publicidad
.

'Nunca olvidaré aquel día', dijo Vinny Forras, uno de los bomberos del 1...

Vinny Forras, junto al alcalde Rudy Giuliani, trabajó tres semanas removiendo escombros en lo que quedó de las Torres Gemelas (foto cortesía de Vinny Forras).

'Nunca olvidaré aquel día', dijo Vinny Forras, uno de los bomberos del 11 de Septiembre

'Nunca olvidaré aquel día', dijo Vinny Forras, uno de los bomberos del 11 de Septiembre

'Nunca olvidaré aquel día', dijo Vinny Forras, uno de los bomberos de Septiembre 11

Vinny Forras, junto al alcalde Rudy Giuliani, trabajó tres semanas remov...
Vinny Forras, junto al alcalde Rudy Giuliani, trabajó tres semanas removiendo escombros en lo que quedó de las Torres Gemelas (foto cortesía de Vinny Forras).

'Encontré muchas partes de cuerpos'

"Han pasado diez años, resurgen recuerdos horribles pero también recuerdos de solidaridad. Es un día que jamás olvidaré"... La frase pertenece a Vinny Forras, uno de los cientos de bomberos que trabajaron entre los escombros de las Torres Gemelas del World Trade Center tras el ataque terrorista hace nueve años en Nueva York.

ESPECIAL: Décimo Aniversario del 9/11

El fatídico día, Forras estaba pescando en South Salem, en Connecticut. Era su día de descanso. Tenía también un negocio propio pero hacía 15 años era bombero voluntario.

"Como todos, vi en las noticias que mostraban el edificio ardiendo. Hablaban de un pequeño avión pero para mi era algo más grande. Mientras miraba, el segundo avión se estrelló, pero me di cuenta que era grande. Segundos después, me sonó el localizador y nos llamaban de urgencia para responder a esta emergencia. Ahí me di cuenta que era algo grande", le dijo Forras a Univision.com por vía telefónica.

publicidad

"Nos enviaron a El Bronx, y de ahí fuimos a Harlem y de ahí, a la Torre Norte. No lo dude, y fui", agregó. "Ese día no tenía el equipo conmigo. Si lo hubiera tenido, hubiera ido derecho a la escena de los ataques de inmediato y seguro que hubiera muerto".

"Llegar al lugar fue como lo hacían los gladiadores yendo a la batalla... La gente nos alentaba. Llegué a Ground Zero unas horas después. Los edificios ya habían colapsado y nos enviaron a la zona de la autopista del West Side. Había tantos escombros. Y cuando llegué me pregunté ¿qué podemos hacer acá? Había literalmente diez pisos de escombros y era tremendo de grande, éramos como hormigas", recordó.

El trabajo fue herculiano. Y la misión, casi imposible: "Escarbábamos con las manos y los baldes, buscando sobrevinientes. Encontré muchas partes de cuerpos... Me persiguen esas imágenes hasta este día", relató.

"Encontré una mano en la Torre Norte, una hermosa mano de una mujer con un anillo de casamiento... pensé que iba encontrar el resto pero nada. Se la llevé en una bolsa a mi jefe a quien le dije: '¿Qué hacemos acá? No encontramos a nadie' Pero hallaste esto y esto es bueno, el esposo podrá reconocerla, me dijo mi jefe. Y eso me ayudó a seguir".

Forras casi pierde la vida aquel día a raíz de un derrumbe.

publicidad

"En mi tercer dia, estaba en la Torre Sur, tratando de meterme entre unas vigas de acero, para seguir escarbando y ocurrió un colapso y quedé enterrado. No podía ni siquiera ver mis manos. Comencé a gritar pero nadie me escuchaba. Fue terrible", dijo.

"Y le pedí a Dios que me llevara rápido y si no, le prometí que dedicaría mi vida a él. Y tuve una visión con mis tres bebés en mis brazos. Tardé dos horas en salir. Y al cabo de eso, dejé mi negocio y abrí una fundación dedicada a la hermandad de los bomberos tras la tragedia del 11 de septiembre, y ayudamos a bomberos de América del Sur y en las Filipinas".

A raíz de los ataques murieron 343 bomberos y cerca de otros 2 mil entre policías, médicos y enfermeros. Forran, quien estuvo tres semanas escarbando entre los escombros, perdió a muchos de sus amigos.

Diez años han pasado de aquel día, ¿qué recuerdos te trae?

Fue algo fuera de la Quinta Dimensión. Ver este ícono reducido a escombros fue algo que nunca olvidaré. Pero también sentí mucho orgullo, sabía que saldríamos más unidos. Han pasado nueve años pero todavía resurgen recuerdos horribles aunque también recuerdos de solidaridad.

Hoy, Forras vive con su esposa Mónica y sus siete hijos "tres suyos y cuatro de su esposa- en Richfield, Connecticut.

publicidad

El trabajo en la fundación Gear Up, a la que se dedica tiempo completo, no solo promueve la hermandad entre bomberos de todo el mundo sino que los asiste con materiales, como lo ha hecho en Paraguay y en las Filipinas.

También convive con las secuelas físicas de aquel día: Asma, problemas pulmonares y respiratorios y dificultades para respirar.

"Es un día que nunca olvidaré en mi vida", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad