publicidad

Obama inicia un simbólico viaje a Kenia, el país de su padre

Obama inicia un simbólico viaje a Kenia, el país de su padre

Obama aterrizará en Kenia, el país de origen de su padre, dentro del cuarto viaje a África desde que llegó al poder en 2009.

El presidente de EEUU, Barack Obama, llegó este viernes en la noche a Kenia, en su primera visita, desde que fue electo, al país en donde nació su padre. El momento más esperado fue cuando su media hermana, Auma Obama, lo recibió con un caluroso y emotivo abrazo.

El avión oficial, Air Force One, tocó tierra en el Aeropuerto Internacional de Nairobi dando inicio a un viaje cargado de simbolismo a Kenia.  Fue recibido por una niña vestida de blanco que le entregó un ramo de flores.

Obama permanecerá en la capital de Kenia durante las próximas 40 horas antes de partir rumbo a Etiopía.

Centenares de carteeles con su rostro, camisetas y banderas estadounidenses se ven por todas las calles de Kenia. Es su primera visita oficial al país de sus antepasados desde que se convirtió en presidente.

Algunos de sus familares han llegado a Nairobi para reunirse con él. Una de las más entusiasmadas en su abuela paterna, Sarah Obama, quien incluso se ofreció para ser su cocinera durante su estancia.

"No importa si Barack es senador o presidente, él se tomará todo lo que yo le prepare", dijo a medios de comunicación en junio, cuando sabía de la llegada de su nieto.

Obama aterrizó en Kenia dentro de su cuarto viaje a África desde que llegó al poder en 2009. Así se convierte en el presidente estadounidense que más veces ha visitado ese continente durante su mandato.

publicidad

"También me convertiré en el primer presidente estadounidense en activo que viaja a Kenia y a Etiopía, y el primero en visitar la sede de la Unión Africana (UA)", escribió Obama en una columna de opinión en el diario digital The Root.

Para esta visita, las autoridades implementaron fuertes medidas de seguridad. Una parte de Nairobi, la capital de Kenia, se blindó por completo para todo este fin de semana.

Con este viaje espera dar un impulso decisivo a su relación con África, el continente de sus raíces, en el que todavía no ha podido concretar un legado tan rotundo como el de sus predecesores.

El avión presidencial Air Force One despegó desde Washington pasadas las 20.00 hora local (24.00 GMT) rumbo a Ramstein (Alemania), donde el viernes por la mañana realizó una parada técnica para descansar, y desde allí partió hacia su destino final, Nairobi, a donde llegó la noche del viernes.

Obama está acompañado en su viaje de sus asesores en materia de seguridad nacional, Susan Rice y Ben Rhodes, y del portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

También a bordo del Air Force One viajan una decena de congresistas, algo poco habitual, que en este caso acompañan a Obama en su visita a África.

Una mirada atrás

El primer mandatario afroamericano de EEUU ha mostrado un interés renovado por África en su segundo mandato, después de recibir críticas al comienzo de su presidencia por su escasa atención a un continente que fue clave para forjar su identidad.
publicidad

La cuarta visita de Obama a la región es la que tiene mayor carga simbólica, dado que visitará por primera vez como presidente el país natal de su padre, un keniano al que solo vio una vez en su vida, cuando tenía diez años, pero que le influyó tanto que en 1987 viajó por primera vez a Kenia para conocer sus raíces.

"Veintisiete años después de visitar por primera vez Kenia, es impresionante pensar en lo lejos que ha llegado todo el continente. Ese avance es un testamento a héroes como Nelson Mandela y líderes mundiales como los expresidentes Bill Clinton y George W. Bush, que hicieron históricas inversiones en África", indicó Obama.

El mandatario se ha visto obligado a desarrollar su relación con África a la sombra del legado en ese continente de Clinton y sobre todo de Bush, cuyo programa de lucha contra el sida fue mucho más alabado que cualquiera de las políticas de Obama en la región.

Durante una gira africana en 2013, Obama anunció su programa más ambicioso para el continente hasta ahora, una inversión de hasta 7 mil millones de dólares en un plan para duplicar el número de habitantes con energía eléctrica en el África subsahariana.

No obstante, la mayor parte de los fondos para esa iniciativa dependía del Banco de Exportación e Importación de EEUU (Eximbank), cuyo mandato caducó el mes pasado y que el Congreso estadounidense se ha negado hasta ahora a renovar.

publicidad

Además, el programa llamado "Power Africa" todavía no ha dado grandes resultados tangibles, y la principal asesora en seguridad nacional de Obama, Susan Rice, reconoció el miércoles que su implementación "llevará tiempo".

"Creo que el legado del presidente Obama en África no solo igualará el de sus predecesores, sino que predigo con confianza que lo superaremos", aseguró Rice, que destacó también el programa "Feed the Future" para desarrollar el sector agrícola en el continente.

El sábado, Obama participará en Nairobi en la Cumbre Mundial de Emprendedores (GES), organizada de forma conjunta por Estados Unidos y Kenia, y rendirá tributo a las víctimas y supervivientes de los atentados de 1998 contra las embajadas estadounidenses en la capital keniana y en Tanzania, donde murieron 229 personas.

También se reunirá con el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, quien le ofrecerá una cena de Estado, según la Casa Blanca.

El domingo, Obama dará un discurso dirigido al pueblo de Kenia y se reunirá con representantes de la sociedad civil antes de desplazarse esa misma noche a Etiopía, donde el lunes se reunirá con el presidente, Mulatu Teshome, y el primer ministro, Hailemariam Desalegne.

El martes, Obama concluirá su visita con un discurso ante la Unión Africana, con sede en Adis Abeba, y una reunión con la presidenta de la Comisión de la UA, Nkosazana Dlamini-Zuma.

publicidad

Durante su visita, Obama no dudará en expresar sus preocupaciones sobre la democracia y los derechos humanos, especialmente en Etiopía, donde urgirá a "hacer avances en áreas como la libertad de prensa, la transparencia, el espacio para la sociedad civil o la oposición política", de acuerdo con Rice.

Activistas critican la visita

El viaje del presidente Barack Obama a Kenia y Etiopía ha generado nuevas críticas acerca de que ambos países tienen  problemas con el respeto a los derechos humanos y las libertades democráticas básicas.

"Aunque ambos países enfrentan verdaderas amenazas de seguridad, estamos preocupados por la forma en la que cada gobierno ha respondido, generalmente con medidas de seguridad abusivas y esfuerzos para reprimir a la sociedad civil y los medios de comunicación", dijeron Human Rights Watch y otras organizaciones de activistas y analistas en una carta dirigida a Obama.

"Muchas de esas iniciativas afectan las protecciones básicas a los derechos humanos y al estado de derecho, y también son contraproducentes cuando se trata de reducir la inseguridad".

Estados Unidos y Kenia colaboran para combatir a al Shabab, el grupo miliciano islámico asentado en la vecina Somalia que ha realizado numerosos ataques en Kenia, incluyendo el asesinato masivo de estudiantes universitarios en abril, el ataque de 2013 contra el centro comercial Westgate en la capital Nairobi y un ataque con explosivos contra la embajada estadounidense en Nairobi en 1998.

publicidad

Etiopía comparte inteligencia con Estados Unidos como parte de los esfuerzos contra el terrorismo y también ha enviado a efectivos a la frontera con Somalia para combatir la inestabilidad.

La carta a Obama dice que el presidente debería poner "las importantes preocupaciones sobre derechos humanos" en Kenia y Etiopía "como el punto más importante de sus charlas".

La carta expresó sus inquietudes sobre que ambos países usan los asuntos de seguridad nacional para reprimir a los medios, así como la participación civil.

En Kenia las medidas de seguridad también se usan para ir en contra de los refugiados somalíes que escapan de su país. En cuanto al presidente interino de Kenia, William Ruto, fue acusado por la Corte Penal Internacional por su supuesta relación con hechos violentos tras la elección de 2007. La CPI retiró cargos similares contra Kenyatta, lo que aumentó las posibilidades de la visita de Obama.

Por su parte el gobierno etíope liberó este mes a varios periodistas y blogueros, que habían sido arrestados en abril de 2014 por cargos de terrorismo y provocación, según la Comisión para la Protección de los Periodistas.

Etiopía es famosa por reprimir a los medios y la organización de vigilancia al periodismo la coloca como el segundo país que más encarcela periodistas en África, sólo después de Eritrea. Por su parte la coalición gobernante tuvo una victoria aplastante en las elecciones parlamentarias de mayo, que para muchos países de Occidente fueron injustas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad