publicidad
Dilma Rousseff y Barack Obama en la Casa Blanca.

Obama y Rousseff dejan atrás escándalo de espionaje

Obama y Rousseff dejan atrás escándalo de espionaje

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró que confía en el mandatario de EEUU, Barack Obama, y dio por superada la "crisis".

Dilma Rousseff y Barack Obama en la Casa Blanca.
Dilma Rousseff y Barack Obama en la Casa Blanca.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, aseguró que confía en el mandatario de EEUU, Barack Obama, y dio por superada la "crisis" provocada en la relación bilateral por las revelaciones sobre el espionaje en Brasil de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

"Esta visita supone un relanzamiento de nuestra relación", afirmó Rousseff en una conferencia de prensa después de reunirse con Obama en la Casa Blanca.

El encuentro se da casi dos años después de que Rousseff canceló una inusual visita a Washington después de que se supo que Brasil era blanco de programas de espionaje estadounidense. Las revelaciones hechas por el excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad, Edward Snowden, tensaron profundamente las relaciones entre las dos potencias continentales.

publicidad

Lea: Rousseff y Obama sellan la paz, a dos años de los pinchazos revelados por Snowden

En lugar de la refrita controversia de espionaje, autoridades de ambos países dijeron que Obama y Rousseff quieren enfocarse en discusiones sobre comercio, inversión y cambio climático.

"Están dejando atrás el asunto de Edward Snowden", dijo Michael Shifter, presidente del centro de análisis Inter-American Dialogue. "El encuentro es para crear una buena atmósfera, un entorno apropiado, establecer una comunicación y que la relación regrese a pasos sólidos".

Los líderes se encuentran seis meses antes de una conferencia patrocinada por Naciones Unidas en París en diciembre para finalizar un tratado climático. Obama ha argumentado que el calentamiento planetario podría empeorar las tensiones sociales y la inestabilidad política en todo el mundo, dañando también a Estados Unidos.

En este marco, ambos mandatarios se comprometieron a trabajar para lograr un acuerdo global "ambicioso y equilibrado" sobre cambio climático en la cumbre de la ONU.

Con ese objetivo, Rousseff se comprometió a presentar en los próximos meses el compromiso de Brasil para reducir las emisiones de carbono, una contribución que será "justa y ambiciosa" y representará "el mayor esfuerzo posible más allá de sus acciones actuales", según un comunicado conjunto de los dos países.

publicidad

Juntos para ayudar al planeta

Obama y Rousseff, que se reunieron este viernes en la Casa Blanca, acordaron "trabajar juntos y con otros aliados para resolver los obstáculos potenciales hacia un acuerdo de París ambicioso y equilibrado", que refleje "responsabilidades comunes pero diferenciadas según las distintas circunstancias nacionales".

Estados Unidos ya envió en pasado marzo a la ONU su compromiso particular en las negociaciones globales sobre el clima, que consiste en reducir para 2025 sus emisiones de efecto invernadero entre un 26 y un 28 por ciento respecto a los niveles de 2005.

Obama estaba interesado en escuchar las ideas de Rousseff sobre la cita de diciembre, dado que Brasil es una de las grandes economías del mundo que aún no han formalizado su compromiso ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).

Ambos mandatarios se comprometieron a que, para 2030, al menos un 20% de la generación de electricidad en cada uno de sus territorios provendrá de fuentes renovables que no sean energía hidráulica.

Brasil prometió además que, para 2030, entre el 28% y el 33% de su matriz energética total estará compuesta por fuentes renovables que no sean energía hidráulica; y se comprometió a "restaurar y reforestar 12 millones de hectáreas de bosques para 2030", según el comunicado conjunto.

publicidad

Pese a estos compromisos, Obama y Rousseff recordaron que, "desde 2005, Brasil y Estados Unidos han reducido las emisiones de gases con efecto invernadero en términos absolutos más que ningunos otros países en el mundo", de acuerdo con el comunicado.

"Brasil ha reducido sus emisiones alrededor de un 41% en comparación con 2005, mientras que Estados Unidos ha reducido sus emisiones alrededor de un 10% y está en camino de cumplir su objetivo para 2020", que consistía en reducirlas un 17%, añade el comunicado.

La cumbre de París busca cerrar un acuerdo global vinculante que evite que el calentamiento global sobrepase los dos grados centígrados con respecto a los valores preindustriales, lo que obligará a reducir sensiblemente en las próximas décadas las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.

A la llegada de Rousseff a la Casa Blanca, Obama la acompañó en una visita al memorial Martin Luther King Jr. El mandatario estadounidense describió a su homóloga la "Piedra de la Esperanza" en la que está tallada la estatua de King y le señaló alguna de sus citas más célebres en el muro del monumento.

Más tarde, los dos líderes compartieron una cena a base de cordero a la parrilla, ensalada de espinacas y pastel de plátano y coco, dijo la Casa Blanca. El martes celebrarán conversaciones formales y ofrecerán una conferencia de prensa conjunta.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad