publicidad
La auxiliar de enfermería infectada de ébola en España, Teresa Romero, se encuentra internada en el Hospital Carlos III.

Teresa Romero da negativo en la última prueba de ébola

Teresa Romero da negativo en la última prueba de ébola

La auxiliar de enfermería infectada en España presenta "cero carga viral", dijo la portavoz de la familia.

La auxiliar de enfermería infectada de ébola en España, Teresa Romero, s...
La auxiliar de enfermería infectada de ébola en España, Teresa Romero, se encuentra internada en el Hospital Carlos III.

La auxiliar de enfermería infectada de ébola en España, Teresa Romero, ha dado negativo en la última prueba PCR, "cero carga viral", ha dicho a los periodistas la portavoz de la familia de la enferma, Teresa Mesa, tras recibir esta información en el hospital Carlos III de los médicos que la atienden.

publicidad

Sin embargo, esto no significa que esté libre del virus de ébola, ha precisado la portavoz, ya que se requiere una segunda prueba de confirmación, cuyo resultado se conocerá dentro de 24 o 48 horas, informa la agencia Efe.

La portavoz ha dicho que hay que ser prudente pero le consta que los médicos son muy optimistas, y creen que el segundo test dará también negativo.

Mesa también ha comentado que Romero sabe ya que ha dado negativo, se encuentra muy bien, eufórica y con muchas ganas de que le den el alta. "Está espectacular, ya se levanta, come prácticamente de todo y está muy, muy bien", ha añadido la portavoz, quien ha añadido que la auxiliar tiene muchas ganas de salir y de "enfrentarse al mundo".

Polémica en España por el perro de la enfermera contagiada de Ébola /Univision

La portavoz ha explicado que el médico le dio este domingo la buena noticia a Teresa y ha insistido en que ella está muy animada aunque es consciente de que ha estado muy grave.

Mesa ha añadido que Romero ya se levanta, pasea por la habitación, aunque todavía se cansa y que ya no precisa de oxígeno.

Romero, quien se encuentra ingresada tras sentir los primeros síntomas hace 21 días, se infectó al tratar a un religioso español de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios enfermo de ébola, que fue repatriado desde Sierra Leona y falleció pocos días después.

LEER: el peor brote de ébola en el mundo

Nigeria avanza en la lucha

Por otro lado, Nigeria, el país más poblado de África, será declarado previsiblemente el lunes libre de ébola, tres meses después de que se detectara el primer enfermo, gracias a una reacción inicial eficaz y pese a un precario sistema de salud.

publicidad

La Organización Mundial de la Salud se apresta a declarar el lunes el fin oficial de la epidemia en Nigeria - como hizo con Senegal el viernes - al término del periodo requerido de 42 días (dos periodos de incubación de 21 días) desde la detección del último caso, detalló la Agencia France Press.

Y sin embargo, todo invitaba al alarmismo cuando el funcionario liberiano Patrick Sawyer murió de ébola en una clínica privada cinco días después de su llegada el 20 de julio a Lagos, una megalópolis de más de 20 millones de habitantes, con hospitales públicos en condiciones precarias, sin agua corriente en su mayoría y sin médicos, en huelga para protestar por sus condiciones de trabajo.

La epidemia fue contenida rápidamente con un saldo de 20 víctimas, entre ellos ocho muertos, en este país de 170 millones de habitantes. En total, el ébola se ha cobrado 4,555 muertes en siete países.

En Nigeria, como en Senegal - donde se curó un único caso, importado de Guinea -, las claves fueron una reacción muy rápida de las autoridades y el despliegue de equipos encargados de vigilar a todas las personas que estuvieron en contacto con los enfermos.

Esta minuciosa tarea fue posible en una ciudad como Lagos gracias a un dispositivo de urgencia ya existente, destinado a la lucha contra la polio, y a los especialistas de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, de EEUU), presentes en Nigeria.

¿Quiénes están más expuestos al ébola? /Univision

Optimismo sobre Europa

En tanto, el virólogo alemán Hans-Dieter Klenk, investigador del ébola, calificó de "extremadamente baja" la posibilidad de que en Europa se produzca una epidemia como la que sacude África, al tiempo que tachó de "evitables" los contagios entre personal sanitario si se adoptan "medidas precisas".

"Los casos de contagios importados, es decir, a través de pacientes transportados a Europa o Estados Unidos para su tratamiento son lamentables, pero evitables", indicó este científico, asistente a la Cumbre Mundial de la Salud de Berlín, señaló Efe en otro parte informativo.

Klenk, director del Instituto de Virología de la Universidad de Marburg, en el oeste de Alemania, calificó como "excepciones" los contagios de personal sanitario como los producidos en España o Estados Unidos y dijo que no deben conducir al pánico ni a pensar en una epidemia en el mundo occidental.

publicidad

"Desde que se detectó por primera vez el virus, en 1976, se han producido muchas variaciones. Esta epidemia presenta una complejidad extraordinaria ya que, por primera vez, afecta a regiones densamente pobladas y entre personas de gran movilidad", indicó Klenk, en la conferencia de prensa previa a la apertura de la Cumbre.

Este hecho ha convertido la lucha contra su propagación en un "desafío para políticos y científicos", afirmó por su parte el enviado especial del Gobierno alemán a la zona afectada por la epidemia, Walter Lindner.

"La región incluye estados muy frágiles, que de por sí estaban al borde del colapso. Nuestra obligación, la de Occidente, es evitar que lleguen a colapsar estos Estados, en medio de la crisis humanitaria y sanitaria que atraviesan", añadió Lindner.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad