publicidad

Obama advierte que pese al acuerdo aún persisten "profundas divergencias" con Irán

Obama advierte que pese al acuerdo aún persisten "profundas divergencias" con Irán

Obama advirtió que el acuerdo nuclear alcanzado la víspera con Teherán no pone fin a una serie de problemas que aún mantienen Estados Unidos e Irán.

El presidente estadounidense Barack Obama advirtió este miércoles que el acuerdo nuclear alcanzado la víspera con Teherán no pone fin a una serie de problemas que aún mantienen Estados Unidos e Irán.

"Aún con este acuerdo, continuamos teniendo profundas divergencias con Irán", señaló Obama durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca dedicada a este tema, indicando entre ellas a su "apoyo al terrorismo" y sus acciones para "desestabilizar una parte de Medio Oriente".

El mandatario aseguró que el acuerdo alcanzado sobre el programa nuclear iraní puede abrir la puerta a "un mundo más seguro" y que espera un debate "robusto" al respecto en el Congreso, pero deshacerse del pacto haría que la situación mundial "empeore".

"Tenemos una oportunidad histórica para un mundo más seguro", dijo Obama en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

Lea: Irán y el Grupo 5+1 anuncian oficialmente un amplio acuerdo nuclear.

Asimismo aseguró que el acuerdo alcanzado permitirá al Gobierno estadounidense incentivar cambios en el comportamiento de Teherán, aunque reconoció que no supondrá una normalización de las relaciones entre los dos países.

En su discurso, Obama también pidió al Congreso estadounidense que evalúe el acuerdo alcanzado con Irán sobre su programa nuclear "basándose en los hechos y no en la política".

publicidad

El presidente norteamericano subrayó que todos los expertos coinciden en que gracias al acuerdo con Irán, las autoridades de ese país no lograrán desarrollar un arma nuclear.

Estados Unidos e Irán sellan el pacto nuclear Univision

Llamada telefónica con Putin

Obama llamó el miércoles a su par ruso Vladimir Putin para conversar acerca del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, informó más tarde la Casa Blanca.

Las conversaciones directas son muy raras entre ambos mandatarios luego que las relaciones entre Washington y Moscú se tensaron en razón de la crisis en Ucrania, pero tanto Estados Unidos como Rusia formaron parte del grupo de seis países (integrado también por el Reino Unido, Francia, China y Alemania) que firmó el acuerdo con Irán.

"El presidente (Obama) agradeció al presidente Putin por su importante papel" en la llegada a un consenso con Teherán, que "culminaron 20 meses de intensas negociaciones", señaló la Casa Blanca en un comunicado.

publicidad

Ambos líderes coincidieron en "mantenerse en estrecha coordinación" y "expresaron también su deseo de trabajar juntos en la disminución de las tensiones regionales, particularmente en Siria".

El acuerdo para frenar el programa nuclear de Irán podría evitar que Teherán desarrolle una bomba o de ser el blanco de la acción militar estadounidense durante la presidencia de Obama.

La gran cantidad de tiempo y capital político de Obama invirtió en las conversaciones de Irán ha alimentado las especulaciones de que tenía demasiado en juego como para alejarse de la mesa de negociaciones, sin importar los compromisos en un acuerdo final.

Obama autorizó conversaciones secretas con Irán en 2012, seguido por casi dos años de negociaciones formales, junto con Gran Bretaña, Francia, Alemania, Rusia y China. Su acercamiento con Irán envió relaciones de Estados Unidos con Israel caída a mínimos casi históricos y profundizó las tensiones con el Congreso.

Incluso con las altas apuestas implicadas en un programa nuclear iraní, las conversaciones con el tiempo parecían representar algo más que la búsqueda de un acuerdo. Eran un referéndum sobre la creencia de Obama de que los enemigos más ardientes incluso de Estados Unidos pueden ser puestos en cintura manejando la diplomacia y la presión económica en lugar de la fuerza militar.

publicidad

"Representa la esencia de lo que es y lo que significa para su presidencia", dijo Julianne Smith, un exfuncionario de Obama de la Casa Blanca y el Pentágono. "Lo necesita para validar ese enfoque."

Con el acuerdo ahora en la mano, una de las prioridades de Obama es la venta de sus virtudes a los legisladores escépticos y líderes mundiales, así como el público estadounidense.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad