publicidad

Nueva York celebró primeras bodas homosexuales

Nueva York celebró primeras bodas homosexuales

Nueva York celebró este domingo con una explosión de júbilo y mucha emoción los primeros casamientos homosexuales de su historia, en una jornada marcada por un récord de bodas a raíz de la entrada en vi...

Júbilo por primeras bodas homosexuales en NY

Nueva York - Nueva York celebró este domingo con una explosión de júbilo y mucha emoción los primeros casamientos homosexuales de su historia, en una jornada marcada por un récord de bodas a raíz de la entrada en vigencia de la ley que permite ese tipo de uniones.

"Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno... ¡Sí!", gritaron triunfales las parejas al abrirse poco después de las 8:30 am hora local el vallado metálico colocado por la policía en la puerta del registro civil de Manhattan, en el 141 de la calle Worth.

Nancy Mertzel, una abogada de 48 años, y Yolanda Potasinski, una ejecutiva de 55, fueron las primeras en la larga fila con cientos de parejas que esperaban desde temprano en la vereda en este edificio del sur de Manhattan.

"Llegamos a las cuatro y media de la mañana. Estaba oscuro y silencioso. El sol empezó a salir y comenzamos a sentirnos muy entusiasmadas. La gente llegó y todo se volvió más real", dijo Yolanda, que conoció a Nancy en una sinagoga en 1991 y vive con ella desde hace 18 años.

"Es un gran momento. Ya no somos ciudadanos de segunda clase en el estado de Nueva York", agregó, afirmando sin embargo que "queda trabajo por hacer en el resto del país".

El Estado de Nueva York se convirtió el 24 de junio en el sexto y más grande del país en autorizar el casamiento entre personas del mismo sexo, tras una ajustada votación en el Senado que puso fin a duras negociaciones entre demócratas y republicanos.

publicidad

En total, la alcaldía de Nueva York convocó a 823 parejas, en su gran mayoría homosexuales, marcando un nuevo récord de bodas para la ciudad. Hasta el momento la cifra más alta de casamientos para un día era de 621, el 14 de febrero de 2003.

El alcalde Michael Bloomberg y la presidenta del Consejo Municipal, Christine Quinn -una homosexual militante-, habían anunciado a principios de julio que la ciudad haría un esfuerzo excepcional y abriría los servicios municipales el domingo para enfrentar el esperado flujo de parejas.

Las bodas se celebraron en las cinco circunscripciones (Manhattan, Bronx, Staten Island, Queens y Brooklyn) de la ciudad, la más poblada del país, con 8 millones de habitantes.

"Nuestra acta de matrimonio, nuestra boda, significa que la ciudad de Nueva York nos reconoce como personas y como pareja legal", dijo Daniel Hernández, un empresario inmobiliario de 53 años que se casó con Nevin Cohen (48, profesor), al salir del registro civil.

El clima era de algarabía pero también de mucha emoción, ya que algunos contenían las lágrimas al hablar con la prensa y las parejas permanecían abrazadas largo rato.

"Gracias a a ciudad de Nueva York. Es un sueño hecho realidad", afirmó de su lado Marcos Chaljub, un empleado de 29 años, antes de besar a Freddy Zambrano, su pareja desde hace cinco años.

publicidad

Muchas parejas llevaban paraguas multicolores para cubrirse del sol, dado que la ciudad sufre desde hace días una ola de calor. Algunas vestían trajes formales y otras habían optado por ropas más llamativas.

Del otro lado de la calle, una decena de personas contrarias al matrimonio homosexual las abucheaban.

"Casamiento homosexual, mala idea", decía una pancarta en manos de un judío ortodoxo que se paseaba por el lugar.

Sin embargo, los opositores eran una ínfima minoría y decenas de personas de organizaciones de defensa de los derechos civiles estaban presentes en la puerta del registro civil de Manhattan y felicitaban ruidosamente a las parejas.

"Hasta que no se ha estado en los zapatos de alguien a quien se le ha negado esta libertad fundamental, es difícil comprender cuán profundamente emotivo es este momento. Hoy es un día para celebrar", indicó de su lado el National Gay and Lesbian Task Force en un comunicado.

Desbordada por los pedidos de bodas, la alcaldía de Nueva York había anunciado el martes pasado una lotería para elegir a 764 parejas de las 2.661 -en su mayoría homosexuales- que presentaron su demanda para casarse el domingo.

Pero, finalmente, el número de parejas inscritas para el sorteo no fue tan alto (823) y la alcaldía decidió hacer un esfuerzo para reubicar al excedente de 59 bodas demandadas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad