publicidad
Hoy en Oakland permanece en pie la casa donde su Antonio Peralta y algunos de sus descendientes escondieron su pasado.

Oakland, su violento origen se vive hoy

Oakland, su violento origen se vive hoy

La violencia en la ciudad de Oakland está fuera de control. Pero para entenderla es necesario estudiar la historia de esta ciudad californiana.

Hoy en Oakland permanece en pie la casa donde su Antonio Peralta y algun...
Hoy en Oakland permanece en pie la casa donde su Antonio Peralta y algunos de sus descendientes escondieron su pasado.

El problema es que en años recientes, la ciudad se ha convertido en

un epicentro para la delincuencia, y sus residentes son con frecuencia

vulnerables de la violencia en las calles.En la actualidad, Oakland es una comunidad que pareciera tratar de

encontrarse con el histórico -y violento- recorrido de sus comienzos,

cuando los primeros pobladores llegaron de Sonora, México, en una época

cuando ese país se conocía como Nueva España.Oakland comenzó con la llegada de la familia Peralta, la primera

generación de mexicanos que se asentó en lo que hoy son los condados

californianos de Contra Costa, Alameda y Santa Clara."Ellos llegaron en 1775... en una expedición de pobladores de Juan

Bautista de Anza; un comandante del ejército español", precisó Holly

publicidad

Alonso, directora ejecutiva del Parque Histórico Amigos del Rancho

Peralta.La experta en la historia de Oakland explicó que José María Peralta,

luego de ser uno de los fundadores y alcalde de San José, designó a

cuatro de sus 17 hijos para administrar la tierra que le había regalado

al virrey de Nueva España."Antonio Peralta recibió parte de Alameda y Oakland; Ignacio [Peralta],

San Leandro; Vicente [Peralta], parte del Lago Merrit y Oakland; y

Domingo Peralta, la parte norte de Oakland y Berkely", aclaró Alonso.Pasados los años, entre 1820 y 1860, el Rancho San Antonio se desarrolló para convertirse en un importante centro comercial.No obstante, una recomposición geográfica se asomó con las guerras

territoriales; la Independencia de México de España, y la Guerra de

México y Estados Unidos cambió drásticamente el destino de los Peralta."José María Peralta vivió esas transiciones, la época de las misiones,

de los ranchos, el descubrimiento del oro y de Estados Unidos", relató

Alonso. "Sus bienes y riquezas fueron reducidos a casi nada; y la

primera comunidad de habla hispana desapareció".Hoy todavía permanece en pie la casa donde su hijo Antonio Peralta y

algunos de sus descendientes escondieron su pasado por temor a la

humillación."Ellos escondieron su pasado", señaló la historiadora. "Si los primeros

publicidad

pobladores vivieron en medio de un mundo hostil, la situación actual de

los residentes latinos de Oakland pareciera tener similitudes".En el Siglo XXI, Oakland es como vivir en una zona de guerra. Los

residentes de la ciudad viven bajo acoso, ya no por disputas

territoriales pero sí por sus pertenencias, y son víctimas de la

violencia que azota en las calles.La legendaria casa de Antonio Peralta, como sitio histórico, da a

conocer los orígenes de la ciudad y establece un puente para el

entendimiento de las culturas de Oakland. El inmueble, es como el

riachuelo que quiere retomar su cause histórico.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad