publicidad

Obama: "Irán no puede obtener el plutonio necesario para la bomba atómica"

Obama: "Irán no puede obtener el plutonio necesario para la bomba atómica"

El presidente ha defendido el pacto con Teherán, en medio de su intención de dejar un legado internacional de su presidencia.

Barack Obama sigue su camino personal para dejar un legado duradero de su presidencia, tanto en el plano nacional como en el internacional. Tras haber lanzado "el mayor paso dado por Estados Unidos para proteger el medio ambiente" el lunes o haber recuperado las relaciones con Cuba el pasado diciembre, este miércoles defendió su acuerdo para recuperar el contacto diplomático con otro enemigo histórico: Irán. 

El pacto "no resuelve todos nuestros problemas con Irán, pero logramos nuestro mayor objetivo de seguridad (nacional)", ha defendido el presidente en un discurso en la American University en Washington.  

Gran parte de las críticas -y de las preocupaciones de uno de los principales aliados de Estados Unidos, Israel- se han basado en la posibilidad de que ahora Teherán tenga una vía abierta para poder conseguir la producción necesaria para obtener una bomba atómica. 

Precisamente, se ha dirigido directamente al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, del que dicho que está "equivocado". Obama se ha mostrado comprensivo al reconocer que "nadie puede acusar a los israelitas por tener un profundo escepticismo sobre cualquier acuerdo con un gobierno como el de Irán". Pero ha sostenido que "en parte, gracias al ejército de Estados Unidos y a la asistencia de la inteligencia (estadounidense), Israel puede defenderse por sí solo contra cualquier peligro convencional".

publicidad

"Incluso antes de llegar a la Casa Blanca dejé muy claro que no se le dejaría a Irán el obtener la bomba nuclear", ha añadido. Según ha defendido, este pacto "corta todos los caminos de Irán hacia la bomba", ha remarcado. "Va a haber una vigilancia de 24 horas al día los siete días de la semana", ha dicho para calmar las preocupaciones.

En la mira del Presidente también estaban los legisladores que en septiembre previsiblemente tienen que dar el sí al texto firmado por Teherán y las potencias del Grupo 5+1 que pone fin a gran parte de las sanciones existentes contra el país persa. Sus palabras han tratado de desarmar su estrategia y sus discursos. En su apuesta por defender los términos del tratado, ha llegado ha sostener que "si el Congreso acaba con el acuerdo, nosotros perderemos... la credibilidad de Estados Unidos como líder diplomático". 

Gran parte de su discurso se centró en marcar las líneas rojas que Irán no podrá cruzar y las limitaciones que ha aceptado. "Durante la próxima década, Irán no enriquecerá uranio con sus avanzadas plantas centrifugadoras", ha informado. Y ha recalcado que "bajo este tratado, no puede obtener el plutonio necesario para la bomba".

Además, ha avisado de las consecuencias de una hipotética violación de los términos firmados. El presidente ha advertido que "todas las sanciones volverán a aplicarse" contra el país.

publicidad

Pero de manera realista, ha aceptado que "las sanciones por sí mismas no van a obligar completamente a desmantelar todos los vestigios de la infraestructura nuclear". Y ha anunciado que "continuaremos con las sanciones puestas a Irán por su apoyo al terrorismo y la violación de derechos humanos". 

Especialmente duro se ha mostrado Obama contra aquellos que atacan este plan que reestablece los lazos diplomáticos que fueron desmantelados tras la Revolución iraní en 1979. "Aquellos que dicen que podemos abandonar este acuerdo y mantener las sanciones están vendiendo una fantasía", ha dicho. Pero ha ido más allá al asegurar que "un rechazo del Congreso deja una opción: otra guerra en el Medio Oriente". 

Noticia en desarrollo

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad