes, una vez más, vienen al rescate de Estados Unidos como lo hicieron durante la Segunda Guerra Mundial con el Programa Bracero, pero son erróneamente conceptualizados como el desagüe principal del estado de bienestar de Estados Unidos, a pesar de que la mayoría de los individuos que drenan los programas estatales y federales de asistencia social son estadounidenses blancos.

Los datos del censo, junto a estudios de la Asociación para una Nueva Economía Americana, estiman que las empresas propiedad de los inmigrantes “generan más de 775,000 millones de dólares en ingresos, 120,000 millones en nómina y 100,000 millones en ingresos de ganancia, empleando a uno de cada 10 trabajadores estadounidenses y constituyendo 28% de todas las nuevas empresas estadounidenses en el 2011”. Las cifras anteriores dejan claro que los inmigrantes se han convertido en el chivo expiatorio de Estados Unidos.

publicidad

7. Los inmigrantes le quitan el trabajo a los ciudadanos Americanos

Falso. Al igual que los otros mitos señalados en esta publicación, el mito del robo de trabajo del inmigrante y el de los desagües económicos apoyan en gran medida la narrativa de la supremacía blanca, ya que eluden la proporción de blancos que aprovechan los servicios sociales en comparación con las personas de color, y restan atención a la devastación de la economía de Estados Unidos provocada por los hombres, en su mayoría blancos, que perpetran prácticas empresariales y/o bancarias maliciosas.

Sin embargo, los inmigrantes proporcionan un importante servicio laboral a EEUU, ya que representan una parte significativa de la mano de obra pesada y, a medida que envejecen las poblaciones blancas, los inmigrantes suplen las posiciones y aportan a la economía. Y contrario a la creencia popular, los inmigrantes se suman a los ciudadanos nacidos en Estados Unidos para ser tomadores de riesgo y abrir sus propios negocios. Según el índice Kauffman de actividad empresarial, “los inmigrantes tenían más del doble de probabilidades de iniciar negocios en el 2010 que los mismos nativos”.

8. Los inmigrantes y los hispanos drenan los servicios de asistencia social

Falso. Este mito culpa a los inmigrantes por múltiples problemas en los Estados Unidos, y es necesario recordar que este país tiene una historia de programas de asistencia social que beneficiaba solo a blancos.

publicidad

De hecho, los inmigrantes indocumentados no son elegibles para beneficios públicos federales tales como Social Security, Supplemental Security Income, Temporary Assistance for Needy Families, Medicaid, Medicare, y/o food stamps. Incluso, la mayoría de los inmigrantes legales no pueden recibir estos beneficios hasta que hayan permanecido en EEUU por cinco años o más, independientemente de cuánto hayan trabajado o pagado en impuestos en los Estados Unidos.

Aún más, en la actualidad 90% de los beneficiarios de programas de asistencia social no son hispanos; la lista de quien recibe ayuda social en Estados Unidos es encabezada por blancos. En general, esta mitología resta valor a la realidad de que fueron los hombres blancos, no los inmigrantes latinos, quienes crearon y contribuyeron a los muchos problemas en la economía estadounidense. En contraste, los inmigrantes proporcionan un impulso significativo a la economía de Estados Unidos.

9. Los inmigrantes no contribuyen al pago de impuestos

Falso. Los inmigrantes latinos proporcionan un importante servicio laboral a los EEUU, ya que representan una parte significativa de mano de obra para una economía con una tasa de natalidad blanca decreciente y una población cada vez más envejecida. A medida que envejecen las poblaciones blancas de los diversos sectores de trabajos de mano de obra, los inmigrantes suplen las posiciones y aportan a la economía a través de su pago de impuestos salariales, impuestos locales e impuestos estatales. Dicho aporte, por parte solamente de inmigrantes indocumentados, equivale a 11,600 millones de dólares anuales de impuestos recaudados. Si fuera de otro modo, flaquearía la economía sin el impulso laboral y el aporte económico de los inmigrantes.

publicidad

10. Los inmigrantes anteriores (los europeos blancos) llegaron a los EEUU legalmente y deben entenderse como un modelo a seguir para todos los inmigrantes

Falso, para aquellos que invocan el mito que los “inmigrantes anteriores” son “el grupo de europeos blancos” que supuestamente descubrió América e hizo grandioso a EEUU. Evidentemente, los grupos diversos de europeos que arribaron en ese entonces son los ancestros de los estadounidenses de hoy en día. Pero un punto crucial que normalmente no se menciona en relación con este mito es que todos estos grupos de inmigrantes de múltiples nacionalidades se catalogaron como uno solo (blancos) en ese entonces. Siendo que, si eran lo suficientemente blancos por fenotipo, accedían a la ciudadanía; y si no, esta era otorgada poco tiempo después de llegar a los Estados Unidos. Se debe mencionar que las leyes que rigieron el acceso de estos grupos fueron significativamente diferentes a las leyes que rigen actualmente el acceso a la ciudadanía estadounidense.

El acceso a la ciudadanía hoy en día requiere cientos de horas dedicadas a tratar con las burocracias, años de residencia permanente, verificación de antecedentes penales, y un papeleo complejo. La ciudadanía basada en los precedentes históricos fue significativamente más fácil para los inmigrantes blancos europeos, y si uno estaba en la primera ola de invasores europeos en 1492, todo lo que se necesitaba era una pistola.

publicidad

En conclusión

Hay muchos mitos y discursos que circulan sobre los inmigrantes en los Estados Unidos. Y son demasiado numerosos para capturarlos en su totalidad en el presente artículo de opinión, pero los mitos que resalto son los más frecuentes e importantes para reflexionar acerca de cómo la inmigración y las cuestiones raciales son conceptualizadas por muchos ciudadanos de EEUU. Lo más importante, y lo que se logra rescatar, es exponer la fábula vs. la veracidad de estos mitos que, por lo general, no son ciertos, sino una mera construcción de quimera xenofóbica.

Nota: Debe ser entendido que el racismo está profundamente arraigado en el sistema jurídico estadounidense, con un objetivo primario: el mantenimiento de la supremacía blanca. Por lo tanto, los factores sistémicos y estructurales que configuran la raza en los Estados Unidos y su sistema jurídico han llevado al encarcelamiento desproporcionado de muchas personas de color y de inmigrantes. La erudición racial sobre la interacción social entre las personas de color y los blancos demuestra claramente que la distribución del poder social es consistentemente asimétrica y favorece a los blancos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad