publicidad

Ya están en casa los dos estadounidenses liberados por Corea del Norte

Ya están en casa los dos estadounidenses liberados por Corea del Norte

Su liberación convirtió la jornada en "un día maravilloso para ellos y sus familias", sostuvo Obama.

Llegan Kenneth Bae y Matthew Miller a Estados Unidos Univision

Los dos últimos estadounidenses prisioneros en Corea del Norte, liberados gracias a una misión secreta sin precedentes en Pyongyang del jefe de inteligencia estadounidense, llegaron la noche del sábado a Estados Unidos.

El presidente Barack Obama estimó que la liberación de Kenneth Bae y Matthew Todd Miller convirtió la jornada en "un día maravilloso para ellos y sus familias", citó la Agencia France Press.

El jefe de inteligencia, James Clapper, fue personalemente a buscar a los dos hombres, precisó la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) en un comunicado.

Según un alto funcionario de Estados Unidos que pidió el anonimato, se trató de un viaje muy breve de Clapper a Pyongyang en respuesta a una sugerencia de los norcoreanos respecto a una eventual liberación de los hombres.

Clapper fue escogido para la misión por su experiencia en temas coreanos así como porque su jerarquía como jefe de los servicios de inteligencia permitía evitar dar al viaje un carácter diplomático, explicó.

Tras un día en el país, donde se reunió con importantes funcionarios norcoreanos pero no con Kim Jong-un, Clapper llegó con Bae y Miller hacia las 21:00 (05:00 GMT) a la base conjunta Lewis-McChord en el estado de Washington. Tras desembarcar, los dos exprisioneros, ambos con las cabezas rapadas, se abrazaron con sus familiares y amigos en la pista.

publicidad

Su cautiverio

Bae, un misionero coreanoestadounidense, cumplió esta semana 24 meses de cárcel. De 46 años, estaba enfermo y sentenciado a 15 años de trabajos forzosos.

Poco después de su llegada, agradeció en una conferencia de prensa "a todos los que me apoyaron y fortalecieron mi moral y no me olvidaron (y) apoyaron a mi familia durante este periodo extremadamente difícil".

Igualmente llamó a "no olvidar a la población de Corea del Norte".

Miller, de 24 años, fue condenado a seis años por la Corte Suprema de Corea del Norte después de ser detenido por supuestamente romper su visa y pedir asilo.

Su puesta en libertad llega justo dos semanas después de que Pyongyang liberara al también estadounidense Jeffrey Fowle, de 56 años, que fue encarcelado en abril tras supuestamente dejar una biblia en el baño de un nightclub. Eran los únicos estadounidenses que quedaban oficialmente presos en el país.

Estados Unidos aseguró que no se hizo ninguna concesión a cambio de la liberación de los dos compatriotas.

¿La vuelta al diálogo?

Washington había condenado la actitud de Pyongyang por las detenciones, diciendo que los estadounidenses estaban detenidos como rehenes políticos para obtener concesiones diplomáticas.

Corea del Norte expresó en el pasado su interés en reanudar las conversaciones a seis bandas con Estados Unidos sobre su programa nuclear, pero Washington insiste en que debe mostrar primero un compromiso palpable con la desnuclearización.

publicidad

Sin embargo, Pyongyang descartó el pasado martes negociar con Estados Unidos sobre su programa nuclear y los derechos humanos y está convencida de que Washington tiene la intención de derrocar a su régimen.

El país "no permitirá nunca diálogo alguno sobre los derechos humanos o el tema nuclear con un enemigo empeñado en derrocarlo", declaró un portavoz del ministerio norcoreano de Relaciones Exteriores citado por la agencia oficial KCNA.

A pesar de todo, estas liberaciones "podrían significar que el ejecutivo norcoreano está inclinado a explorar la posibilidad de retomar el diálogo con Estados Unidos", estimó Paul Carroll, experto de este país en el Ploughshares Fund, en San Francisco.

El departamento de Estado volvió a advertir el sábado a sus nacionales que no viajaran a Corea del Norte.

"El Departamento de Estado se congratula por la liberación de los ciudadanos estadounidenses Kenneth Bae y Matthew Todd Miller en la República Democrática Pópular de Corea del Norte, donde han estado detenidos durante dos años y siete meses, respectivamente", dijo en un comunicado el Departamento de Estado, indicó el sábado la AFP.

El Gobierno estadounidense, que ha facilitado el regreso al país de ambos ciudadanos, aplaudió en la nota la decisión de liberarlos por parte de Pyongyang y agradece a sus aliados internacionales "especialmente al Gobierno de Suecia, por sus incansables esfuerzos para ayudar a asegurar su liberación", añadió a su vez Efe.

publicidad

"La seguridad y el bienestar de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero es la prioridad más alta del Departamento de Estado, y Estados Unidos ha pedido desde hace tiempo a las autoridades de Corea del Norte que liberasen a estas ciudadanos por razones humanitarias", dijo en otra declaración paralela la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

"Nos unimos a sus familiares y amigos para darles la bienvenida a casa", agregó.

La ONU se congratula

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó su satisfacción por la liberación los dos últimos ciudadanos estadounidenses que Corea del Norte tenía en su poder, y agradeció la decisión a Pyongyang.

En un breve comunicado de su portavoz, Ban mostró su alivio por el regreso de los dos hombres a sus hogares y alabó "el trabajo de los socios internacionales para ayudar a asegurar su liberación", indicó a su vez Efe.

El secretario general de las Naciones Unidas agradeció a Corea del Norte este paso. Ban confió además en que se siga avanzando sobre la base de este momento "positivo" para la mejora de las relaciones y la paz y la seguridad en la península de Corea y más allá.

Ya no resta ningún ciudadano de EEUU apresado

En años pasados, el régimen norcoreano ha liberado a diversos ciudadanos estadounidenses tras complejas rondas de negociaciones diplomáticas.

publicidad

En 2009, gracias a la mediación del expresidente estadounidense Bill Clinton, Pyongyang liberó a dos periodistas de Estados Unidos detenidas por entrada ilegal y condenadas a 12 años de trabajos forzados, mientras que en 2010, Jimmy Carter, participó en las negociaciones para liberar a Aijalon Mahli Gomes, condenado a ocho años por entrar también ilegalmente en el país.

Con la liberación de Bae y Miller, ya no resta ningún ciudadano de Estados Unidos apresado por Corea del Norte.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad