publicidad

Zarqawi no sufrió heridas graves

Zarqawi no sufrió heridas graves

El jefe de Al Qaida en Irak, Abu Mussab al-Zarqawi, confirmó que había sido herido "levemente", en un mensaje sonoro difundido por internet.

El extremista jordano desmintió al mismo tiempo las versiones de prensa según las cuales había sufrido heridas "graves", según el mensaje, cuya autenticidad no pudo ser verificada.

"Tras las informaciones según las cuales fui gravemente herido (...) quiero tranquilizarlos y decirles que todo eso fueron puros rumores totalmente infundados" y que sólo se trató de "heridas leves", dice la voz atribuida a Zarqawi en el mensaje difundido en un sitio internet islamista.

Zarqawi, el hombre más buscado de Irak, afirmó por otra parte que se encontraba en ese país, donde afirma participar en la lucha contra "los Cruzados" y "los enemigos" del Islam, según la grabación.

"Me encuentro ahora entre mis hermanos en tierra de Mesopotamia (Irak), donde participo en los combates contra los Cruzados y los enemigos de la religión", de acuerdo al mensaje sonoro.

La difusión de este mensaje fue anunciada por Al Qaida unas horas antes un breve comunicado publicado vía internet.

Dirigiéndose a los "hermanos de la unidad", el grupo indicó que "nuestro jeque, Abú Mussab al-Zarqawi, que Dios lo guarde, (...) les dirigirá su nuevo discurso, así como al jeque de los muyahidines, al emir de Al Qaida (...) Osama bin Laden, que Dios guíe sus pasos y le asegure éxito".

La Organización terrorista Al Qaeda en Irak afirmó, la semana pasada, en un comunicado que su líder, el jordano Abu Musab al Zarqawi, estaba en buen estado de salud, y seguía al frente del grupo.

publicidad

Según una emisora de televisión, esta afirmación fue hecha a través de una nota firmada por la llamada "Organización de Al Qaeda para la Yihad (Guerra Santa) en Mesopotamia".

"El jeque Zarqawi está en buen estado de salud y dirige, junto con el vicejefe y los dos asesores del grupo, una organización unida", aseguró el escrito, según Al Yazira, que no pudo confirmar la autenticidad del mensaje.

El ministro iraquí de Interior, Bayan Yabr, confirmó el jueves, que Zarqawi había resultado herido, aunque sin precisar detalles sobre el paradero del líder terrorista, considerado el hombre más buscado en Irak, y por cuya cabeza EU ofrece 25 millones de dólares.

"Recibimos noticias hace cinco días dando cuenta de que Al-Zarqawi estaba herido, pero no conocemos cuán serias son sus heridas", dijo el ministro Bayan Baqer Solagh en una conferencia conjunta con el ministro de Defensa, Saadun al Dulaimi.

"Es cierto", respondió a una periodista que lo interrogó sobre la veracidad de las informaciones sobre Al-Zarqawi. "Eso forma parte de mi trabajo", contestó a la pregunta sobre cómo podía estar seguro de esas informaciones.

Sin embargo, el primer ministro Ibrahim al Jaafari matizó esas declaraciones señalando que "no tiene informaciones precisas" sobre el estado del militante, aunque subrayó que sería una buena noticia si de veras está mal herido.

publicidad

La afirmaciones de Yabr se produjeron mientras reina la confusión sobre el estado del dirigente la organización terrorista, tras los comunicados atribuidos a este grupo terrorista en los que se facilitaban informaciones contradictorias sobre el nombramiento de un nuevo líder.

"Desmentimos que Abú Hafs o cualquier otra persona haya sido nombrada", dice el comunicado de Al-Zarqawi, cuya autenticidad no puede ser confirmada.

"El departamento de información de la organización Al Qaeda tiene sus propios canales de comunicación que son conocidos por los musulmanes: se trata del nombre de Abú Maisara Al Iraqi", indica el comunicado, en referencia al nombre que firma la mayoría de los comunicados atribuidos al grupo.

El comunicado está firmado por el "departamento de información" de la Organización Al Qaeda en Mesopotamia, como el que fue puesto en línea el martes poco antes anunciando la nominación de Abú Hafs Al Qarni como jefe adjunto de Al-Zarqawi, mientras éste se cura de sus heridas.

El primer comunicado estaba firmado por Abú Dajjana Al Tunesi y el que señala el desmentido por Abú Maisara Al Iraqi.

En un intento por frenar la explosión de coches bombas, que se han encadenado en los últimos días, y que han sido reivindicados por el Ejército de Ansar al Sunna, que agrupa a los hombres de Al-Zarqawi, el ministro de Defensa anunció un dispositivo de seguridad para Bagdad con la participación de unos 40 mil soldados y policías.

publicidad

El dispositivo, bautizado "Operación relámpago", consiste en dividir en 21 sectores la capital e instalar 645 puestos de control fijos y numerosos retenes itinerantes, explicó el ministro.

"Vamos a instalar un cinturón de seguridad alrededor de Bagdad (...) y será imposible para los terroristas acercarse", aseguró, precisando que este dispositivo estará en marcha a partir de la semana próxima.

"El objetivo de la operación es pasar de una postura defensiva a una ofensiva y utilizar lo mejor posible las capacidades de los ministerios de Defensa e Interior", declaró por su parte Sulagh.

El grupo de Zarqawi, considerado la principal amenaza terrorista en Irak, ha reivindicado la mayor parte de los ataques en este país árabe, que en la últimas tres semanas causaron la muerte de más de 550 personas, incluidos soldados norteamericanos.

La coalición militar liderada por Estados Unidos ha anunciado en varias ocasiones estar sobre la pista del terrorista jordano sin que, hasta el momento, se conozca, no obstante, el paradero del prófugo.

La confirmación del gobierno iraquí ocurre dos días después de que la red terrorista Al Qaeda anunciara el martes que el jefe de su sección iraquí, Al-Zarqawi, fue herido.

"¡Oh nación islámica y hermanos en la unidad, imploramos a Dios para que nuestro jeque Abú Mussab al-Zarqawi sea sanado de sus heridas que sufrió en su lucha a favor de la religión!", se puede leer en un comunicado en internet, que está firmado por el departamento de información de la Organización Al Qaeda en Mesopotamia, el grupo de Al-Zarqawi.

publicidad

Al-Zarqawi es el enemigo público número uno de Estados Unidos en Irak, que puso precio a su cabeza por 25 millones de dólares.

El grupo de Al-Zarqawi ha reivindicado innumerables atentados, secuestros y asesinatos en Irak tras la caída del régimen de Saddam Hussein en abril del 2003.

"¡Que Dios sane al más querido de los muyaidines! ¡Que Dios te dé fuerza, te asegure la perspicacia y acepte tu compromiso!", añade el texto, cuya autenticidad no puede establecerse.

El mensaje, firmado por el director de prensa del grupo, Abu Maysarah al-Iraqi, no dijo cómo ni cuándo fue herido Al-Zarqawi. Se sabe que Al-Iraqi es el director de prensa del grupo, pero no hubo manera de confirmar si realmente él colocó el mensaje.

"Las heridas de nuestro dirigente son para nosotros un honor y un motivo para estrechar aún más el cerco alrededor de los enemigos de Dios y multiplicar los ataques contra ellos", prosigue el comunicado.

Recientemente la prensa occidental se ha hecho eco de informaciones dando cuenta de que Al-Zarqawi había sido herido o que estaba enfermo.

El 15 de mayo el semanario británico Sunday Times dijo que Al-Zarqawi había sido herido y atendido pocas horas en un hospital iraquí antes de desaparecer con sus hombres.

El médico que afirma haberlo atendido dijo a un periodista iraquí en Ramadi (oeste) que Al-Zarqawi había sangrado abundantemente.

publicidad

Diez días antes el Washington Post, citando a militares estadounidenses, había indicado que Al-Zarqawi podría haber recibido atención médica en un hospital de Ramadi.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad