publicidad
.

Microsoft planea instalar centros de datos “verdes” en el océano logo-no...

Microsoft planea instalar centros de datos “verdes” en el océano

Microsoft planea instalar centros de datos “verdes” en el océano

El gigante informático plantea desplegar estos sistemas bajo el agua para reducir el consumo de energía.

Microsoft planea instalar centros de datos “verdes” en el océano natick.jpg

Microsoft cree haber encontrado una solución para el cada vez mayor gasto energético de los centros de datos (los sistemas donde se almacenan y procesan los datos): sumergirlos en el océano. Esta es la idea del proyecto Natick anunciado este lunes por el grupo estadounidense.

“El proyecto Natick es un enfoque radical a cómo desplegamos los centros de datos. Básicamente, lo que hacemos es desplegar centros de información 'verdes' en el océano, mar adentro", asegura en un video de la compañía el director del proyecto, Ben Cutler, que asegura que el objetivo general es ser capaces de colocar una de estas instalaciones en cualquier parte del mundo en menos de 90 días.

publicidad

El aumento de la computación en la nube hoy en día, es decir, de los servicios online que permiten a un usuario utilizar o almacenar información a la que llega con un ordenador o un teléfono móvil está multiplicando el gasto energético de los centros de datos (tanto para su funcionamiento como por la necesidad de refrigeración de los aparatos).

"Ir bajo el agua podría resolver varios problemas al introducir una nueva fuente de energía, reducir enormemente los costos de refrigeración, reducir la distancia con las poblaciones conectadas y hacer que la instalación de los centros de datos sea más simple y más rápida", indicó el grupo en su blog oficial.

Microsoft afirma que la mitad de la población mundial vive a menos de 124 millas (200 km) de una costa, y que un centro de datos submarino también podría funcionar con la energía de las olas y mareas, mientras que las temperaturas frescas del agua asegurarán una refrigeración automática de los sistemas informáticos.

Un centro de datos representa generalmente una potencia informática y un desprendimiento de calor correspondiente a centenares o incluso miles de computadoras.

La idea inicial fue de Sean James, un especialista en centros de datos de Microsoft que trabajó previamente durante tres años en los submarinos de la Marina estadounidense.

publicidad

"Yo vi cómo podemos poner electrónica sofisticada bajo el agua, y mantenerla protegida del agua salada", comentó James en el blog de Microsoft.

El proyecto Natick busca determinar la viabilidad de estos potenciales centros de datos submarinos.

El año pasado se realizó una primera prueba con la inmersión de un prototipo durante tres meses en el océano Pacífico, a cerca de un kilómetro de las costas, donde todavía podía ser conectado a una red electrónica normal.

El container de 17 toneladas y de cerca de tres metros de largo por dos contenía un mini-centro de datos con una potencia informática equivalente a cerca de 300 computadores de oficina.

Con la excepción de una verificación mensual por parte de un buzo, el buen funcionamiento de este prototipo pudo ser vigilado a distancia y constantemente gracias a cámaras y de receptores desde la sede de Microsoft en Redmond (noroeste de Estados Unidos), incluso durante el paso de una pequeña ola de tsunami, aseguró la firma.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La nueva sheriff del condado de Travis, Sally Hernández, desató una pelea con el gobernador Greg Abbott al anunciar que su condado no cumplirá ciertos 'detainers' de inmigrantes: "Nuestra cárcel no puede ser vista como un tanque de retención de ICE".
El presidente Donald Trump firmó para iniciar el retiro del propuesto Acuerdo Transpacífico, cumpliendo así con otra de sus promesas de campaña y 18 muertos es el saldo de un sistema de tormentas que han afectado al sur de Georgia y Mississippi.
El portavoz del gobierno de Trump intenta suavizar su relación con los medios tras unas declaraciones polémicas sobre la comparación de multitudes que asistieron a la toma de posesión de Donald Trump el pasado 20 de enero y la de Barack Obama en enero de 2009.
El incidente ocurrió en un avión de Alaska Airlines que cubría la ruta de Baltimore a Seattle. El video fue publicado por Scott Koteskey, un partidario del presidente Donald Trump que venía de celebrar la investidura del magnate inmobiliario.
publicidad