publicidad
.

Tres mexicanos condenados a muerte preparan su última apelación en Malas...

Hermanos mexicanos condenados por trafico de drogas en Malasia pueden morir ahorcados

Tres mexicanos condenados a muerte preparan su última apelación en Malasia

Tres mexicanos condenados a muerte preparan su última apelación en Malasia

Los hermanos González Villarreal preparan su última apelación para evitar morir en la horca por narcotráfico.

Hermanos mexicanos condenados por trafico de drogas en Malasia pueden mo...
Hermanos mexicanos condenados por trafico de drogas en Malasia pueden morir ahorcados

Fueron detenidos el 4 de marzo de 2008

publicidad

Luis Alfonso, Simón y José Regino González Villarreal, los tres hermanos condenados a muerte en Malasia, preparan su última apelación ante el Tribunal Federal, que podría revisar su caso antes de que termine el año, según fuentes de la defensa.

"La vista tendrá lugar con toda probabilidad antes de que termine el año, los jueces del Tribunal Federal tienen que revisar mucha documentación sobre el caso", indicó a Efe Kitson Foong, abogado de los mexicanos González Villarreal.

Según Foong, los hermanos se encuentran en la prisión de Pahang, situada unos 185 kilómetros (114 millas) al noroeste de Kuala Lumpur, la capital de Malasia.

Leer:  La historia de tres hermanos mexicanos que esperan la muerte en Malasia

Los mexicanos de 34, 37 y 45 años, fueron detenidos el 4 de marzo de 2008 en una redada realizada por la Policía malasia en la ciudad sureña de Johor, junto a un ciudadano malasio y otro singapurés, que también están condenados a muerte.

Todos se encontraban en los alrededores de una nave, donde los agentes incautaron 29 kilogramos (63 libras) de metanfetamina, valorados en US$15 millones, aunque un tercio desapareció bajo custodia policial.

Malasia ratificó la pena de muerte a mexicanos /Univision

Los hermanos González Villarreal, nacidos en Culiacán, Sinaloa, alegan que sólo fueron contratados para limpiar el lugar y que no sabían nada del negocio ilícito, mientras que la Fiscalía insiste en que encontraron restos de droga en sus ropas y en las manos.

Ante las rígidas leyes malasias no hay mucho que México pueda hacer

El Alto Tribunal de Kuala Lumpur condenó en mayo de 2012 a los mexicanos a morir ejecutados en la horca, sentencia que confirmó el Tribunal de Apelaciones un año más tarde. El Tribunal Federal es la única instancia a la que pueden apelar los condenados.

Leer:  Familia de mexicanos condenados a la horca está destrozada

Aunque Sinaloa es conocida por acoger uno de los mayores cárteles de la droga, los hermanos González Villarreal no tienen antecedentes penales y crecieron en una familia humilde de siete hermanos, de los que el menor murió en un robo.

publicidad

El gobierno de México, que se opone a la pena capital, ha afirmado que "hará uso de todos los medios a su alcance" para revocar la sentencia de muerte impuesta a los mexicanos.

Sin embargo, no hay mucho que México pueda hacer ante las rígidas leyes de Malasia, un país en su mayoría musulmán.

De fracasar su apelación ante el Tribunal Federal, la última opción para Luis Alfonso, Simón y José Regino es solicitar el perdón del sultán Abdul Halim Muadzam Shah.

Con información de Efe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad