publicidad
Obama acude a Florida consciente de la importancia del apoyo a los candidatos de su partido para las legislativas del próximo noviembre.

Obama entra de lleno en las primarias de Florida

Obama entra de lleno en las primarias de Florida

Las reñidas primarias de republicanos y demócratas en Florida entran en su última fase.

Obama acude a Florida consciente de la importancia del apoyo a los candi...
Obama acude a Florida consciente de la importancia del apoyo a los candidatos de su partido para las legislativas del próximo noviembre.

Cada voto cuenta

MIAMI, Florida.- Las reñidas primarias de republicanos y demócratas en Florida entran en su última fase con la presencia este miércoles del presidente Barack Obama en apoyo del aspirante demócrata al Senado Kendrick Meek y de la candidata a gobernadora Alex Sink.

Obama acude a Florida consciente de la importancia del apoyo a los candidatos de su partido para las legislativas del próximo noviembre, y con la vista puesta en su posible reelección en 2012.

El mandatario participará esta tarde en Miami Beach en una campaña de recogida de fondos a favor de Sink, actual jefa de Finanzas del estado y aspirante demócrata a gobernadora, cuyo perfil aparece algo difuminado frente al áspero duelo que mantienen los candidatos republicanos Bill McCollum y el millonario Rick Scott.

publicidad

De cara a las primarias del próximo 24 de agosto, Obama apoya también a Kendrick Meek en la contienda por un escaño en el Senado, en la que el aspirante demócrata recibió este martes, también en Florida, el respaldo del ex presidente Bill Clinton.

Meek, que obtuvo en 2002 el escaño dejado en la Cámara de Representantes por su madre, Carrie Meek, se ha enzarzado en un intercambio de ataques y descalificaciones con Jeff Green, su principal rival del partido en las primarias demócratas.

Green, millonario de Palm Beach e inversionista en bienes raíces, ha gastado unos diez millones de dólares en anuncios de televisión para su campaña en los que pinta a Meek como un político corrupto que abusó del poder.

En el agrio enfrentamiento, Meek contraataca pidiendo explicaciones a Green sobre un polémico viaje en yate que el segundo realizó en 2007 a Cuba y del que sólo ha dado confusas y contradictorias declaraciones hasta el momento.

Las primarias de Florida tienen así un doble escenario con la vista puesta en las elecciones de noviembre.

Por un lado, los candidatos de ambos partidos a las elecciones a gobernador; luego, los comicios para ocupar un escaño al Senado federal en Washington, con la particularidad de que, en este caso, no habrá dos sino tres candidatos en noviembre.

La razón es que el gobernador de Florida, Charlie Crist, abandonó en abril pasado las filas del Partido Republicano para presentar su candidatura al Senado de EE.UU. como independiente.

publicidad

Crist, de 53 años, tomó esta decisión tras comprobar que su popularidad entre los electores republicanos se esfumaba en beneficio de Marco Rubio, de 39 años, ex presidente de la Cámara de Representantes de la Asamblea Legislativa del estado.

Aunque las relaciones con Cuba son siempre en el sur de Florida un tema obligado en cualquier elección, los dos asuntos que han marcado la pugna electoral son la crisis económica y el debate sobre la inmigración y una eventual reforma integral del sistema.

En la batalla republicana, el aspirante a gobernador Bill McCollum, fiscal general del estado, aprovechó los vientos favorables de las encuestas para defender un proyecto de ley similar al aplicado en Arizonaque, de ser aprobado, convertirá en delito no llevar la documentación que acredite el estatus migratorio.

Un nuevo sondeo elaborado por la Universidad Quinnipiac arrojó que McCollum, que cuenta con el apoyo de los tres representantes cubanoamericanos de Florida, aventaja a Rick Scott por nueve puntos porcentuales en las preferencias de los republicanos (44-35) para la candidatura del partido a gobernador.

El estudio realizado entre el 11 y 16 de agosto otorga también una ventaja de siete puntos a Kendrick Meek, partidario de una reforma migratoria integral, sobre Jeff Green (35-28) para las primarias demócratas al Senado.

Por otro lado, la posibilidad de que el Gobierno de Obama modifique las actuales medidas para flexibilizar los viajes de estadounidenses a Cuba obligará a los candidatos a pronunciarse en los próximos días.

publicidad

La visita de Obama a Miami, donde apenas estará dos horas y media, se produce cuando la mitad de los estadounidenses, el 51 por ciento, suspende su gestión, según una encuesta de Gallup difundida hoy.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad