publicidad

Nuevo poeta laureado: "En la escuela me castigaban por no hablar inglés"

Nuevo poeta laureado: "En la escuela me castigaban por no hablar inglés"

Antes de convertirse en el poeta oficial de Estados Unidos, a Juan Felipe Herrera se le hacía difícil comunicarse por no manejar bien el idioma.

Por Melvin Félix - @mj_felix

Antes de convertirse en el poeta oficial de Estados Unidos, Juan Felipe Herrera se revolcaba entre las cosechas que recogían sus padres en los campos de California.

En la escuela le castigaban por no hablar inglés. Y en su adolescencia se le hacía casi imposible comunicarse, por su timidez y por no manejar bien el idioma.

“No quería sentirme así”, dice Herrera a Univision Noticias. “Quería ser un ser humano entero. Veía a líderes como César Chávez y Martin Luther King Jr. en la televisión y pensaba, ‘Si solo yo pudiera hablar tan hermosamente como ellos’”.

A sus 66 años, Herrera lo ha logrado, tras convertirse este miércoles en el vigésimo primer poeta laureado de EEUU, título que recibe por primera vez un hispano.

El sentimiento inmigrante en los poemas de Juan Felipe Herrera Univision

Herrera traerá su perspectiva como inmigrante de primera generación al rol que, según el poeta, viene con la enorme responsabilidad de representar a todos los residentes del país.

"Sí, soy el primer poeta laureado latino en Estados Unidos”, dijo Herrera. “Pero también estoy aquí para todo el mundo y soy de todo el mundo. Mi voz está hecha de las voces de todos".

Al poeta le interesará abordar diversos temas que afectan a la nación y que van más allá de su identidad hispana. “Aún me interesa ese tema (hispano) pero ahora mi poesía ha cambiado, y mis intereses han crecido, y puedo escribir sobre muchas cosas diferentes a las que escribía cuando empecé a escribir poesía bilingüe hace más de 40 años”, explica.

publicidad

Un origen humilde

Herrera nació en 1948 en Fowler, California. Su familia de trabajadores migrantes se mudaba a menudo entre los distintos pueblos alrededor del valle de San Joaquín en que sus padres recogían uvas, tomates y lechuga.

En ocasiones vivía en carpas y remolques en carreteras. Su padre aprendió inglés pagando centavos a otros trabajadores por enseñarle cada nueva palabra.

En la escuela primaria, sus maestros le castigaban constantemente por no hablar inglés. “Yo no conocía el lenguaje”, explica Herrera. “Era muy difícil comunicarme, y como tenía que encontrar la forma de hacerlo, entonces aprendí inglés”.

El joven rápidamente dominó el nuevo lenguaje en su adolescencia. Comenzó a compartir poemas con sus amigos en la secundaria San Diego High School, donde disfrutaba completar asignaciones para su clase de literatura y eventualmente se convirtió en presidente del Quill and Scroll Society, un club de poesía.

Con una beca de acción afirmativa, ingresó como estudiante de antropología en el campus de Los Ángeles de la Universidad de California, donde se convirtió en un activista del movimiento de derechos chicanos.

“Era algo inevitable. Era 1967, y los trabajadores agrícolas ya estaban haciendo visible su lucha. Ese movimiento me inspiró, porque mis padres eran trabajadores agrícolas. También estaba la guerra en Vietnam, el movimiento estudiantil en México en 1968 y tantas otras cosas que me inspiraban”, declaró. 

publicidad

Poemas sobre identidad

Algunas de las obras con las que Herrera dijo haber disfrutado más se reunieron en "Half the World in Light", un libro de poemas elogiado por su experimentación y por documentar su experiencia chicana en Estados Unidos.

“Es hermoso ver a tantos mexicanos en EEUU ahora mismo. Muchos de ellos son de primera generación. A donde quiera que vas, hay mariachis y danzantes folclóricos. Eso es buenísimo. Mientras más nos vemos unos a otros, más nos unimos”, declaró.

A través de poemas como el titulado “Half-Mexican” (“Mitad mexicano”), Herrera ha abordado temas de identidad ambigua como un hijo de mexicanos nacido en Estados Unidos.

“Ese poema es interesante para mí porque habla sobre la identidad como mexicano. Si naces en México, eres mexicano. Pero si naces aquí, ¿quién sabe? El problema no es que seamos diferentes sino que nos veamos como grupos separados”, explicó.

Aunque buscará ser "el poeta de todos", Herrera dice que aprovechará su rol para inspirar a jóvenes hispanos.

"Saben, hablamos de entendernos unos a otros, de tener esas conversaciones en todo el país "a nivel cultural, histórico" y aun así hay muchas brechas", dijo. "Así que quiero ayudar a cerrar la brecha de conocimiento y saber de nuestras comunidades latinas en cuestiones de literatura, de escritura".

publicidad

"Y quiero que nuestros jóvenes latinos y latinas escriban de corazón y expresen su corazón y nos dejen escucharnos unos a otros", añadió.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad