publicidad
Los directores de varios centros contaron que no pueden dormir pensando en lo que viene, con la muy posible revocación del ACA.

La amenaza de la derogación de Obamacare deja a los centros comunitarios de salud en el limbo

La amenaza de la derogación de Obamacare deja a los centros comunitarios de salud en el limbo

La reforma sanitaria ha contribuido a que estos centros, a los que acuden miles de hispanos en todo el país, obtengan mayores reembolsos y ofrezcan más servicios. Hablamos con los directores de cuatro clínicas que dicen estar a la expectativa de lo que pueda ocurrir.

El Federico F. Peña Southwest Family Health Center en Denver es p...
El Federico F. Peña Southwest Family Health Center en Denver es parte de Denver Health, el sistema de seguridad social que cuida a las personas de bajos ingresos en esa ciudad.

Atender a las personas gratis o por muy poco dinero ha sido por décadas la misión de los centros comunitarios de salud en los Estados Unidos. En 2015, una de cada 12 estadounidenses buscó atención en una de estas clínicas: casi 6 de cada 10 fueron mujeres y cientos de miles fueron veteranos.

Las clínicas comunitarias — unas 1,300 en la actualidad— han ampliado sus servicios en los últimos años para atender a las personas que obtuvieron cobertura bajo Obamacare, la Ley del Cuidado de Salud Asequible (ACA). En 2015 estos centros atendieron a 24,3 millones de personas comparado con 19,5 millones en 2010. La mayoría son organizaciones sin fines de lucro con raíces profundas en sus comunidades y cumplen con los criterios para ser centros de salud calificados por el gobierno federal. Esto significa que, cumpliendo con ciertos estándares administrativos y de atención, pueden calificar para subsidios federales y para recibir reembolsos más altos del Medicaid y Medicare.

publicidad

El ACA cambió el juego para estas clínicas: permitió que obtuvieran reembolsos por gran parte de los servicios que ofrecen, porque ahora más pacientes tienen seguro privado o Medicaid. En general, los ingresos en los centros de salud aumentaron, y muchos usaron fondos federales disponibles bajo la ley para expandir sus instalaciones y agregar más servicios, como odontología, atención de urgencia o de salud mental.

Pero con la revocación del ACA que se avecina, los directores de varios centros contaron que no pueden dormir pensando en lo que viene. Hablamos con cuatro de ellos y todos dicen que sus clínicas se encuentran a la espera de que el Congreso debata el futuro de la ley de salud.

  • Saban Community Clinic, Los Angeles, California

Julie Hudman, CEO del Saban Community Clinic, explicó que hay mucho en juego para sus pacientes. “Muchos de los que vemos son adultos solteros. Quizás ellos son más transitorios. Hay pacientes sin techo, que presentan desafíos de salud mental, de conducta. Para ser honesta, son los pacientes más pobres y vulnerables”, dijo.

Antes que el ACA entrara en vigencia, la elegibilidad para el Medi-Cal –la versión del Medicaid en California– dependía de una variedad de factores, incluyendo el ingreso, el tamaño de la familia, el estatus familiar, si había miembros con discapacidades, entre otros. Según el Departamento de Atención de Servicios de Salud de California, bajo Obamacare las personas ahora pueden calificar para el Medi-Cal en base solo a sus ingresos, si el total del hogar es de menos del 138% del nivel federal de pobreza: $16,395 para un individuo y $33,534 para una familia de cuatro.

En 2015 uno de cada 12 estadounidenses buscó atención en los centros com...
En 2015 uno de cada 12 estadounidenses buscó atención en los centros comunitarios de salud.

Antes que entrara en vigencia la reforma de salud, cerca de la mitad de los 18,000 pacientes de Saban no tenían seguro, dijo Hudman. Ellos pagan poco por el tratamiento, tal vez un copago de $5 o $10. Casi todos los pacientes calificaron para Medi-Cal luego que la ley expandió la elegibilidad, explicó, y eso hizo una gran diferencia para las clínicas: el Medicaid les paga alrededor de $200 por cada visita.

En estos días, la mitad de los ingresos del centro proviene de seguros de salud. Ante la posibilidad de perderlos, los planes de Hudman están “entre paréntesis”, así como sus esperanzas de abrir otro centro para expandir la atención gratuita a personas sin techo.

“No puedo correr riesgos”, explicó. “Tengo que estar segura de poder pagar nuestras cuentas y los salarios de nuestro personal”.

publicidad

Hudman dijo que antes de la última elección, "tuvimos mucho impulso para avanzar. Y ahora nos hemos quedado paralizados”. – Rebecca Plevin, KPCC, Los Angeles

  • Jordan Health, Rochester, Nueva York

En los últimos años, la financiación ha estado en aumento en Jordan Health, en Rochester, NY, y por ende la extensión de los servicios que ofrece la clínica.

El impulso de fondos se debe en parte a los mayores índices de reembolso que autoriza el ACA y al aumento del número de pacientes en la clínica que tienen seguro. Sin embargo, Jordan Health, que cuenta con 10 sucursales en la zona, también se ha beneficiado de la inyección de dinero del gobierno federal en lo que se conoce como subsidios de la sección 330 que permiten la expansión de servicios e instalaciones.

Relacionado
salud obamacare
Cuáles son los cambios que los republicanos proponen hacerle a Obamacare
Comparamos la propuesta de ley presentada por los republicanos en la Cámara de Representantes con la legislación vigente —el Affordable Care Act, la ley de salud asequible conocida como Obamacare— para entender qué cosas cambiarán si llega a ser aprobada.

El dinero de la sección 330 otorga a las clínicas calificadas la opción de ofrecer servicios que no son facturables a los planes de seguro. En Jordan Health, los fondos permitieron la contratación de diferentes tipos de profesionales de salud que anteriormente no formaban parte del equipo: dietistas, especialistas en salud mental y coordinadores de atención. Y eso, a su vez, significa que los pacientes pueden obtener cada vez más los diferentes tipos de atención que necesitan en un solo lugar, dijo Janice Harbin, presidente y CEO de Jordan Health.

Casi el 90% de los pacientes de Jordan son de minoría raciales o étnicas y más del 97% vive en o por debajo del 200% del nivel federal de pobreza, según datos recopilados por la agencia federal de Administración de Recursos y Servicios de Salud.

publicidad

"Cuando se trata de una situación de pobreza concentrada", dijo Harbin, "el paciente necesita algo más que ‘OK, permítanme hacerle un chequeo y darle palmadas en la espalda y decirle que haga todas estas cosas que le dije que hiciera’”.

Desde 2013, Jordan Health recibió un aumento de aproximadamente $1 millón, según su coordinadora de donaciones, Deborah Tschappat.

Tschappat dijo que espera que Jordan reciba aproximadamente el mismo dinero anual en 2017, asumiendo que el financiamiento federal para el programa 330 permanezca casi igual. Si los fondos federales se reducen significativamente, podrían perder algunos de sus servicios.

Por ahora, Jordan Health planea "expandir los servicios de manera juiciosa, al tiempo que aumenta la eficiencia y la productividad", dijo Tschappat.

En los próximos meses, Harbin y sus colegas estarán presionando a los legisladores en Albany y Washington, DC, para renovar el financiamiento, incluyendo la donación de 330, que termina en septiembre.

"Estamos acostumbrados a hacer mucho con un poco, pero cada vez más sabemos que necesitamos tener apoyo financiero", dijo Harban. "Y eso nos mantiene despiertos por la noche". - Karen Shakerdge, WXXI, Rochester.

  • Adelante Healthcare, Phoenix, Arizona

Adelante Healthcare ha sido parte de la red de salud en Phoenix durante casi cuatro décadas, cuando sus médicos comenzaron a ayudar a los trabajadores agrícolas en los campos que circundan la ciudad. Pero el ACA permitió a Adelante expandirse como un nuevo negocio.

publicidad

"Adelante ha crecido un 35% en los últimos 12 meses", dijo el doctor Robert Babyar, jefe médico adjunto del centro. "Hemos aumentado la dotación de proveedores casi al doble. Y el número de servicios que ofrecemos se ha duplicado".

Los directores de varios centros contaron que no pueden dormir pensando...
Los directores de varios centros contaron que no pueden dormir pensando en lo que viene, con la muy posible revocación del ACA.

Adelante opera nueve clínicas en el área metropolitana de Phoenix. El lugar donde Babyar se reunió con este reportero incluye áreas de juego para niños y un consultorio dental.

La mayoría de sus 70,000 pacientes son de bajos ingresos y alrededor de la mitad están cubiertos por el Medicaid o KidsCare, la versión de Arizona del Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP). En 2014, Arizona se convirtió en uno de los estados liderados por los republicanos que amplió el Medicaid bajo el ACA. Eso sumó más de 400.000 personas al programa y creó una gran demanda para Adelante.

Los pacientes de bajos ingresos que no tenían seguro antes de la expansión se habían apoyado en las magras tarifas de Adelante. Gran parte de esa población ahora tiene cobertura de salud, ya sea a través del mercado de seguros o del estado.

publicidad

"Eso ofreció más opciones para nuestros pacientes, más especialistas que pueden ver, procedimientos que pueden hacer", dijo Babyar.

A medida que el Congreso se mueve para revocar y reemplazar la ley de salud, Adelante está en un patrón de espera. Se ha retrasado la inauguración de un nuevo sitio hasta finales de este año, a causa de la incertidumbre. Una derogación completa del ACA -sin un reemplazo que mantenga a sus pacientes cubiertos- limitaría cualquier futuro crecimiento, y la atención del nuevo personal y los recursos que ha agregado. No es la primera vez que Adelante tendría que reducir sus servicios por cambios en el Medicaid. En 2010 y 2011, los legisladores de Arizona congelaron la inscripción para su programa CHIP y para adultos sin hijos en el Medicaid. Luego, en 2012, Adelante perdió más de $1 millón.

Babyar dijo que ha llevado varios años agregar nuevos pacientes dentro del sistema y trabajar con los médicos de manera consistente para tratar sus condiciones.

"Todo el progreso que hicimos con esos pacientes para que estén y permanezcan saludables puede desmoronarse muy rápido", dijo Babyar. -Will Stone, KJZZ, Phoenix.

  • Denver Health, Denver, Colorado

Federico F. Peña Southwest Family Health Center, de Denver, es parte de Denver Health, el sistema de seguridad social que cuida a las personas de bajos ingresos.

publicidad

"Definitivamente esta clínica se ha beneficiado con Obamacare", dijo el doctor Michael Russum, quien practica medicina familiar para Denver Health y ayuda a dirigir la clínica. "Y esta población se ha beneficiado de Obamacare por la expansión de Medicaid".

Atender a las personas gratis o por muy poco dinero ha sido por décadas...
Atender a las personas gratis o por muy poco dinero ha sido por décadas la misión de los centros comunitarios de salud en EEUU.

Eso es lo que ayudó a que las finanzas funcionen mientras que Denver Health inauguró una nueva clínica de $26 millones en un vecindario muy pobre en 2016, dijo el doctor Simon Hambidge, director general de salud comunitaria de Denver Health. Con el ACA en acción, agregó, el sistema de salud fue capaz de contar con la nueva clínica teniendo una población de pacientes pagos con seguro que la apoyaron.

Hambidge predijo que el hospital resistirá la tormenta si se anula el Obamacare y hay serios cortes en los programas de redes de seguridad, como el Medicaid y el Medicare, como algunos republicanos han sugerido. Pero probablemente será más difícil abrir nuevas clínicas en otros vecindarios de alta necesidad, admitió.

publicidad

“Vamos a sobrevivir”, dijo Hambidge. "Pero es posible que no podamos expandirnos, porque volveríamos a estar en tiempos menos seguros". - John Daley, Colorado Public Radio

Esta historia es parte de la asociación de informes de NPR con estaciones miembro locales y Kaiser Health News.

La revocación de Obamacare: una amenaza para la salud de las mujeres
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad