publicidad
En los alrededores de Sirte, centenares de civiles obligados a huir de los combates entre las fuerzas del nuevo poder libio y los fieles a Gadafi, se enfrentan ahora al reto de encontrar comida.

TV gadafista confirmó muerte del hijo menor de Gadafi

TV gadafista confirmó muerte del hijo menor de Gadafi

Un canal de televisión pro Muamar Gadafi confirmó la muerte de Jamis, el hijo menor del dirigente libio derrocado.

En los alrededores de Sirte, centenares de civiles obligados a huir de l...
En los alrededores de Sirte, centenares de civiles obligados a huir de los combates entre las fuerzas del nuevo poder libio y los fieles a Gadafi, se enfrentan ahora al reto de encontrar comida.

Miles de civiles huyen de Sirte a causa del hambre y la guerra

TV gadafista confirmó muerte del hijo menor de Gadafi

TV confirmó la muerte de un hijo de Gadafi

Miles de civiles huyen de Sirte a causa del hambre y la guerra

TRIPOLI - Un canal de televisión pro Muamar Gadafi confirmó la muerte de Jamis, el hijo menor del dirigente libio derrocado, información que el Consejo Nacional de Transición (CNT, ex rebeldes) ya había anunciado a finales de agosto.

El canal Arrai, que emite desde Damasco, afirmó el domingo por la noche que Jamis murió el 29 de agosto en Tarhuna, a unos 80 km al sureste de Trípoli, "combatiendo contra enemigos de la patria".

Su primo Mohamed, hijo del jefe de los servicios de inteligencia del coronel Gadafi, Abdalá Senusi, murió con él, agregó el canal.

publicidad

Seis semanas de silencio

Es la primera vez que un medio de comunicación de la órbita de Gadafi confirma la muerte de Jamis, anunciada en varias ocasiones desde que comenzó el conflicto pero desmentida en cada oportunidad por el antiguo régimen.

El último anuncio en ese sentido fue hecho el 29 de agosto por las nuevas autoridades libias, que habían indicado entonces que Jamis había muerto y que fue enterrado en la región de Tarhuna.

Pero un canal de televisión "gadafista" había desmentido esta información al día siguiente.

El hijo menor de Muamar Gadafi, de 28 años, estaba al frente de una de las brigadas consideradas como las más eficaces de las fuerzas fieles al ex dirigente libio.

Hambruna en Sirte

En los alrededores de Sirte, centenares de civiles obligados a huir de los combates entre las fuerzas del nuevo poder libio y los fieles a Gadafi, se enfrentan ahora al reto de encontrar comida.

Hombres y niños, con tarjetas de racionamiento, pasaporte u otros documentos de identidad, llegan en coche o a pie a un punto de distribución de alimentos implementado por una ONG llegada de Al Marj, a un centenar de kilómetros de Bengasi.

"Mi familia cuenta con 17 personas, entre ellas ocho niños, que sufren hambre y no tienen nada que comer", explica Rafah Hamid, que huyó de Sirte hace tres semanas cuando se intensificaron los combates.

"Cuando dejé mi casa, me llevé provisiones (...) pero desde hace dos días no nos queda nada. Los niños tienen hambre, no tenemos más leche ni alimentos adecuados para darles", dice.

publicidad

Acampan en el desierto

Abdul Hafid, de 55 años, otro habitantes de Sirte, cuenta que acampa en el desierto a algunos kilómetros de la ciudad donde vivió confortablemente durante diez años.

"Debimos irnos cuando se intensificaron los combates. Me llevé todo lo que pude y ahora vivo en una tienda de campaña bajo las estrellas. Tengo siete personas que alimentar", explica, ataviado con la tradicional vestimenta árabe.

"Escuché decir que se distribuían alimentos aquí, y he venido. Espero conseguir lo suficiente para alimentar a mi familia durante algunos días", añade.

En un inmueble están depositados sacos de harina, tomates, patatas, cebollas, paquetes de galletas, queso, café, alimentos para bebé, leche y botellas de agua.

Víctimas de la guerra

"Controlamos sus pasaportes o tarjetas de identidad para verificar que vienen de Sirte, luego les damos lo que necesitan, según la cantidad de miembros que hay en la familia", explica Yasser Chagluf, un voluntario que supervisa la distribución.

"Algunos no tienen tarjeta de identidad, y los ayudamos también. Sabemos que solamente los necesitados acuden a este lugar", añade, y explica haber traído "mucha comida para los niños", ya que "son las principales víctimas de la guerra".

"Vinimos aquí la semana pasada, pero al regresar a Al Marj tuvimos un accidente y hemos perdido a dos de nuestros voluntarios. Pero las críticas condiciones en las que vive la gente de aquí nos han hecho volver pese al peligro, ya que los combates prosiguen", asegura Chagluf.

publicidad

Les falta de todo

"Muchos se han instalado en campamentos en pleno desierto o en localidades próximas. También a ellos les falta agua, electricidad o comida para los niños", según él.

Sirte es el último reducto de los pro Gadafi, que ofrecen en algunos barrios una resistencia feroz. En la desierta ciudad, casi todos los edificios tienen marcas de balas, de obuses o de cohetes.

"Habrá que esperar mucho tiempo antes de que esta gente pueda hacer una vida normal", augura Jalal Ambaeya, otro voluntario.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad