publicidad
El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, advirtió que la coalición internacional está perdiendo la guerra que desde 2001 libra contra el talibán.

Talibanes están ganando la guerra

Talibanes están ganando la guerra

El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, advirtió que la coalición internacional está perdiendo la guerra contra el talibán.

El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, advirtió que la coalición i...
El presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, advirtió que la coalición internacional está perdiendo la guerra que desde 2001 libra contra el talibán.

Seria advertencia de presidente pakistaní

LONDRES - La coalición internacional "está perdiendo la guerra contra los talibanes" en Afganistán, advirtió el martes en París el presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, quien también rechazó las críticas del primer ministro británico acerca de un doble juego de Islamabad con los talibanes.

"Considero que la comunidad internacional, a la que pertenece Pakistán, está perdiendo la guerra contra los talibanes y ello, antes que nada, porque hemos perdido la batalla para conquistar los corazones y los espíritus", afirmó en una entrevista al diario francés Le Monde Zardari, que terminó el martes una visita a Francia y llegó a Gran Bretaña por la noche.

publicidad

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, reaccionó diciendo que no pensaba que el presidente estadounidense, Barack Obama, "estuviera de acuerdo con las conclusiones del presidente Zardari según las cuales la guerra está perdida".

Aunque opinó que los talibanes no volverán a recuperar el control de Kabul, de donde fueron derrocados a fines de 2001 por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, Zardari advirtió que su control del territorio afgano "progresa".

Documentos confidenciales

La polémica entre Gran Bretaña y Pakistán se produce luego de que el sitio internet de información Wikileaks difundiera miles de documentos confidenciales del ejército estadounidense que hablan de los vínculos entre Pakistán y los rebeldes talibanes en Afganistán, lo que Zardari consideró "absurdo".

El presidente paquistaní mantuvo su visita de cinco días a Gran Bretaña a pesar de las tensiones creadas por las declaraciones del primer ministro británico, David Cameron, que acusó a Pakistán de "exportar el terrorismo".

"Le voy a decir en frente que la guerra contra el terrorismo debería reunirnos y no oponernos. Le voy a explicar (...) que mi país es el que paga el precio más caro de esta guerra en vidas humanas", indicó Zardari a Le Monde.

El presidente paquistaní tiene previsto reunirse con David Cameron el viernes en su residencia de Chequers (sureste).

publicidad

Citaron a embajador

Islamabad convocó el lunes al embajador británico en Pakistán a raíz de los comentarios efectuados la semana pasada por Cameron en India -vecina y rival paquistaní- sobre la "exportación del terrorismo" por Pakistán.

"No podemos tolerar en ningún sentido la idea de que este país (Pakistán) pueda (...), de alguna manera, promover la exportación del terrorismo, ya sea a India, Afganistán o a cualquier otro lugar en el mundo", había dicho Cameron.

Cameron declaró horas antes de la llegada a Londres del presidente paquistaní que no lamentaba "para nada" sus declaraciones. El primer ministro precisó haber dado "una respuesta muy clara y franca" a una pregunta que le habían hecho en India.

La visita de una semana a Europa del dirigente paquistaní, durante la que se reunió en París con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, también escandalizó en Pakistán, en momentos en que 3,5 millones de personas están afectadas por las peores inundaciones en 80 años.

Dos parlamentarios británicos de origen paquistaní rechazaron la invitación de Zardari a almorzar el jueves, porque consideran que el jefe de Estado debería regresar a Pakistán.

Visita a París

En su segunda jornada en Francia, Zardari se reunió también con el ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, con quien habló de la ayuda europea a Pakistán a raíz de las inundaciones que dejaron 1.400 muertos, según cifras oficiales. Luego, viajó a Normandía, en el norte de Francia, donde su familia es propietaria de un castillo.
publicidad

Zardari, que se convirtió en jefe de Estado en 2008 luego del asesinato de su esposa, Benazir Bhutto, es un símbolo de la corrupción ante los ojos de muchos paquistaníes y de muchos medios de comunicación.

Sin embargo, su peso político es limitado, y el grueso de los poderes ejecutivos lo controla el primer ministro, Yusuf Raza Gilani. Los militares siguen teniendo asimismo una gran influencia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad