publicidad
El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

Obama "legitima" la dictadura en Cuba, opinan los críticos de la apertura de embajadas

Obama "legitima" la dictadura en Cuba, opinan los críticos de la apertura de embajadas

Dirigentes republicanos y demócratas critican que el presidente Obama siga promoviendo el acercamiento con Cuba, sin garantizar el respeto a los DDHH

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.
El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

Un grupo de congresistas, senadores y aspirantes a la presidencia, tanto del Partido Republicano como del Demócrata, criticaron la reapertura de las embajadas de Cuba y Estados Unidos en Washington y La Habana, respectivamente, pautada para el próximo 20 de julio y anunciada este miércoles por el presidente Barack Obama.  

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, sostiene que este nuevo acuerdo en el proceso que en un futuro conducirá a la normalización de relaciones le otorga “legitimidad” a la “brutal dictadura comunista” de los hermanos Raúl y Fidel Castro.

“La Administración Obama está ofreciendo a los Castro el sueño de la legitimidad sin obtener una sola cosa para el pueblo cubano que está siendo oprimido por esta brutal dictadura comunista”, señaló Boehner en una nota de prensa.

publicidad

Lea también: Obama anuncia la apertura de la embajada en Cuba y pide el fin del embargo

El presidente de la Cámara reiteró que “las relaciones con el régimen de los Castro no deberían ser revisadas, y mucho menos normalizadas, hasta que los cubanos disfruten de la libertad, y ni un segundo antes”.

Para la congresista de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen (R-FL), "había pocas dudas de que la administración Obama procuraría cumplir su meta de abrir una embajada en La Habana, sin importar la triste realidad que viven los cubanos en el terreno". Desde el 17 de diciembre pasado, sostiene la representante, Washington ha fallado en su deber de condenar "el aumento de la represión en la isla".

También Bob Menéndez, senador demócrata por Nueva Jersey de ascendencia cubana, opinó que el anuncio realizado por el presidente Obama “no puede ser tildado como la normalización de relaciones entre Cuba y los Estados Unidos “ en un contexto en el que “los diplomáticos estadounidenses están restringidos de moverse libremente por toda la isla”,  “el gobierno de EEUU está limitado en el número de diplomáticos asignados a una embajada” y “la correspondencia diplomática puede ser inspeccionada y potencialmente incautada por autoridades cubanas”.

publicidad

Lo mismo que Boehner, Menéndez sostiene que el gobierno de los hermanos Castro “está siendo recompensado (…) mientras encarcela a disidentes, silencia a opositores políticos, y alberga a estadounidenses fugitivos y asesinos de policías”.

“Nuestras exigencias de libertades en la isla seguirán siendo ignoradas mientras incentivemos a un estado policial a mantener una política de brutalidad.  Ya es hora que los Estados Unidos exija concesiones y cambios verdaderos por parte de Cuba, pero hasta el momento no hemos visto absolutamente nada”, dijo Menéndez a través de un comunicado.

Mientras tanto, el exgobernador de Florida y aspirante a la Casa Blanca, Jeb Bush, señaló que “no es una pequeña ironía” el hecho de que el presidente Obama “se prepare para abrir una embajada en La Habana, legitimando el brutal régimen de los Castro”, mientras Estados Unidos se prepara “para celebrar el aniversario de la libertad” el próximo 4 de julio.

Según Bush,  el verdadero valor del acercamiento de la administración Obama al régimen de los Castro no debe medirse a través de los “dudosos logros diplomáticos” con que el presidente trata de “pulir su legado”, sino en los avances que esta política obtenga “en la causa de los derechos humanos y la libertad para el pueblo cubano”.  

publicidad

“La detención continua de los disidentes y las continuas violaciones de los derechos humanos sugieren la política de la Administración está fallando esta prueba”, afirmó Bush en una nota de prensa.

Lo que espera el exgobernador es que el Congreso de Estados Unidos someta a escrutinio las concesiones hechas por Obama al gobierno de los Castro, “antes de considerar (el nombramiento) de un embajador” en La Habana. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad