publicidad

Tailandia ordenó la deportación de miles de refugiados de la etnia hmong

Tailandia ordenó la deportación de miles de refugiados de la etnia hmong

El ejército tailandés expulsó hacia Laos a unos 4,000 hmong, etnia minoritaria de Asia suroriental refugiada durante decadas.

Condena internacional

KHEK NOI - El ejército tailandés comenzó el lunes a expulsar hacia Laos a unos 4,000 hmong, etnia minoritaria de Asia suroriental, que vivían en campamentos, algunos desde hace más de treinta años.

Las fuerzas armadas tailandesas se desplegaron en los últimos días alrededor del campo de Huay Nam Khao, en la provincia de Phetchabun (noreste), para este proyecto unánimemente condenado por la comunidad internacional.

"La operación comenzó a las 05:30" (22:30 GMT del domingo), declaró el coronel Thana Charuvat, coordinador del centro de repatriación, en una conferencia de prensa en el poblado de Khek Noi, a unos 12 kilómetros del campamento.

"Hay cien autobuses para transportar a 40 personas cada uno", agregó. "La operación debe durar una jornada".

Al mediodía (05:00 GMT), unos 1,500 hmong habían sido evacuados ya, estimó un fotógrafo de la AFP. Un responsable del centro de información del ejército en el lugar confirmó que al menos 1,000 personas ya habían partido.

Aliados de Washington

Una parte de los hmong se habían unido a los estadounidenses contra los comunistas durante la guerra de Vietnam, cuando el conflicto se extendió a los países vecinos. Muchos huyeron del régimen comunista de Vientián, en el poder desde 1975, y temen ser maltratados cuando regresen a Laos.

publicidad

"El gobierno laosiano confirmó que otorgaría una amnistía a los dirigentes hmong", precisó el coronel Thana.

Bangkok afirma que todos esos hmong son inmigrantes ilegales. La comunidad internacional estima que algunos de ellos, sin duda varios cientos, podrían pedir el estatuto de refugiado político que los protegería de una expulsión.

Aguardan solución

El domingo, un alto responsable estadounidense había indicado a la AFP que Estados Unidos estaba dispuesto a encontrar "una solución humana y responsable" a este asunto.

El lunes, entre las decenas de llamados a anular la deportación, Washington exhortó una vez más a Bangkok a "suspenderla", lamentando una "grave violación de los principios humanitarios internacionales que Tailandia ha defendido durante largo tiempo".

Con la operación del lunes, Bangkok cumple un acuerdo firmado con Vientián que fija el 31 de diciembre como plazo límite para repatriar a todos los hmong.

"No podemos seguir cargando este peso durante más tiempo y no tenemos ni prueba ni razón para pensar que el gobierno laosiano no respetará su promesa" de garantizar su seguridad, había indicado el domingo el portavoz del gobierno, Panitan Wattanayagorn.

Futuro de miedos

Sin embargo, un diplomático occidental estimó que era "difícil imaginar que habrá un real acceso internacional a la comunidad hmong cuando ésta llegue a Laos, teniendo en cuenta experiencias anteriores de repatriación".

publicidad

Laos, adonde los hmong llegarán "por la tarde", niega sistemáticamente las acusaciones de persecución y este lunes el portavoz de la diplomacia laosiana, Khenthong Nuanthasing, afirmó que su país había previsto "albergues temporales" para acogerlos.

Por la mañana los periodistas estaban retenidos en Khek Noi, sin ninguna posibilidad de acceder al campamento.

La organización Human Right Watch teme que la operación degenere, luego que varios líderes hmong dijeran que rechazarían ser expulsados.

"El ejército dijo que actuaría primero con los líderes y potenciales agitadores. Serán controlados y serán los primeros en ser expulsados", indicó Sunai Phasuk, experto que trabaja para Human Right Watch en Tailandia.

ONU indignada

La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) pidió el lunes al gobierno tailandés que ponga fin a la expulsión hacia Laos de miles de miembros de la etnia minoritaria hmong que escaparon de ese país comunista.

"Estamos atónitos por lo que está sucediendo" a pesar de un anterior llamado, realizado el jueves pasado, del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres, pidiendo que las autoridades tailandesas anulasen las expulsiones, declaró a la AFP Adrian Edwards, un portavoz del ACNUR.

"Nosotros llamamos al gobierno tailandés a cesar los regresos forzados", agregó Edwards, destacando que "todo retorno debe ser voluntario".

publicidad

Guterres había destacado que "según las leyes internacionales, Tailandia tiene la responsabilidad y la obligación de garantizar que el regreso de una persona reconocida como refugiada o que necesita una protección internacional se realice sobre una base estrictamente voluntaria".

El Alto Comisionado destacó que actuar en forma diferente "pondría no sólo en peligro la protección de los refugiados, sino que además constituiría un pésimo ejemplo internacional".

Europa "consternada"

La Unión Europea (UE) se mostró el lunes "consternada" por la decisión de las autoridades tailandesas de expulsar a Laos a unos 4,000 refugiados de la etnia hmong, advirtiendo a Bangkok de que está violando el derecho internacional.

"Consideramos que esta expulsión viola los derechos de los refugiados" y "deploramos que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) no haya tenido la posibilidad de intervenir", denunció la presidencia sueca de la UE en un comunicado divulgado en Bruselas.

La Unión emplazó además al gobierno tailandés a "reconsiderar sus planes de expulsar a 158 miembros de la comunidad hmong detenidos desde hace tres años" y que han recibido un estatuto de protección por parte del ACNUR.

La presidencia sueca solicitó igualmente a las autoridades que garanticen que los miembros de esta etnia presentes en Tailandia "sean tratados conforme a los procedimientos internacionales".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad