publicidad
Cuando comenzó la guerra civil siria Khadija se unió a las protestas contra el régimen de Bashar al Assad. (Imagen de Archivo)

Una joven maestra cambió los libros por las armas de ISIS

Una joven maestra cambió los libros por las armas de ISIS

Una exmaestra de primaria narra cómo es la vida en Al Khanssaa, la brigada femenina del Estado Islámico.

Cuando comenzó la guerra civil siria Khadija se unió a las protestas con...
Cuando comenzó la guerra civil siria Khadija se unió a las protestas contra el régimen de Bashar al Assad. (Imagen de Archivo)

Se hace llamar "Khadija", aunque ese no es su verdadero nombre. Esta mujer, antes una miembro de la brigada femenina Al Khanssaa del Estado Islámico (ISIS), ahora es perseguida por quienes una vez llamó compañeros. Y es que desertó del grupo yihadista, desilusionada por las atrocidades que el grupo comete diariamente.

publicidad

"Yo no soy así. Tengo un título en educación. No debería ser así. ¿Qué me ocurrió? ¿Qué me ocurrió en la mente que vine aquí?", dijo la joven de 25 años en una entrevista con CNN.

Khadija creció en Siria y su familia se aseguró de educarla. Se graduó de la universidad y empezó a dar clases en una primaria. Khadija dice que su familia y su crianza eran "no demasiado conservadoras".

Cuando comenzó la guerra civil siria hace más de tres años, Khadija se unió a las protestas contra el régimen de Bashar al Assad.

"Salíamos a manifestarnos. Los servicios de seguridad nos perseguían. Escribíamos en las paredes, nos poníamos ropa distinta", cuenta. "Esos días fueron geniales".

ISIS recluta también a mujeres occidentales Univision

Pero cuando el levantamiento se hundió en el caos y la violencia, ella empezó a desviarse, a perder su humanidad.

"Todo a nuestro alrededor era caos", dijo dificultosamente. "El Ejército Libre de Siria, el régimen, las bombas de barril, los ataques, los heridos, las clínicas, la sangre… deseabas arrancarte de eso, encontrar algo hacia dónde huir. Mi problema fue que hui hacia algo mucho peor".

Al poco tiempo conoció en internet a un tunecino que la convenció de unirse al ISIS. Eventualmente Khadija decidió mudarse con su familia a la ciudad de Raqqa, Siria.

Una vez allí, su prima, miembro de la brigada Al Khanssaa y esposa de un combatiente del ISIS, la introdujo en la organización femenina, que controla que las mujeres se comporten según las estrictas reglas del ISIS. Aprendió cómo disparar, desmantelar y limpiar armas de fuego y recibió un salario mensual de $200.

publicidad

Al principio Khadija no prestó atención a las advertencias de su madre sobre la organización terrorista y se sintió feliz por el poder y la autoridad que tenía. Pero eventualmente empezó a cuestionar sus acciones y los principios del ISIS. "Me asusté, me asusté de mi situación. Incluso me empecé a asustar de mí misma", detalló.

Un desertor de ISIS cuenta su experiencia con el grupo yihadista Univision

Este sentimiento sólo incrementó una vez que vio en internet la fotografía de un niño de 16 años que, acusado de violación, había sido crucificado y cuando un hombre fue decapitado frente a ella. Además, notó que los combatientes, especialmente los extranjeros, maltrataban sexualmente a sus nuevas esposas y que incluso muchas terminaban en el hospital.

Una vez que su comandante la presionó para que se casara, Khadija decidió desertar. "En este punto, dije basta. Luego de todo lo que había visto y todas las veces que me había quedado callada, diciéndome a mí misma 'Estamos en guerra. Una vez que termine todo será rectificado'. Tras esto, decidí que no, que debía irme", detalló. Unos pocos días antes del inicio de los bombardeos, contrabandistas le hicieron atravesar la frontera hacia Turquía, pero su familia permaneció en Siria.

publicidad

Khajiba, adaptándose a la vida fuera del Estado Islámico, aún utiliza su niqab y no comprende cómo la sociedad permitió el crecimiento del ISIS. "Quiero ser una chica feliz, que ama la vida y la risa, que ama viajar, dibujar, caminar en la calle con auriculares escuchando música sin que le importe lo que cualquiera piense. Quiero ser así otra vez".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad