publicidad

Van al menos 200 muertos por incendios forestales en Australia

Van al menos 200 muertos por incendios forestales en Australia

El balance de muertos por los incendios que arrasan el sudeste de Australia ya llegó a unos 200, según informó la policía.

¿Pirómanos?

WHITTLESEA, Australia - Militares y bomberos seguían luchando el lunes contra los incendios forestales que dejaron al menos 200 muertos y un rastro de casas y cuerpos calcinados y localidades devastadas en el sudeste de Australia.

Los incendios se han convertido en los más mortíferos de la historia en Australia.Más de una decena de incendios seguían avanzando el lunes por el estado de Victoria, aunque las condiciones eran mucho más frías que el sábado, cuando se registraron altas temperaturas récord y los vientos fueron de 100 kilómetros (65 millas) por hora.Las altas temperaturas, de hasta 47 grados centígrados (117 Fahrenheit), combinadas con vientos potentes generaron condiciones de horno que alimentaron el fuego masivo que se extendió por un largo trecho del estado, donde han ocurrido todos los fallecimientos.

Por lo menos 750 viviendas fueron destruidas el sábado, informó el departamento de bomberos de Victoria.

A la tristeza se sumó la indignación cuando la policía reveló que algunos fuegos podrían haber sido provocado por pirómanos. El primer ministro, Kevin Rudd, acusó a los autores de "asesinatos en masa".

"Esto ha alcanzado un nivel de horror que pocos habíamos anticipado", dijo Rudd.

El parlamento suspendió su actividad para marcar lo que el viceprimer ministro calificó de "uno de los días más oscuros" de Australia en tiempos de paz.

publicidad

Los relatos de la tragedia y el miedo calaban entre la población mientras que las imágenes de llamas dominaban las portadas de los diarios y las noticias televisión.

Escondida con su hijo Sam bajo una manta humedecida en un arroyo, Sonja Parkinson pensó que moriría.

Sin embargo, este leve refugio los salvó del infierno que se cobró la vida de al menos 32 personas en su ciudad de Kinglake.

"Las dos habitaciones delanteras estaban ardiendo. No podía ver. Todo era negro. Bajamos al arroyo y nos escondimos", dijo al diario The Australian.

El factor del viento

Un total de 31 incendios seguían activos en el Estado de Victoria, al sureste, donde se ha registrado la totalidad de las muertes, y varias localidades seguían en alerta a medida que el fuego avanzaba en función del viento.

Las llamas han devastado ya unos 3,000 kilómetros cuadrados, alimentadas por las condiciones que ha dejado la prolongada ola de calor.

La policía levantó un cordón de seguridad alrededor de algunas de las zonas devastadas para tratar de determinar si son obra de pirómanos.

"¿Qué se puede decir sobre alguien así? No hay palabras para describirlo, salvo asesinatos en masa", dijo Rudd.

La policía bloqueó el paso a los vehículos a Marysville, en el noreste de Victoria, e indicó que yacían cuerpos en las calles, informó la agencia de noticias AAP.

publicidad

En una vivienda de la ciudad más afectada por los incendios, Kinglake, al norte de Melbourne, se encontraron los cuerpos calcinados de cuatro niños acurrucados junto al de un adulto, posiblemente un pariente.

La policía pudo identificar que se trataba de niños sólo por el tamaño de sus cráneos, informó la prensa australiana.

Con Kinglake arrasada, los habitantes de la ciudad de Yackandandah, en el noreste de Victoria, observaban inquietos el rumbo tomado por los incendios.

"La gente está nerviosa, estamos a la merced del tiempo", indicó el hombre de negocios James Lacey. "Si vienen vientos del sur podemos estar en peligro".

Muchas de los fallecidos murieron en el interior de sus coches cuando trataban de huir del avance de las llamas y otros perecieron al tratar de salvar sus viviendas.

Miles de supervivientes se encontraban refugiados en edificios públicos y escuelas.

También perdieron la vida en los incendios miles de animales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad